El escenario. Al borde de un cuello de botella demográfico