Alemania sale a la caza del autor del ataque, que fue reivindicado por EI

La agrupación terrorista dijo que el hombre que estrelló un camión en Berlín actuó en venganza por la ofensivade la coalición en Siria; la policía advirtió que el jihadista está libre y armado, y podría volver a hacer daño
(0)
21 de diciembre de 2016  

Merkel en Berlín

04:25
Video

BERLÍN.- La masacre del camión que arrolló todo a su paso en un mercado navideño mantuvo ayer en alerta a Berlín, donde el autor del ataque, que dejó 12 muertos y 48 heridos, se convirtió en un fantasma imposible de localizar mientras la agrupación jihadista Estado Islámico (EI) reivindicaba el atentado como propio.

"Un soldado de EI cometió la operación en Berlín en respuesta a los llamados para atacar a los ciudadanos de los países de la coalición internacional" que combate a EI, anunció Amaq, la agencia de propaganda de la organización jihadista.

Aunque la reivindicación no pudo ser verificada de forma independiente, este modo de hacerlo, por vía de la agencia Amaq y atribuyendo la información a una "fuente de la seguridad", es típica del grupo, que se ha atribuido de la misma manera la autoría de otros atentados.

EI reivindicó también un atentado en julio pasado en Niza, donde un tunecino lanzó su camión contra una multitud y atropelló a 86 personas, así como un ataque en un tren de Würzburg y en un festival de música en Ansbach, en Alemania. También los atentados de París en noviembre de 2015 (con 130 muertos) y de Bruselas el pasado marzo (con 32 muertos) fueron reivindicados por el grupo.

La coalición internacional contra EI ataca posiciones del grupo en Irak y Siria, donde los jihadistas han sufrido fuertes derrotas, al perder importantes bastiones.

Despejada la intriga sobre la autoría intelectual, persistía sin embargo en Berlín la inquietante sensación de que quien realmente se encontraba al volante del camión asesino estaba prófugo, sin ninguna pista de parte de la policía y de las fuerzas antiterroristas. Un sospechoso detenido poco después del atentado, a dos kilómetros de la escena del crimen, fue puesto en libertad horas más tarde.

La canciller Angela Merkel (abajo) durante su visita, ayer, al lugar del atentado terrorista en el centro de Berlín
La canciller Angela Merkel (abajo) durante su visita, ayer, al lugar del atentado terrorista en el centro de Berlín Fuente: AP - Crédito: Markus Schreiber

"Se da el caso de que quizá tengamos a un peligroso criminal en la zona, y eso, obviamente, pone a la gente nerviosa. Por supuesto, estamos aumentando las medidas de seguridad. Ahora es necesario un nivel de alerta elevado", declaró en conferencia de prensa el jefe de la policía de Berlín, Klaus Kandt.

El arresto de un ciudadano paquistaní, un refugiado que entró al país el año pasado por la ruta de los Balcanes, dio un breve respiro a los desconcertados berlineses. Era un dato concreto para atenuar la incertidumbre y un motivo menos de inquietud en un contexto de adrenalina colectiva. Pero su liberación por falta de pruebas volvió a atrasar el reloj de la búsqueda.

"Tenemos al hombre que no es -admitió a la prensa una fuente de la policía-. El verdadero asaltante está aún en libertad y armado y puede provocar nuevos daños."

La canciller Angela Merkel aguardó hasta la mañana para convalidar públicamente que se trataba en efecto de "un acto terrorista". Todos los elementos apuntaban en esa dirección, con el antecedente más evidente del atentado de Niza, cuando otro camión de envergadura se lanzó a la cacería de los transeúntes que celebraban el 14 de julio en la avenida costanera.

La policía de Berlín precisó que el conductor del camión de matrícula polaca embistió "deliberadamente" a la multitud que circulaba despreocupadamente entre los puestos del mercado navideño. El balance fue de 12 muertos y 48 heridos, 18 de gravedad, que sufrieron fracturas y hemorragias internas.

"El camión pulverizó literalmente el primer puesto de madera" del mercado, relató Lana Sefovac, una joven bosnia residente en Berlín que visitaba el mercado con sus padres. "Conducía directamente hacia nosotros, pero en un momento giró porque no quería ir contra nuestro puesto, sino contra la multitud. Quería atropellar a la gente."

El perfil del detenido cuadraba con el identikit del terrorista perfecto que agita la extrema derecha: un joven de 23 años proveniente de Paquistán que entró al país con la ola de migrantes desesperados de Medio Oriente. Tenía antecedentes por delitos irrelevantes. Poco importaba ayer, en un ambiente de conmoción, el dato de que los ataques más sangrientos sufridos en Europa -París, Bruselas y Niza- habían sido cometidos hasta ahora por ciudadanos europeos, como señalaban voces más moderadas.

Sin datos del asesino, se supo que su primera víctima fue el chofer del camión, el polaco Lukasz Urban, de 37 años, que había llegado a Berlín a primera hora de la mañana del lunes y que fue encontrado apuñalado y baleado en el asiento del conductor, luego de ser abordado en algún momento de la jornada.

La policía de Berlín dijo que las autoridades tienen el "movimiento exacto del camión" gracias a los datos del GPS, pero no dio detalles de la investigación en curso.

Testimonios del horror en Berlín

Lana Sefovac

Inmigrante Bosnia

"Estábamos en un puesto para comprar comida. De pronto oí un fuerte ruido y cuando giré vi madera volando por todas partes, porque [el camión] había embestido contra la primera tienda del mercado. Pasó a 20 centímetros de mi madre, que se cayó al suelo"

Rhys Meredith

Turista británico

"Estábamos disfrutando de un lindo paseo y nos detuvimos para comprar comida. Si hubiéramos continuado caminando, hubiéramos estado en el lugar del atentado y no estaríamos hablando"

Carima Douch

Empleada de la policía en el aeropuerto de Bruselas

"No puedo creer que haya vuelto a suceder [un ataque terrorista], no puedo describir cómo me siento. Quisiera ayudar, pero no es mi país y no estoy de servicio"

Wael Adnan

Inmigrante sirio de Aleppo

"Era como un camión fantasma. Atravesó la multitud como un cuchillo que corta una torta"

Trisha O'Neill

Turista australiana

"Vi un gigantesco camión que se lanzó contra el mercado y atropelló mucha gente. Después se apagaron todas las luces y todo quedó destruido. Había sangre y cuerpos por todas partes, incluso de chicos y ancianos"

Sabrina Glinz

Turista norteamericana

"El camión llegó durante la apertura del mercado, cuando hay más gente, y se lanzó contra las tiendas de madera. Las ambulancias no paraban de llevar heridos, parecía que nunca terminarían"

Agencias AFP, AP, EFE y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.