Histórico: Chicago eligió a una mujer negra y gay para ocupar la alcaldía

Lori Lighfoot estuvo acompañada hoy durante la conferencia de prensa por el reverendo Jessie Jackson
Lori Lighfoot estuvo acompañada hoy durante la conferencia de prensa por el reverendo Jessie Jackson Fuente: AP
(0)
3 de abril de 2019  • 15:17

WASHINGTON.- Chicago, la tercera ciudad más poblada del país, marcó un nuevo hito la historia política de Estados Unidos al elegir como alcaldesa, por primera vez, a una mujer afroamericana y abiertamente homosexual.

Lori Lightfoot, 56, abogada, le asestó un inesperado golpe al establishment político de la ciudad al imponerse por una abrumadora mayoría a quien hasta hace poco era considerada la candidata favorita a ganar la elección, Toni Preckwinkle, una mujer, también afroamericana, de vasta trayectoria en Chicago , que había pasado casi 20 años en el consejo deliberante. Lightfoot, quien nunca antes ocupó un cargo electo, obtuvo más del 70% de los votos, según el primer conteo.

El triunfo de Lighfoot cobró relevancia nacional no sólo por el hito que marcó en la historia de Estados Unidos y el peso demográfico y económico de Chicago en el mapa del país -es la tercera ciudad más poblada después de Nueva York y Los Angeles , con una economía equivalente al producto bruto de Suiza-, sino también por el mensaje político que envió al resto del país, justo cuando comienza una nueva campaña presidencial.

La campaña de Lightfoot hizo mucho hincapié en el combate a la corrupción en una ciudad con un amplio archivo de corrupción política. Y revalidó la tendencia que marca una mayor apertura de la gente para elegir a candidatos fuera del espectro político tradicional, o "outsiders", en la jerga política norteamericana. Chicago, en la escena política de Estados Unidos, era un bastión cerrado donde el poder se movía dentro de un círculo de figuras establecidas. "No queremos a nadie que no mandó nadie", es uno de los mantras de la ciudad.

"Cuando comenzamos este viaje, hace once meses, nadie nos dio muchas posibilidades. Nos enfrentamos a intereses poderosos, una máquina poderosa y un alcalde poderoso", dijo Lightfoot, ayer, al celebrar su triunfo. "¡Podemos y vamos a frenar esta ciudad interminable ciclo de corrupción!", les prometió a sus seguidores.

El camino hacia la Alcaldía de Chicago se abrió luego de que el alcalde, Rahm Emmanuel, primer jefe de gabinete de Barack Obama y uno de los estrategas de su primera campaña presidencial, anunció a fines del año anterior que no competiría por un tercer mandato.

Antaño fiscal federal, Lighfoot fue la novena candidata en ingresar en la contienda por la Alcaldía de Chicago. Nacida en Ohio, está casada con Amy Eshelman. Tienen una hija de 11 años. Tal como sucedió con otros "outsiders" que sacudieron la política de Estados Unidos, como el presidente, Donald Trump, o el senador socialista, Bernie Sanders, expertos y analistas desecharon temprano su candidato al afirmar que carecía de un "trayecto" visible hacia un triunfo.

Lightfoot carecía de las conexiones y la estructura de una campaña tradicional, y optó por hacer política a la vieja usanza. "En lugar de confiar únicamente en la publicidad, fue a todas partes y se reunió con todos", resumió un editorial del Chicago Tribune. Además, Lightfoot ofreció propuestas detalladas, más que grandes ideas. Y prometió hacer frente a la desigualdad que impera en la ciudad, una epidemia visible en casi todo el país. Una de sus principales promesas: invertir más en los barrios más postergados.

"¡Podemos y vamos a hacer que Chicago sea un lugar donde su código postal no determine su destino!", dijo en su discurso de victoria.

Lightfoot asumirá en mayo. Hoy, al recorrer la ciudad celebrando la victoria, reconoció su sorpresa. "Nos sentíamos muy cómodos de que tendríamos un buen margen basados en nuestra encuesta interna y lo que escuchamos de otras personas en toda la ciudad, pero para barrer los 50 recintos con ese tipo de margen, obviamente es histórico y es muy, muy gratificante", indicó. La historia ya estaba hecha.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.