Explosión en Beirut: ¿de quién eran los explosivos que volaron el puerto?

Una imagen muestra la destrucción en el puerto de Beirut el 11 de agosto de 2020 tras una enorme explosión química que devastó gran parte de la capital libanesa el 4 de agosto
Una imagen muestra la destrucción en el puerto de Beirut el 11 de agosto de 2020 tras una enorme explosión química que devastó gran parte de la capital libanesa el 4 de agosto Fuente: AFP
(0)
11 de agosto de 2020  • 11:23

MOSCÚ.- En la turbia historia de cómo 2750 toneladas de nitrato de amonio altamente explosivo terminaron en el paseo marítimo de Beirut, una cosa está clara: nadie se ha presentado públicamente para reclamarlas.

Hay muchas preguntas sin respuesta en torno a la enorme y mortal explosión de la semana pasada en la capital libanesa, pero la propiedad debería ser una de las más fáciles de resolver.

La identificación clara de la propiedad, especialmente de un cargamento tan peligroso como el que transportaba el Rhosus de bandera moldava cuando navegó hacia Beirut hace siete años, es fundamental para el transporte marítimo, la clave para asegurarlo y resolver las disputas que surgen a menudo.

Pero las entrevistas de Reuters y la búsqueda de documentos en 10 países que determinen la propiedad original de este envío revelaron en cambio una intrincada historia de documentación faltante, secreto y una red de pequeñas y desconocidas empresas que se extienden por todo el mundo.

"Los bienes se transportaban de un país a otro y terminaban en un tercer país sin que nadie fuera propietario de los bienes. ¿Por qué terminaron aquí?" dijo Ghassan Hasbani, ex viceprimer ministro libanés y figura de la oposición.

Todos aquellos vinculados al envío y entrevistados por Reuters negaron tener conocimiento del propietario original de la carga o se negaron a responder la pregunta. Los que dijeron que no sabían incluyeron al capitán del barco, el fabricante de fertilizantes georgiano que produjo el cargamento y la empresa africana que lo ordenó, pero dijo que nunca lo pagó.

El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013
El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013 Crédito: Página web Marine Traffic

La versión oficial del Rhosus describe su viaje como una serie de eventos desafortunados.

Los registros de envío muestran que el barco cargó nitrato de amonio en Georgia en septiembre de 2013 y estaba destinado a entregarlo a un fabricante de explosivos en Mozambique. Pero antes de salir del Mediterráneo, el capitán y dos miembros de la tripulación dicen que fueron instruidos por el empresario ruso al que consideraban el propietario de facto del barco, Igor Grechushkin, para que hicieran una escala no programada en Beirut y llevaran carga adicional.

El Rhosus llegó a Beirut en noviembre, pero nunca se fue, y se vio envuelto en una disputa legal sobre tarifas portuarias impagas y defectos del barco. Los acreedores acusaron al propietario legal del barco, que figuraba como una empresa con sede en Panamá, de abandonar el barco y luego la carga fue descargada y colocada en un depósito en el muelle, según la versión oficial.

El bufete de abogados de Beirut que actuó en nombre de los acreedores, Baroudi & Associates, no respondió a las solicitudes para identificar al propietario legal original de la carga. Reuters no pudo contactar a Grechushkin.

El barco vacío finalmente se hundió donde estaba amarrado en 2018, según la aduana libanesa.

Los movimientos finales de Rhosus están bajo un nuevo escrutinio después de que el nitrato de amonio se incendió dentro del almacén y explotó la semana pasada, matando al menos a 158 personas, hiriendo a miles y dejando a 300.000 personas sin hogar.

Entre las preguntas aún sin respuesta: ¿quién pagó el nitrato de amonio? ¿alguna vez buscaron reclamar el cargamento cuando el Rhosus fue incautado? Y si no, ¿pór que no?

El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013
El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013 Crédito: Página web Marine Traffic

La carga, empaquetada en grandes sacos blancos, valía alrededor de 700.000 dólares a precios de 2013, según una fuente de la industria.

Sin seguro

Las investigaciones de Reuters han levantado numerosas banderas rojas. Según los convenios marítimos internacionales y algunas leyes nacionales, las embarcaciones comerciales deben tener un seguro para cubrir eventos como daños ambientales, pérdida de vidas o lesiones causadas por un hundimiento, derrame o colisión. Sin embargo, el Rhosus no estaba asegurado, según dos fuentes familiarizadas con el asunto.

El capitán ruso del barco, Boris Prokoshev, dijo por teléfono desde su casa en Sochi, Rusia, que había visto un certificado de seguro pero que no podía dar fe de su autenticidad.

Reuters no pudo obtener una copia de los documentos del barco.

