El Papa viaja mañana a Marruecos "como peregrino de paz y fraternidad"

El Papa se embarca en otro viaje. Esta vez el destino es Marruecos.
El Papa se embarca en otro viaje. Esta vez el destino es Marruecos. Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
29 de marzo de 2019  • 16:12

ROMA.- El papa Francisco emprende mañana un viaje de menos de 48 horas a Marruecos, país musulmán del norte de África, con la mira puesta en la promoción del diálogo interreligioso, en la hermandad entre musulmanes y cristianos, en los migrantes y en la pequeña comunidad cristiana allí presente.

"Siguiendo los pasos de mi predecesor Juan Pablo II, voy como peregrino de la paz y de la fraternidad, en un mundo que tiene tanta necesidad de ellas", dijo el Papa en un videomensaje que envió en vísperas de esta visita, la segunda en dos meses a un país islámico, luego de haber viajado a Emiratos Árabes Unidos a fines de enero.

"Como cristianos y musulmanes creemos en Dios Creador y Misericordioso, que creó a los hombres y los ha puesto en el mundo para que vivan como hermanos, respetándose en su diversidad y ayudándose en sus necesidades; Él les confió la tierra, nuestra casa común, para protegerla con responsabilidad y conservarla para las generaciones futuras. Será para mí una alegría compartir personalmente con vosotros estas convicciones en el encuentro que tendremos en Rabat", también dijo el Papa, en palabras que evocaron el histórico documento que firmó en Abu Dhabi junto a Ahmed el-Tayeb, el gran imán de la Universidad egipcia de al-Azhar.

Francisco se convertirá en el segundo pontífice que pisa Marruecos, país de 35 millones de habitantes que san Juan Pablo II visitó en 1985, invitado por el rey Mohammed V, monarca descendiente del profeta Mahoma. En lo que se convirtió en la primera gran visita del papa polaco a un país islámico, entonces Juan Pablo II se detuvo durante seis horas en Marruecos al final de una gira por otros países africanos y fue recibido muy calurosamente en Casablanca, donde le habló a 80.000 jóvenes musulmanes. En 1997, la Santa Sede y Marruecos -país que se independizó de Francia en 1956- establecieron relaciones diplomáticas.

En su videomensaje -transmitido por la televisión nacional en árabe y francés-, el Papa agradeció la invitación que le hizo el rey Mohammed VI, que lo recibirá mañana con dátiles y leche de almendras, tradición marroquí, en el aeropuerto de Rabat, capital del reino. Allí llegará a las 14 locales luego de tres horas y quince minutos de vuelo desde Roma y tendrá una ceremonia de bienvenida en la explanada de la Tour de Hassan, donde se reunirá con autoridades, la sociedad civil y el mundo diplomático y pronunciará su primer discurso. Luego visitará el mausoleo Mohamed V, el Palacio Real -donde se reunirá en privado con el rey- y, más tarde, se convertirá en el primer papa que es recibido en un centro de formación de predicadores, el Instituto Mohammed VI de imanes.

Como sucede en todos los viajes, Francisco también tendrá al final de la jornada un encuentro con migrantes en un centro de Cáritas. Los migrantes "representan una llamada para construir juntos un mundo más justo y solidario", destacó el Papa en su videomensaje, anticipando un segundo discurso en el que volverá a tocar un tema central de su pontificado. Marruecos se ha convertido en un importante punto de de tránsito de migrantes africanos que desde el centro del continente, luego de transitar diversas rutas, intentan desde allí alcanzar Europa. Desde principio de año, unos 47.000 cruzaron el mar para llegar a España, la mayoría desde el puerto de Tánger. Al menos 564 han muerto en la travesía, según cifras de la Organización Internacional de Migrantes.

Si la primera jornada de este viaje estará marcada por la dimensión del diálogo interreligioso y la atención a los migrantes, la segunda, el domingo, tendrá como prioridad alentar a la pequeña comunidad cristiana del país, donde se estima que viven unos 23.000 católicos, casi todos inmigrantes.

En forma privada, por la mañana visitará en Temara, periferia de Rabat, el Centro Rural de Servicios Sociales, un hogar antes manejado por jesuitas y ahora por monjas vicentinas, que atiende a niños enfermos. Luego tendrá un encuentro con el clero, religiosos y religiosas y el consejo ecuménico, en la catedral de San Pedro de Rabat; almorzará más tarde con los obispos marroquíes y antes de emprender el regreso a Roma, celebrará misa ante unos 10.000 fieles en el estadio Prince Moullay, la más grande jamás celebrada en Marruecos.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.