El futuro del Banco Vaticano, un dilema para Francisco

La entidad que maneja los fondos de la Iglesia podría ser reformada o incluso cerrada
Philip Pullella
(0)
6 de abril de 2013  

CIUDAD DEL VATICANO.– El papa Francisco, que ha dicho que quiere que la Iglesia Católica sea un modelo de austeridad y honestidad , podría reestructurar o incluso cerrar el Banco Vaticano, plagado de escándalos, como parte de una amplia revisión de su atribulada burocracia, afirman fuentes de la Santa Sede.

Una de las pruebas de su papado será ver qué hace con el banco, que ha dañado la imagen del Vaticano por más de tres décadas y enfrenta crecientes pedidos de reforma.

El año pasado, un órgano europeo contra el lavado de dinero halló que el banco –llamado formalmente Instituto para Obras de Religión y conocido por la sigla IOR– no había cumplido con varios estándares en el combate de crímenes financieros.

"Por supuesto que si el Papa lo desea, puede cerrar el IOR", declaró un importante funcionario vaticano, un prelado que tuvo años de experiencia de tratar directamente con el banco.

El futuro del IOR es uno de los temas principales que deberá enfrentar Francisco ahora que está pasando la vorágine de su sorpresiva elección, agregó.

"Tomará tiempo" cambiar al banco, señaló otro funcionario vaticano que no es un prelado. Ambos hablaron bajo condición de anonimato.

El segundo funcionario cree que es más probable que el banco, que administra dinero para el Vaticano, instituciones religiosas católicas internacionales y órdenes de sacerdotes y monjas, sufra una "seria reestructuración" en vez de ser cerrado.

"Pero no excluiría nada, incluido su cierre futuro. Francisco está haciendo cosas sorprendentes cada día", sostuvo.

Ambos funcionarios dijeron que el nuevo papa, como primer paso, estableció un comité para asesorarlo sobre posibles cambios en la estructura financiera del Vaticano.

El futuro del IOR es un tema ampliamente debatido en la Iglesia.

"El IOR no es una parte esencial del ministerio del Santo Padre como sucesor de San Pedro", dijo el cardenal nigeriano John Onaiyekan a un canal de televisión de Italia antes de la elección de Francisco. "El IOR no es fundamental, no es sacramental, no es parte del dogma [de la Iglesia]", agregó.

Por lo pronto, la primera señal de cambio sería el nombramiento de un nuevo secretario de Estado.

"El tema no es si se irá Tarcisio Bertone, sino cuándo lo hará", dijo el prelado. "Queda por ver a quién elegirá el Papa como nuevo secretario de Estado", agregó.

Vínculos

Bertone ha estado directamente vinculado con los problemas recientes del IOR. Fue el principal promotor de Ettore Gotti Tedeschi, un italiano que encabezó el banco hasta mayo del año pasado, cuando su directorio lo despidió.

Gotti Tedeschi dijo en ese momento que había sido despedido porque quería que el banco fuera más transparente, pero miembros del directorio aseguraron que se debió a que descuidó responsabilidades básicas de administración.

En 2010, cuando Gotti Tedeschi aún estaba al frente del banco, magistrados romanos que investigaban un posible lavado de dinero congelaron 33 millones de dólares que tenía el IOR en un banco italiano.

El Vaticano afirmó que el banco simplemente estaba transfiriendo fondos entre sus propias cuentas en Italia y Alemania. El dinero fue liberado en junio de 2011, pero la investigación continúa.

En febrero, el Vaticano nombró a un abogado alemán, Ernst von Freyberg, como nuevo presidente del IOR. Sin embargo, la designación, que tuvo lugar dos semanas antes de la renuncia de Benedicto XVI, fue opacada por vínculos pasados de Freyberg con un astillero militar.

Famiglia Cristiana, el semanario católico líder de Italia, pidió que los fondos del IOR sean administrados por un "banco ético" independiente, externo al Vaticano.

"Una transparencia total aseguraría a los fieles, que constantemente están ofreciendo en forma generosa, que el dinero que dan a la Iglesia, más allá de la parte usada para garantizar el buen funcionamiento de la Iglesia en sí, sea destinado fundamentalmente a los pobres del mundo", indicó la revista.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.