Los mexicanos no logran entender la bronca de Trump en su contra

La gente se pregunta por qué el país se convirtió en la principal víctima del nuevo gobierno
Leonardo Tarifeño
(0)
29 de enero de 2017  

CIUDAD DE MÉXICO.- "¿Sabe por qué Donald Trump la tiene contra México? ¡Porque su anterior mujer le puso los cuernos con un mexicano!", dice, convencido, el almacenero Manuel, que desde hace más de 20 años despacha en el mercado central de Coyoacán, a metros de la Casa Museo de Frida Kahlo.

Alrededor de Manuel, la clientela asiente y da por hecho que algo de razón debe tener. Y es que, por estos días, a los mexicanos nada les resulta más misterioso que los motivos de los ataques del nuevo presidente de Estados Unidos a un país que, al menos en los últimos 100 años, se cuidó mucho de no afectar nunca los intereses económicos, sociales y geopolíticos.

Por eso, parece, algunos ya empiezan a creer que la furia antimexicana del hombre más poderoso del mundo es, en realidad, la de un marido despechado. Para entender a una celebridad de los concursos de belleza y los reality shows, tal vez no resulte tan extravagante acudir a la lógica del culebrón.

Tanto se cuida México de no irritar a su mayor socio comercial, que desde julio de 2014 implementa el Programa Frontera Sur, una iniciativa de "protección a los migrantes" centroamericanos que rápidamente se reveló como un plan militar para detener el flujo migratorio de los países más pobres de la región hacia Estados Unidos.

Y tanto sigue cuidándose, que el mismo día en el que Trump torpedeó vía Twitter la reunión prevista para este martes con el presidente Enrique Peña Nieto , el canciller Luis Videgaray dijo ver "señales positivas" en la administración liderada por quien, horas más tarde, propuso gravar todas las exportaciones mexicanas con un 20%.

La extradición del narcotraficante Joaquín "el Chapo" Guzmán un día antes de la asunción de Trump, considerada por analistas locales como otro gesto de buena voluntad del gobierno de Peña Nieto, no ablandó la animosidad del magnate que, aún antes de asumir su cargo, conspiró contra las inversiones de Ford, General Motors, Toyota y BMW en México.

No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta de que Estados Unidos ya no trata a México como un país amigo. Y en la geopolítica de Trump, todo indica que quien no es su amigo, es su enemigo.

Lo que en las calles, bares, redes sociales y oficinas nadie entiende es por qué la ex estrella de El aprendiz se empeña en castigar al vecino, ya que todos creen que la estabilidad de México le conviene a los dos países y a toda la región. Tampoco se comprende la urgencia por completar el muro en la frontera, cuando el volumen de inmigración mexicana a Estados Unidos ya es el más bajo de los últimos 20 años.

Si el plan oficial de deportaciones masivas, boicot a las inversiones e impuesto a las exportaciones logra salir adelante, ¿qué futuro le espera a una sociedad en la que, de acuerdo a un informe presentado por el diario Reforma, uno de cada dos habitantes es pobre?

Incredulidad

"¿Futuro? Ninguno -dice Eva, de 63 años, portera de uno de los edificios más antiguos de San Ángel, en el sur de la capital-. Pero no tanto por ese señor, sino por los políticos que tenemos nosotros. Fíjese nada más en nuestro presidente. ¡Un miedoso! Aquí no hay nadie que nos defienda, pero esto no empezó con Peña Nieto. Viene de hace décadas. Lo bueno es que, con todo esto de Trump, mucha gente ya se dio cuenta de que llegó la hora de cambiar".

En México, la incredulidad y el desconcierto que genera Trump no parecen tan intensas como la rabia e indignación que buena parte de la sociedad le dedica en exclusiva a Peña Nieto.

Los apoyos que el presidente consiguió a última hora tras la cancelación de su visita a Washington, entre los que destacan los del Congreso y de importantes agrupaciones del sector privado, no ocultan el fastidio generalizado de una población que ya se atreve a pedir su renuncia.

El 15 de enero, en Tijuana, en la frontera con San Diego, la mayor manifestación pública de los últimos años se levantó contra "el mal gobierno" y pidió un cambio urgente en la dirección del país.

Los primeros días del año, ciudadanos de Mexicali colocaron trampas gigantes para ratas en las puertas de las casas de los diputados "rateros" (delincuentes), que días antes habían autorizado la suba de impuestos y de las tarifas.

Y ante el anuncio de un nuevo aumento de la nafta esperado para el próximo 4 de febrero, se teme que los saqueos y cortes de rutas con los que comenzó este año vuelvan a extenderse por el país.

Alimentado por la ira ante un vecino empeñado en construir un muro que los separe más que nunca, México se ha convertido en un río revuelto donde nadie sabe aún quién podría ser el pescador que gane algo. El reciente tiroteo contra la fiscalía de Cancún, que dejó cuatro muertos, indica que el reacomodamiento de los carteles tiene a las instituciones en la mira.

Con el crimen organizado en plena puja, el peso en su mínimo histórico, aumentos en las tarifas y en la nafta, corrupción a gran escala y un inocultable desprecio popular a la clase política, a México lo único que le faltaba para agravar su propio panorama es la aparición de un personaje como Trump. Ocupado como está en hacer a Estados Unidos "grande otra vez", quizás no sepa que debajo de sus ataques e insultos se agita un auténtico polvorín.

Preocupación del gobierno argentino

  • El gobierno de Mauricio Macri expresó anteanoche su "preocupación" por el anuncio de la Casa Blanca de que completará la construcción del muro entre Estados Unidos y México, y pidió "diálogo y búsqueda de consensos" entre los dos países.
  • "La República Argentina considera que el diálogo y la búsqueda de consensos deben ser principios fundamentales en la relación entre todos los países del orden internacional, principios que cobran aún mayor relevancia entre países vecinos", indicó la Cancillería en un comunicado. Además, manifestó la "preocupación" del Gobierno "por la iniciativa unilateral de construcción de un muro" fronterizo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.