El escándalo no se detiene: nueva denuncia por pedofilia en la iglesia de Granada

El chico al que el primer denunciante aludía en su carta al papa Francisco dio su dramático testimonio; "Esto ha marcado mi vida", reconoció; los cuatro detenidos por el caso borraron los datos de sus computadoras
(0)
26 de noviembre de 2014  • 09:52

GRANADA.- Un segundo ex monaguillo ha presentado una denuncia contra el clan de supuestos religiosos pederastas de Granada. El hombre, que asistió a misa desde los 7 a los 14 años, era al que se refería el primer denunciante cuando decía que temía por otras posibles víctimas del grupo de Los Romanones.

"Hacían mucho hincapié en decirme y darme lecciones de que si no hacía vida con ellos y no iba a los sitios que me decían tenía que dejar el grupo ya que no estaba con la doctrina de Dios", relata esta supuesta segunda víctima. Entonces "comenzaban a hablarme del pecado".

"Todo esto ha sido dramático, me ha marcado la vida", añade. Sobre los abusos en sí, describe: "Sentía sus erecciones rozarme y me decían que no tuviera miedo. En contadas ocasiones les veía darse besos en la boca cuando se veían, y pensé que no era natural".

Datos borrados

Este testimonio refuerza el caso, sobre todo ante la falta de otras pruebas. Los tres sacerdotes y el profesor de Religión detenidos el lunes en Granada por supuestos abusos sexuales a un menor estaban reunidos en una casa de la localidad de Pinos Genil, propiedad del supuesto cabecilla del clan, Román Martínez, cuando llegaron los agentes.

Los efectivos tenían la orden de arrestarlos, registrar la casa y conducirles primero a comisaría y después ante el juez, lo que previsiblemente se producirá hoy. Sabían que su detención era inminente y estaban acompañados de otras cuatro personas ajenas al caso.

La policía registró la casa y, entre otros documentos, se llevó dos computadoras, sábanas y libretas. Al abrir las computadoras, los agentes descubrieron que habían sido borrados todos los datos. Los agentes se llevaron también el disco duro de ambas computadoras porque existen medios técnicos que permiten extraer toda su información aunque haya sido eliminada.

Los investigadores buscan archivos, correos electrónicos y fotos que permitan al juez revestir jurídicamente las imputaciones que pesan sobre los tres sacerdotes y el seglar investigados. Fuentes de la investigación señalan que el borrado de las dos computadoras es una evidencia más de que "algo esconden" los investigados.

El diario Ideal de Granada informó ayer por la tarde en su portal de Internet, lo que abundaría aún más en esta destrucción de pruebas, que los curas investigados, coincidiendo con el inicio de las declaraciones de testigos, denunciaron un robo en la vivienda registrada.

A disposición judicial

Los imputados van a pasar hoy a disposición judicial, después de que ayer se negaran a declarar en comisaría. Hasta la aparición de este segundo testimonio, la única prueba sólida de que podía disponer el juez es el testimonio del primer joven que denunció. La docena de testigos que han prestado declaración ante la policía, y parte de ellos también ante el juez, han sido negativos. Es decir, señalan que no han sido víctimas de abusos de estos curas ni vieron nada anormal cuando coincidieron con ellos en la parroquia o en alguna de la veintena de viviendas que, distribuidas por Granada, se atribuyen a este clan.

Por su parte Javier Muriel, abogado de los sacerdotes, manifestó su sorpresa porque sus representados hayan sido incomunicados en los calabozos d la policía. Según Muriel, disponen de pruebas que "desmienten la versión de los demandantes", y denunció "la indefensión" de los acusados.

La policía los pondrá hoy a disposición del Juzgado de Instrucción 4 de Granada, que mantiene secretas las pesquisas. En estas diligencias figuran investigadas otras ocho personas, la mayoría sacerdotes amigos de los cuatro imputados. Casi todos ellos, así como una decena de testigos, han desfilado ante la policía y el juzgado para prestar declaración. El supuesto encubrimiento cometido por parte de ellos ya estaría prescrito. Los supuestos abusos al joven que escribió al Papa acaecieron hace más de seis años, pero no habrían prescrito porque computan a partir de que este alcanzó los 18 años.

La Junta de Andalucía, por su parte, ha pedido al Arzobispado de Granada que retire la idoneidad para impartir clase al profesor de Religión implicado. El docente daba clase en un instituto de la localidad de Dúrcal. La delegada de Educación en Granada, Ana Gámez, aseguró que entiende la "indignación" causada entre los padres del centro puesto que se trata de hechos "muy graves" y cree que la opinión pública siente que el arzobispado debería haber actuado de forma "más diligente". El profesor detenido estuvo dando clases hasta el pasado viernes.

Qué pasó. En agosto pasado, Daniel, de 24 años, le envió una carta al papa Francisco en la que denunció haber sido víctima de abusos sexuales en una iglesia de Granada, que ocurrieron cuando era adolescente y que se prolongaron varios años, con la intención de evitar más casos, al afirmar que otro chico había sufrido lo mismo que él. En respuesta, Jorge Bergoglio lo llamó por teléfono para pedirle perdón en nombre de la Iglesia y le dio impulso a una investigación en la arquidiócesis. En octubre, el joven presentó una denuncia en un juzgado de Granada, que derivó en las primeras detenciones del domingo último.

Por J. A. Hernández y V. Cortés

© El País, SL

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.