La derecha se afianza en Italia y le arrebata otra región a la centroizquierda

El voto significó una nueva y sonora derrota para el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y para su líder y vice primer ministro, Luigi Di Maio
El voto significó una nueva y sonora derrota para el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y para su líder y vice primer ministro, Luigi Di Maio Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
25 de marzo de 2019  • 11:24

ROMA.- La derecha avanza a paso redoblado en Italia. Con un nuevo triunfo en las elecciones que hubo ayer en la región de Basilicata, en el sur del país, le arrebató a la centroizquierda otro tradicional bastión "rojo", que gobernaba de forma ininterrumpida desde hace 24 años.

Las elecciones regionales en Basilicata, considerada el "Texas" de Italia debido a su petróleo, resultaron un importante test nacional y el último antes de las elecciones europeas del 26 de mayo próximo. Con esta nueva victoria, la derecha obtuvo su sexto éxito consecutivo después de los comicios que hubo en menos de un año en las regiones de Trentino Alto Adige, Friuli-Venezia Giulia, Molise, Abruzzo y Sardegna. Y logró dar vuelta el equilibrio del mapa político italiano: la derecha ahora gobierna 10 regiones, contra las 9 de la centroizquierda.

El voto por otro lado significó una nueva y sonora derrota para el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y para su líder y vice primer ministro, Luigi Di Maio. En menos de un año el M5E vio esfumarse el inmenso consenso que había obtenido en las elecciones nacionales de marzo pasado, que lo catapultaron hacia el poder. Fagocitado por la derechista Liga de Matteo Salvini, el M5E se encuentra en una caída libre que pone en duda la estabilidad del gobierno actual.

En menos de un año el M5E vio esfumarse el inmenso consenso que había obtenido en las elecciones nacionales de marzo pasado, que lo catapultaron hacia el poder

Salvini, su socio en el gobierno populista y nuevo hombre fuerte del país, aunque en Basilicata corrió aliado con Forza Italia, el partido del ex premier Silvio Berlusconi y Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni, fue quien celebró este nuevo batacazo. "La Liga en un año triplica sus votos, victoria también en Basilicata, saludos a la izquierda y ahora cambiamos Europa", exultó en un tuit.

La victoria en Basilicata -donde se extraen más del 80% del petróleo y casi el 14% del gas italiano-, marcó una nueva penetración de la xenófoba y derechista Liga de Salvini -antes Liga Norte y afianzada en el norte del país- en el sur de la península.

Aunque también dejó en claro que para ganar en esas tierras la Liga no puede ir sola, sino que debe aliarse con partidos como Forza Italia, de Berlusconi. Fue un hombre del Cavaliere, Vito Bardi, de hecho, un ex general de la Guardia de Finanzas, quien ganó las elecciones con el 42,2%, superando por casi diez puntos al candidato de la centroizquierda, Carlo Trerotola (33,1%) y por más de 20 puntos a Antonio Marria, del M5E (20,3%).

Después de casi un cuarto de siglo en el poder, aunque salió segunda la centroizquierda perdió en Basilicata porque pagó muy caro el escándalo de corrupción que significó el arresto del gobernador saliente, Marcello Pittella. Fueron los primeros comicios que enfrentó el Partido Democrático (PD) de la mano del nuevo secretario general, Nicola Zingaretti, que sabe que deberá hacer una suerte de milagro en las ya cercanas elecciones europeas.

La elección en Basilicata también dejó muchas preguntas acerca del futuro del gobierno populista formado por la extraña alianza entre Salvini y Di Maio. Más allá de las constantes peleas debido a visiones distintas sobre casi todos los temas, varios analistas se preguntan cuánto tiempo podrá sobrevivir una coalición tan despareja a nivel de consensos electorales.

El primer ministro Giuseppe Conte -cercano al M5E-, aseguró, no obstante, que el voto de Basilicata "no pone absolutamente en riesgo la estabilidad del gobierno"

Salvini está siendo cada vez más presionado por una parte creciente de su partido que le pregunta: "¿pero qué estamos haciendo con estos?", refiriéndose a los socios del M5E. "Además, algo se ha roto en la 'química' que ha mantenido juntos a los dos triunfadores de las elecciones nacionales del año pasado", escribió el Corriere della Sera, que destacó que si bien el "contrato" de gobierno firmado por ambos no ha caducado, sí se ha vaciado.

El primer ministro Giuseppe Conte -cercano al M5E-, aseguró, no obstante, que el voto de Basilicata "no pone absolutamente en riesgo la estabilidad del gobierno". "Las peleas entre mis dos vice son normal dialéctica política", dijo a La Stampa Conte, que subrayó que "tirar por la borda esta experiencia de gobierno después de pocos meses sería un grave error, que los italianos seguramente no nos perdonarían".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.