El regreso del horror de EI: se atribuyó el ataque en Sri Lanka

EI publicó la foto donde se ve en el centro al supuesto líder del ataque en Sri Lanka, Zahran Hashmi
EI publicó la foto donde se ve en el centro al supuesto líder del ataque en Sri Lanka, Zahran Hashmi Fuente: AP
El grupo jihadista reivindicó los atentados que dejaron 321 muertos; el gobierno culpó a una organización local
(0)
24 de abril de 2019  

COLOMBO.- El grupo jihadista Estado Islámico (EI) reivindicó ayer la serie de atentados coordinados en diferentes sitios de Sri Lanka, que dejaron el domingo de Pascua 359 muertos y más de 500 heridos.

"Los autores de los ataques contra los ciudadanos de los países de la Coalición [anti-EI] y los cristianos en Sri Lanka son combatientes de EI", anunció, sin dar evidencias, el grupo a través de su agencia de propaganda Amaq.

Aunque EI fue derrotado militarmente en Siria , en varios países existen grupos afiliados cuyo grado de conexión con esa organización resulta incierto. De todas maneras, se trata de los ataques islamistas más sangrientos en el sur asiático. Entre las víctimas hay por lo menos 45 chicos y adolescentes, entre ellos un bebé de 18 meses, anunció ayer la ONU en Ginebra.

La cadena de ocho explosiones en hoteles e iglesias seguramente resultará además en un golpe mortal para la industria turística de esta isla paradisíaca, cuya economía había empezado a resurgir desde 2009 gracias al turismo, luego de 27 años de guerra civil. El número de visitantes se multiplicó de 448.000 a 2,1 millones en 2017, última cifra disponible.

Los primeros datos de la investigación revelaron que dos hermanos ceilandeses musulmanes, hijos de un rico comerciante de especias, tuvieron un papel clave en los atentados.

El primer ministro, Ranil Wickremesinghe, afirmó que había más individuos involucrados, "algunos" de ellos armados con explosivos, y que es posible que cometan más atentados.

"Es una posibilidad, nosotros no hemos descartado nada. Estamos intentado detener a quienes huyeron", destacó.

El gobierno declaró el estado de emergencia, otorgando a la policía y al Ejército poderes especiales, lo que incluye la capacidad de arrestar a sospechosos sin orden judicial.

Por su parte, el ministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, aseguró que "lo que ocurrió fue en represalia por los atentados contra los musulmanes de Christchurch", donde el 15 de marzo murieron 50 musulmanes en dos mezquitas de esta ciudad neozelandesa.

Ayer, los 21 millones de habitantes de Sri Lanka observaron tres minutos de silencio a las 8.30 locales, hora en que estalló la primera bomba, activada por un kamikaze en la Iglesia Católica de San Antonio, en Colombo.

El gobierno decretó también ayer una jornada de duelo nacional, por lo cual las banderas ondearon a media asta en los edificios públicos, y la radio y la televisión transmitían solo música.

"Hay tantos cuerpos que no podemos velarlos todos al mismo tiempo", explicó Anthony Jayakody, obispo auxiliar de Colombo que celebró una misa en la iglesia de San Antonio, donde durante la jornada hubo un largo desfile de féretros de las víctimas.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad seguían buscando a los responsables de los atentados, que el gobierno atribuyó al grupo islamista National Thowheeth Jama'ath (NTJ).

La policía local procedió a nuevas detenciones, por lo cual hasta ayer había 40 detenidos desde el domingo. Los investigadores buscan determinar si el NTJ tuvo apoyo logístico desde el extranjero.

El grupo, que es poco conocido, estuvo relacionado el año pasado con actos vandálicos contra estatuas budistas.

"No vemos cómo una pequeña organización en este país puede hacer todo esto", declaró anteayer Rajitha Senaratne, vocero del gobierno y ministro de Sanidad. "Investigamos sobre una eventual ayuda extranjera y sus otros vínculos, cómo formaron a los kamikazes, cómo fabricaron las bombas", explicó.

Una nota entregada diez días antes a los servicios de policía de Sri Lanka alertaba que el NTJ preparaba atentados contra iglesias y la embajada de la India en Colombo.

Senaratne afirmó que esa alerta no había sido transmitida al primer ministro Wickremesinghe ni a otros miembros de su gobierno, lo que podría reactivar la crisis política entre el presidente, Maithripala Sirisena, y el primer ministro.

La policía está bajo la autoridad del presidente, que está en conflicto abierto con Wickremesinghe.

El año pasado, el presidente destituyó al primer ministro, al que tuvo que restituir en sus funciones luego de siete semanas de caos político.

Los últimos atentados

  • 13/05/2018 - Indonesia: Una rama local de EI lanzó tres ataques en iglesias contra la minoría cristiana de Surabaya. Hubo 13 víctimas mortales, además de 13 terroristas suicidas
  • 27/1/2019 - Filipinas: Al menos 20 personas murieron en un atentado contra una catedral católica en la provincia de Sulu, en el sur del país
  • 13/4/2019 - Paquistán: Un suicida se inmoló en un mercado en la ciudad de Quetta y mató a 20 personas, diez de ellas de la minoría chiita hazara

Agencias AFP y AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.