En Italia, la incógnita es cuánto durará la coalición de gobierno

El triunfo de Matteo Salvini dejó muy disminuido al M5E, el socio principal de la alianza populista
El triunfo de Matteo Salvini dejó muy disminuido al M5E, el socio principal de la alianza populista
Elisabetta Piqué
(0)
28 de mayo de 2019  

ROMA. ¿Y ahora qué? Era la pregunta que todos se hacían ayer en Italia , aún trastornada por el "tsunami" que representó la apabullante victoria de Matteo Salvini, líder de la derechista y xenófoba Liga, en unas elecciones europeas que inevitablemente tendrán repercusiones a nivel nacional.

Salvini, viceprimer ministro y ministro del Interior, reiteró que su triunfo no iba a significar una crisis con su derrotado socio, Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), viceprimer ministro y ministro de Trabajo. Pero todos los analistas coinciden en vislumbrar, en el corto plazo, el estallido de esta extraña coalición de gobierno, famosa por sus peleas y lo opuesto de sus ideas. O, al menos, un recambio de piezas que refleje los nuevos equilibrios surgidos de las elecciones.

Aunque se esperaban un triunfo de Salvini y una debacle del M5E, que fue "canibalizado" por la política y retórica antiinmigrantes de la Liga, los resultados de las elecciones trastrocaron la geografía política de Italia. Con el 34,3% de los consensos, Salvini duplicó el resultado cosechado en los comicios del 4 de marzo de 2018 (17%). De la misma manera, Di Maio vio esfumarse casi la mitad de sus votos, al precipitarse el 32,6% con que triunfó en 2018 a un magro 17%. Se trató de una paliza impensada para el M5E, sobre todo en el sur del país.

Más allá de esa gran abstención en tierras de Beppe Grillo, su fundador, el M5E pagó caro su alianza con la derecha xenófoba de Salvini, sus vaivenes y su inexperiencia. De hecho, fueron esos electores más de izquierda los que decidieron castigar a una agrupación que de "antisistema" ya no tiene nada dándole su voto al Partido Democrático (PD), de centroizquierda. El PD, que en las elecciones de marzo del año pasado había sufrido una debacle histórica, pareció resurgir de sus cenizas al alcanzar el 22,7% y superar al M5E, su gran objetivo. El resultado llenó de esperanza a su nuevo líder, Nicola Zingaretti.

Más allá de la reaparición del PD como segundo partido, el explosivo traspaso de votos del M5E a la Liga amenaza la supervivencia de la coalición entre ambas fuerzas. Salvini, líder del primer partido de Italia, ahora dictará la agenda, y Di Maio, si quiere sobrevivir, deberá someterse o "desenchufar" el cable que mantiene con vida el gobierno populista. ¿Pero con qué cara Di Maio podrá decirle sí, por ejemplo, a la construcción de un tren de alta velocidad en el norte, contra la cual el M5E siempre luchó?

"Recibimos una lección, pero nadie quiere mi renuncia", reconoció Di Maio, en un clima de rendición de cuentas en el M5E, una agrupación para muchos destinada a una decadencia irreversible.

"Nada será ya como antes", aseguró el analista Stefano Folli, que destacó que "la supervivencia del gobierno se encuentra sobre la mesa". "No será un asunto de mañana ni quizá tampoco de pasado mañana, pero el mecanismo que llevará a que la coalición se disuelva se encuentra activado", indicó.

En un clima de total incertidumbre, ya se hablaba de elecciones anticipadas, quizás en septiembre. Y de una posible nueva alianza de centroderecha liderada por Salvini con el expremier Silvio Berlusconi (que obtuvo un magro 8,8% con Forza Italia) y Giorgia Meloni, que duplicó los votos de Hermanos de Italia (6,5%). Aunque se cree que Salvini no quiere volver con alguien como Berlusconi, que representa el pasado, aunque lo necesite.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.