Coronavirus: Nicolás Maduro ordena "cuarentena social" para Caracas y siete estados centrales en Venezuela

Maduro ordenó "cuarentena social" para Caracas, varios estados centrales y los fronterizos Zulia y Táchira, como primer paso para enviar a sus casas a toda la población.
Maduro ordenó "cuarentena social" para Caracas, varios estados centrales y los fronterizos Zulia y Táchira, como primer paso para enviar a sus casas a toda la población. Crédito: AFP
Daniel Lozano
(0)
15 de marzo de 2020  • 19:39

CARACAS.- Nicolás Maduro se adelantó al resto de sus vecinos al adoptar esta tarde las medidas más drásticas para luchar contra el coronavirus. El jefe revolucionario ha ordenado "cuarentena social" para Caracas, varios estados centrales y los fronterizos Zulia y Táchira, como primer paso para enviar a sus casas a toda la población.

La medida se pondrá en marcha a la partir de las 5 de la madrugada de mañana y tendrá como garantes de su cumplimiento a los comités comunales, milicianos y otras estructuras bolivarianas de control social. De esta forma también cesan las actividades laborales y escolares.

"No se debe salir de la casa salvo para cubrir necesidades indispensables y para eso estará desplegado todo el apoyo de los cuadrantes de paz, para hacerlo menos difícil esta circunstancia que vamos a vivir, que va a ser complicada", enfatizó el jefe bolivariano, quien dejó claro que no se trata de unas vacaciones colectivas.

Quedan excluidos de la cuarentena todos aquellos que participan en la cadena de distribución de alimentos, servicios sanitarios, servicios de seguridad, policiales, militares, y el transporte, "con la obligatoriedad absoluta de exigir la protección del tapabocas", detalló el "presidente pueblo", quien previamente había animado a las familias y a los consejos comunales a fabricar sus propias mascarillas. Algunos, tomando al pie de la letra las órdenes del mandatario, diseñaron sus tapabocas con hojas de lechuga.

"Pido a los venezolanos que protejamos de manera muy especial a las personas mayores de 70 años", subrayó el "hijo de Chávez", a sabiendas de que son uno de los grupos más perjudicados por la gigantesca crisis social y económica que devora a Venezuela desde su llegada al poder hace siete años. Las pensiones de los jubilados no llegan hoy a tres dólares mensuales.

"O vamos a la cuarentena o la pandemia podría abatir trágicamente a nuestro país Venezuela, como está sucediendo hoy en Europa", destacó el mandatario, quien denunció al mundo que en la zona fronteriza con Colombia el gobierno de Bogotá estaría escondiendo un brote muy grave de coronavirus.

El presidente Iván Duque se adelantó al cerrar el sábado todos los pasos fronterizos, tras conocerse los dos primeros casos en Venezuela, llegados en un vuelo de Iberia desde Madrid. Una negociación exprés entre el embajador de la presidencia interina de Juan Guaidó en Colombia y el gobierno cafetero habilitó un corredor humanitario, tras quedarse varias miles de personas atrapadas en territorio de nadie.

Pese a todo, Maduro llamó "a la unión nacional, a dejar las miserias y bajezas y unirnos en un solo poder de oración. Ha tenido que llegar una pandemia para golpear a la conciencia mundial. Es el mensaje de la pandemia, para parar el consumismo, lo banal y lo intrascendente", pontificó el jefe de la revolución, tras reconocer 17 casos de coronavirus, dos de ellos llegados desde la frontera. El resto del país se sumará a la cuarentena en los próximos días.

Desde el inicio de la pandemia mundial, el chavismo optó por su propia línea de argumentación, que comenzó acusando a Estados Unidos de crear un "arma de guerra biológica" para atacar a China y a los pueblos del mundo. A la conspiración habitual de la revolución se le sumó durante esta crisis una operación de propaganda en favor del gigante asiático, pese a la censura informativa y a la persecución de médicos y personal de salud.

Más tarde, dirigentes y fuerzas de seguridad hostigaron a médicos y profesionales que ponían en duda las informaciones oficiales. Varios periodistas recibieron amenazas, incluso fueron llamados por la policía política, mientras el líder social Carlos Julio Rojas fue golpeado por paramilitares mientras exigía el cierre del Metro de Caracas.

Maduro también se convirtió en el principal "vendedor" del medicamento cubano Interferón, pese a las dudas internacionales sobre su efectividad.

Caracas ya había prohibido aterrizar en Venezuela a los vuelos que proceden de Europa, República Dominicana, Panamá y Colombia, con lo que multiplica el aislamiento que ya sufre el país petrolero, víctima del derrumbe económico provocado por la revolución.

La pandemia del coronavirus impactó duramente en las arcas bolivarianas, en paralelo a la caída del precio del petróleo. Las nuevas medidas también suponen un duro varapalo para las deterioradas economías personales.

La cuarentena se adopta después de que durante 48 horas los generales del chavismo encabezaran ejercicios militares en los 46 hospitales "centinelas" y realizaran simulacro de cierres de accesos a las grandes ciudades. La oposición exigió la libertad inmediata de los más de 300 presos políticos que habitan las mazmorras del chavismo. "Abran las cárceles", imploró el doctor Douglas Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.