Coronavirus: Italia pasará las fiestas con más prohibiciones de su historia

Una residente con barbijo junto a un muñeco de nieve en una calle del pueblo de Sassello, Liguria, luego de una nevada nocturna el 2 de diciembre de 2020
Una residente con barbijo junto a un muñeco de nieve en una calle del pueblo de Sassello, Liguria, luego de una nevada nocturna el 2 de diciembre de 2020 Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
3 de diciembre de 2020  • 13:14

ROMA.- Lejos del espíritu navideño, hubo fuertes peleas. Pero al final, ganó el ala dura del gobierno italiano, que decidió que, para evitar una nueva catástrofe y una tercera ola de coronavirus en enero, los italianos pasarán una de las Navidades con más prohibiciones de su historia. Sin el tradicional cenone familiar con largas y festivas mesas, ni fiestas -tanto el 24, como el 31-, sin vacaciones de esquí en la nieve, sin libertad de movimiento y bajo un férreo toque de queda.

Aunque gracias a la semi-cuarentena en vigor desde hace más de un mes, así como a la división del país en tres zonas -roja, naranja y amarilla, de acuerdo al riesgo-, en las últimas semanas la situación epidemiológica mejoró -bajó el índice de contagio, así como la presión sobre los hospitales-, el gobierno de Giuseppe Conte optó por el máximo rigor. Y en un nuevo decreto de la discordia -porque dejó a todos descontentos- profundizó las restricciones anti-coronavirus justamente en esos días clave de la última semana de diciembre y la primera de enero, cuando normalmente miles de italianos viajan para juntarse con familiares y para el receso invernal.

Desde el 21 de diciembre hasta el 7 de enero, estará totalmente prohibido viajar o moverse de una región a otra, aunque ambas sean amarillas, es decir, de moderado riesgo, anunció Conte, en una conferencia de prensa en la que como siempe apareció con barbijo, en la que aseguró que el sistema de colores aplicado "está funcionando". El premier subrayó que el índice de contagió logró descender a menos de 1 y que en dos semanas, de seguir esta tendencia a la baja, toda Italia podrá volverse de color amarillo.

Conte no mencionó, sin embargo, que sigue siendo muy elevado el número diario de muertos, en el orden de los 600 por día. Y que hoy se registró un récord absoluto de decesos desde que inició la pesadilla, con 993 muertes en 24 horas (para un total de 58.038), cifra que superó el pico de 969 muertos del 27 de marzo pasado y un indicador trágico que, según los expertos, tardará en descender.

Justamente para evitar que haya aún más muertos en una tercera ola, en enero o febrero, si se baja la guardia y todo el mundo se relaja, como ocurrió en el verano, Conte fue más allá con las medidas restrictivas. Para que no haya peligrosas aglomeraciones de familiares en almuerzos festivos, en las jornadas del 25 y el 26 de diciembre y del 1 de enero 2021, también estará prohibido moverse entre diversas comunas, salvo "comprobadas exigencias de trabajo o situaciones de necesidad o motivos de salud".

Conte destacó que aunque la policía no podrá meterse en las casas de los italianos para controlar, la "fuerte recomendación" es que la cena tenga lugar entre parientes que conviven y en un número limitado. Como ya dijo en varias ocasiones, deberán ser fiestas "sobrias" y quizás sin abuelos, acordes al dramático momento que vive el país, de rodillas debido a la pandemia, que significó un golpe económico terrible. Aunque muchos ya reservaban en farmacias cita para realizar tests rápidos de Covid-19 como salvoconductos para participar de la celebración que incluyera a los nonni, sin temor a contagiarlos.

"Será una Navidad distinta, pero no menos auténtica", aseguró.

Para quienes viven en regiones de color amarillo, será posible desplazarse a otra región del mismo color, si tienen una segunda casa por ejemplo, desde mañana hasta el 20 de diciembre.

Para desincentivar viajes al exterior por turismo, por otra parte, después de una durísima pulseada entre rigoristas y aperturistas el gobierno decidió que, a partir del 21 de diciembre, quien regresa a Italia deberá hacer una cuarentena de 14 días. Quedarán exceptuados quienes lleguen con los llamados vuelos Covid-free que llegan desde tres aeropuertos de Estados Unidos y aterrizan en Roma.

Las estaciones de esquí de Italia parecen ciudades fantasma cuando se perdieron las esperanzas de reabrir antes del 7 de enero
Las estaciones de esquí de Italia parecen ciudades fantasma cuando se perdieron las esperanzas de reabrir antes del 7 de enero Fuente: AFP

Como en Italia durante todas las vacaciones de invierno se mantendrán totalmente cerradas las pistas de esquí -al menos hasta el 7 de enero, día que vuelven a comenzar las clases después del receso invernal-, para desincentivar la idea de irse a esquiar a Austria o Suiza, el gobierno decidió imponer una cuarentena para quienes viajen a estos países a partir del 21 de diciembre.

Y hay más. El toque de queda vigente en todo el país de 22 a 5 de la mañana, no solo seguirá existiendo hasta al menos el 15 de enero -tanto es así que las misas de Nochebuena y Año Nuevo se adelantarán-, sino que se reforzará para la noche de Año Nuevo, cuando habrá que quedarse en casa siempre a partir de las 22, pero hasta las 7 de la mañana.

Para permitir el shopping navideño, a partir de mañana las tiendas podrán estar abiertas hasta las 21, pero los fines de semana los centros comerciales se mantendrán cerrados. El fin de semana pasado causaron indignación las imágenes del centro de Milán -que de zona roja pasó a ser naranja- colapsado por una marea de gente que salió a comprar compulsivamente, creando las fatales aglomeraciones.

Como ya sucede en las zonas amarillas, los restaurantes podrán permanecer abiertos hasta las 18 y podrán trabajar para el almuerzo del día de Navidad, del día de San Esteban, el 26, el primero y el 6 de enero, día de Reyes. Pero con los protocolos de seguridad que indican que debe haber un máximo de cuatro personas en cada mesa.

Para evitar fiestas, que siguen estando totalmente prohibidas, en la noche de Año Nuevo deberán incluso permanecer cerrados los restaurantes de los hoteles: allí, uno deberá consolarse con la cena en el cuarto. En estratagemas para sortear las restricciones, varios hoteles ya habían ofrecido paquetes especiales que ofrecían pasar la noche vieja allí, con "cenone" y fiesta incluido, algo que ya no podrá ser.

Según el nuevo decreto, que causó encendidas polémicas y protestas, al menos hasta el 15 de enero seguirán totalmente cerradas discotecas, gimnasios, cines, teatros y museos en todo el país, aunque reabrirán bibliotecas. Los secundarios, hasta ahora en remoto, volverán a ser presenciales el 7 de enero, en un 75%.

Conte destacó que "estamos evitando un lockdown generalizado como el de la primavera pasada" y que las ulteriores restricciones anunciadas en vista de las fiestas son "para evitar el riesgo de una tercera ola de coronavirus que podría ser tan violenta como las primeras dos".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.