Coronavirus: Japón prohibió el ingreso de viajeros desde la Argentina y otros diez países

El gobierno de Abe ya había suspendido vuelos provenientes de otras tantas naciones para combatir el coronavirus
El gobierno de Abe ya había suspendido vuelos provenientes de otras tantas naciones para combatir el coronavirus Fuente: AFP
(0)
26 de mayo de 2020  • 07:29

TOKIO.- El mismo día en que confirmó el levantamiento del estado de emergencia en todo el país, el gobierno de Japón anunció ayer que queda prohibida la entrada de ciudadanos argentinos y de otros diez países como medida para contener la propagación del coronavirus.

Con esta nueva decisión, comunicada por el primer ministro Shinzo Abe, no podrán entrar al país ciudadanos no japoneses provenientes o que hayan estado en las últimas semanas en la Argentina, Afganistán, Bangladesh, El Salvador, Ghana, Guinea, la India, Kirguistán, Pakistán, Sudáfrica o Tayikistan.

Si lo hacen, serán regresados en la frontera. La prohibición entrará en vigor a partir de mañana, dijo Abe, y añadió que permanecerá en vigor "por el momento", sin dar mayores explicaciones de plazos o fechas.

La adición de estas once naciones eleva a 111 el número total de países y regiones en la lista de prohibición de entrada, entre los que están China, Corea del Sur, Estados Unidos, México, Columbia, Honduras, Uruguay, Brasil, Perú y toda Europa, de acuerdo con lo publicado por el diario El Universal.

Si aquellos que quieren entrar al país son ciudadanos japoneses lo que deben hacer es someterse a la prueba de coronavirus y permanecer en cuarentena durante dos semanas para ver si desarrollan síntomas, como fiebre y tos. Pese a que el día en que caduca esta medida no fue informado, sí se sabe que hasta finales del próximo mes tampoco se otorgarán visas.

El anuncio de Abe tuvo lugar luego de que el gobierno japonés levantara el estado de emergencia y pusiera fin a las restricciones impuestas para contener la pandemia en todo el país. Sin embargo el primer ministro señaló que el cambio no suponía el final del brote. El objetivo, indicó, es equilibrar las medidas preventivas y la economía hasta que haya vacunas y medicamentos eficaces disponibles.

Con unos 16.600 casos confirmados y unas 850 muertes, Japón evitó por ahora los grandes brotes registrados en Estados Unidos y Europa, pese a imponer restricciones más suaves. Pero la tercera economía más grande del mundo ya está en recesión y debido a la gestión de la crisis bajó el índice de popularidad de Abe, quien declaró el estado de emergencia el 7 de abril, cuando los casos en el país comenzaron a registrarse en enero.

Durante el estado de emergencia se pidió a la gente que permaneciera en casa y se solicitó a los negocios no esenciales que cerrasen o redujeran su actividad. Por su parte la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, dijo la semana pasada que la capital reabriría en tres fases, empezando por escuelas, bibliotecas, museos y ampliación de horario en los restaurantes. Luego teatros, instalaciones deportivas y otros establecimientos comerciales, y en último lugar clubes nocturnos, karaokes y locales de música en vivo.

Agencias AP y Xinhua

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.