El otro éxodo venezolano: con sueldos imposibles, los estatales abandonan en masa sus puestos