La tensión aumenta en Hong Kong y empaña los festejos en Pekín

Un manifestante arroja una bomba molotov, ayer, en Hong Kong
Un manifestante arroja una bomba molotov, ayer, en Hong Kong Fuente: Reuters - Crédito: Tyrone Siu
Se intensificaron los enfrentamientos entre manifestantes y policías; protestas en el mundo
(0)
30 de septiembre de 2019  

HONG KONG.- Diversos grupos de manifestantes que reclaman democracia realizaron distintas movilizaciones ayer en Hong Kong, en la antesala de la celebración en China del 70º aniversario de la fundación del régimen comunista. Las protestas, iniciadas hace meses, han sido ocasión de confrontaciones entre la policía y los activistas, que denuncian la injerencia de Pekín y la pérdida de libertades individuales.

La creación de la República Popular China, el 1° de octubre de 1949, se celebrará con una serie de actos en Pekín. Para mañana está previsto un desfile militar para conmemorar el establecimiento del país comunista, hoy la segunda entre las economías más grandes a nivel global.

Sin embargo, en Hong Kong, excolonia británica, la situación es distinta. Se vive la peor crisis desde 1997, cuando la ciudad regresó a manos de la República Popular China. Los manifestantes, que aseguran sufrir pérdida de libertades por la creciente intromisión china, pidieron que las protestas "antitotalitarias" contra el país asiático avancen también en el mundo.

El choque con las fuerzas de seguridad se intensificó ayer y dejó a la vista un escenario de creciente conflicto: la policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma, a la vez que los que protestaban lanzaron piedras y bombas de fabricación casera.

También sufrieron dañaron estaciones de tren y edificios de oficinas, y se arrancaron banderas en las que se promocionaban los festejos por el nuevo aniversario de la República Popular de China.

Los enfrentamientos dejaron un saldo de 13 heridos, de los cuales uno se encontraba en estado de gravedad, según informaron las autoridades sanitarias.

La tensión en Hong Kong se generó en junio, a partir de un proyecto de ley de extradición a China, iniciativa que provocó un movimiento de protesta sin precedente. El gobierno finalmente retiró el proyecto.

Sin embargo, el movimiento a favor de la democracia no cesó en sus pedidos y exigió nuevas condiciones, como elecciones libres y una menor intrusión de Pekín.

Hong Kong es una región administrativa y tiene autonomía en relación con el régimen que rige en el resto de China. Posee mayor libertad de expresión, acceso sin restricciones a internet e independencia judicial.

Por eso, la protesta formaba parte de una serie de manifestaciones "contra el totalitarismo" y fue convocada en alrededor de 60 ciudades de todo el mundo para denunciar la "tiranía china".

Los estudiantes de la excolonia británica llamaron a una nueva protesta para mañana y los manifestantes prodemocracia propusieron mañana vestirse de negro, ya que consideran que el día en que se conmemora la creación de la China comunista es un "día de dolor".

En distintos puntos fuera de China se congregaron grupos de manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro, que repitieron las protestas en respaldo del movimiento prodemocracia de Hong Kong.

En Sídney, Australia, vestidos de negro, se realizó una huelga en apoyo de los manifestantes prodemocracia, en la que los participantes llevaban carteles con inscripciones como "Salven Hong Kong" y "Basta de tiranía".

En Taipéi, la capital de Taiwán, unas 2000 personas, en su mayoría vestidas de negro, se manifestaron bajo la lluvia frente al Parlamento.

En este contexto, el gobierno hongkonés decidió reducir los planes de celebración previstos por el día de la creación del régimen comunista. Por un lado, se canceló un espectáculo anual de fuegos artificiales y se trasladó además el acto oficial a un espacio techado, con el objetivo de preservar la seguridad.

Igualmente, el gobierno comunicó que la jefa de gobierno, Carrie Lam, liderará una delegación de unas 240 personas que concurrirán a Pekín mañana para participar de las celebraciones.

Lam celebró el jueves último un acto para entablar un diálogo con la comunidad y apaciguar tensiones, pero no lo logró. Los manifestantes sostuvieron su intención de protestar y advirtieron que continuarán hasta que se cumplan pedidos como el llamado a elecciones directas para el gobierno de la ciudad y supervisión sobre la policía.

Pero antes de las manifestaciones en favor de la democracia grupos de cientos de personas partidarias de Pekín se reunieron en un centro cultural para expresar su afinidad por el gobierno chino.

En contraposición al grupo prodemocracia, muchos vestían de rojo y llevaban carteles y banderas en los que expresaban "soy ciudadano de China", cantaban el himno nacional y entonaban un feliz cumpleaños a China.

Según explicó el organizador de este movimiento, Innes Tang, los asistentes eran ciudadanos de Hong Kong que intentaban "fomentar el positivismo y el patriotismo".

La marcha pretendía mostrar su apoyo a la soberanía china y convencer a los manifestantes de que cambien la violencia por el diálogo, expresó Tang.

Agencias AFP y AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.