La empresa que ordenó el nitrato de amonio, Fábrica de Explosivos Mozambique (FEM), no era propietaria de la carga en ese momento porque había acordado pagar solo contra entrega, según su vocero, Antonio Cunha Vaz.

El productor era el fabricante de fertilizantes georgiano Rustavi Azot LLC, que desde entonces se ha disuelto. Su propietario en ese momento, el empresario Roman Pipia, dijo a Reuters que había perdido el control de la planta de nitrato de amonio de Rustavi en 2016. Los documentos judiciales del Reino Unido muestran que un acreedor obligó a la empresa a subastar sus activos ese año.

La fábrica ahora está dirigida por otra empresa, JSC Rustavi Azot, que también dijo que no podía arrojar luz sobre el propietario de la carga, según el actual primer subdirector de la planta, Levan Burdiladze.

FEM dijo que había ordenado el envío a través de una empresa comercial, Savaro Ltd, que tiene empresas registradas en Londres y Ucrania, pero cuyo sitio web ahora está fuera de línea.

Una visita a la dirección de Londres que figura en la lista de Savaro Ltd el lunes encontró una casa victoriana adosada, con una puerta cerrada con llave, cerca de los bares de moda de Shoreditch. Nadie respondió a los golpes en la puerta.

Vista aérea del puerto de Beirut tras la devastadora explosión del martes 4 de agosto en la capital libanesa
Vista aérea del puerto de Beirut tras la devastadora explosión del martes 4 de agosto en la capital libanesa Fuente: AFP

Reuters se puso en contacto con la directora de Savaro Ltd, registrada en Reino Unido, Greta Bieliene, una lituana con sede en Chipre. Ella se negó a responder preguntas.

Una fuente familiarizada con el funcionamiento interno del negocio comercial de Savaro dijo que vendía fertilizantes de estados de la ex Unión Soviética a clientes en África.

El empresario con sede en Ucrania Vladimir Verbonol figura como director de Savaro en Ucrania, según la base de datos corporativa ucraniana You Control. Reuters no pudo contactar a Verbonol para hacer comentarios.

El ruso

A medida que el dolor y la ira por la explosión se convierten en disturbios civiles en Beirut, hay indicios de que la investigación prometida por el gobierno libanés ya ha vuelto su mirada hacia Rhosus y Grechushkin, el hombre que la tripulación consideraba su propietario.

Una fuente de seguridad dijo que Grechushkin fue interrogado en su casa en Chipre el jueves pasado sobre el cargamento. Un vocero de la policía chipriota dijo que un individuo, al que no nombró, había sido interrogado a petición de Interpol Beirut.

El Rhosus llegó a Beirut en noviembre de 2013 con una fuga y en general en malas condiciones, dijo el capitán Prokoshev. Ya había estado plagado de problemas.

En julio de 2013, cuatro meses antes de atracar en Beirut, el barco fue detenido durante 13 días por las autoridades portuarias de Sevilla, España, luego de que se encontraran múltiples deficiencias, como puertas defectuosas, corrosión en el área de cubierta y motores auxiliares deficientes, según datos de envío. Se reanudó la navegación después de que la empresa de inspección Maritime Lloyd emitiera un certificado de seguridad para la construcción de un buque de carga, lo que habría implicado una inspección del barco, mostraron los datos.

Teimuraz Kavtaradze, inspector de Maritime Lloyd, con sede en Georgia, que no se encuentra entre las empresas de inspección más destacadas y más utilizadas, dijo que no podía confirmar si la empresa había proporcionado o no documentos de inspección a los funcionarios portuarios de Sevilla. Dijo que estaba trabajando para Maritime Lloyd en 2013, pero que el resto del personal y la dirección habían cambiado desde entonces.

Los funcionarios del puerto de Sevilla no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios. Paris MoU, un organismo de 27 estados marítimos bajo cuya autoridad se llevó a cabo la detención, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013
El barco Rhosus de bandera moldava transportó el cargamento de nitrato de amonio a Beirut en 2013 Crédito: Página web Marine Traffic

Moldavia, donde está registrado el Rhosus, enumera al propietario del barco como Briarwood Corp, con sede en Panamá, según muestra un certificado de propiedad visto por Reuters. Reuters no pudo identificar de inmediato a Briarwood Corp como una empresa registrada en Panamá. Las autoridades marítimas de Panamá no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El fletador del barco, Teto Shipping Ltd, tiene su sede en las Islas Marshall y se disolvió en 2014, según International Registries, que dice que brinda servicios de registro de envío a las Islas Marshall.

El capitán le pasó a Reuters una dirección de correo electrónico que habían estado usando para Teto Shipping, pero las solicitudes de comentarios a la misma dirección no recibieron respuesta. El capitán dijo que consideraba a Grechushkin y Teto como la misma entidad.

Agencia Reuters

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.