España: salió de la cárcel tras una condena por homicidio, intentó violar a una joven maestra y la mató

Laura Luelmo había lelgado al pueblo de Huelva para trabajar como maestra de artes plásticas
Laura Luelmo había lelgado al pueblo de Huelva para trabajar como maestra de artes plásticas Crédito: Facebook
Silvia Pisani
(0)
19 de diciembre de 2018  • 10:38

MADRID.- El crimen de una joven maestra a manos de un exrecluso recién salido de la cárcel tras cumplir condena por asesinato horroriza en España e instala nuevamente el debate alrededor de la pena de prisión de por vida, resistida por numerosos teóricos y defensores de los derechos humanos.

España: vecinos enfurecidos con el acusado de matar a Laura Luelmo - Fuente: El PaísFormato

01:01
Video

Laura Luelmo, de 26 años, fue asesinada brutalmente tras un intento de abuso por parte de un vecino de El Campillo, un apacible pueblo de apenas 2000 vecinos, al que acababa de llegar en busca de su primer trabajo como maestra de Dibujo. Ambos se habían instalado recientemente en esa pequeña localidad del municipio de Huelva, en la sureña región de Andalucía.

Los familiares de Luelmo alertaron sobre la desaparición de la joven el pasado miércoles. Su cuerpo fue encontrado tres días después, semidesnudo, en un descampado cercano.

En las últimas horas, el propio Montoya -detenido ayer- confesó el crimen, con un relato escalofriante. "Me preguntó por un supermercado y la mandé a un callejón sin salida. Me monté en el coche y llegué primero al callejón. La agarré y golpeé su cabeza contra el maletero. Le até las manos a la espalda y la envolví en una manta. La desnudé de cintura para abajo y traté de violarla pero pese a que estaba inconsciente no lo conseguí", dijo el exrecluso, según la declaración que trascendió a la prensa local.

En busca de trabajo

Procedente de Zamora, en la céntrica región de Castilla y León, Luelmo se trasladó hasta El Campillo para trabajar como maestra de Artes Plásticas. Se instaló para ello en una modesta casa de paredes blancas, sin saber que, en la vereda de enfrente, su vecino era Bernardo Montoya, un hombre de 50 años que acababa de salir de prisión tras cumplir doce años por el asesinato a machetazos de una mujer de 82.

Muchos en el pequeño pueblo aseguran desconocer que Montoya, quien era conocido en la zona, había regresado. "De haberlo sabido habríamos salido a la calle para echarlo", dicen ahora.

Ahora se sabe que el agresor "observaba" a Luelmo en forma permanente y que ella habría llegado a transmitir cierta inquietud por esa conducta a sus allegados.

Protestas por la muerte de Laula Luelmo
Protestas por la muerte de Laula Luelmo Fuente: EFE - Crédito: Julián Pérrez

Se sospecha que el confeso asesino siguió el patrón de otro crimen similar que tuvo por víctima a la joven Diana Quer, una española hija de una argentina.

El brutal crimen en el pequeño pueblo en Huelva abre otra vez en España el debate por la aplicación de la pena de cárcel de por vida -aquí denominada "prisión permanente revisable"-, promovida durante el anterior gobierno de Mariano Rajoy y resistida por el socialista de Pedro Sánchez .

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.