Los tiradores de San Bernardino: un matrimonio de origen paquistaní con una beba de 6 meses

Syed Rizwan Farook, de 28 años, y Tashfeen Malik, de 27, fueron identificados como los presuntos autores del tiroteo que dejó 14 muertos; fueron abatidos tras una persecución
(0)
3 de diciembre de 2015  • 10:07

SAN BERNARDINO.- Ayer por la mañana, Syed Rizwan Farook, de 28 años, y Tashfeen Malik, de 27, dejaron a su beba de seis meses con la madre de Farook, y le dijeron que tenían que ir al médico. Antes del mediodía, según la policía, la pareja, con ropa de asalto, rifles y pistolas, irrumpió en una fiesta de un grupo de empleados del condado de San Bernardino, en California, donde mataron a 14 personas e hirieron a otras 17. Antes de la puesta del sol, Farook y Malik estaban muertos, tras una persecución y tiroteo con la policía.

El jefe de la policía de San Bernardino, Jarrod Burguan, identificó al matrimonio como los presuntos autores del tiroteo y dijo que el acto violento claramente había sido planificado y que los sospechosos dejaron varios artefactos explosivos, que parecían ser bombas de fabricación casera, en la escena de la masacre.

Las autoridades indicaron que por el momento desconocen el móvil del crimen, y no descartaron motivaciones terroristas.

Farook y Malik fueron abatidos por la Policía horas después del tiroteo tras una espectacular persecución que dejó a su paso una ciudad sitiada, con accesos cortados y una presencia policial masiva, incluidos helicópteros de vigilancia sobrevolando la zona de forma constante.

Burguan explicó que Farook, nacido en Estados Unidos, era un empleado del condado que trabajaba en el edificio donde tuvo lugar la matanza y que ayer acudió a la fiesta que allí se celebraba con motivo de la Navidad, pero que abandonó el lugar "enojado" para regresar después con su pareja y armado para perpetrar el tiroteo.

"Vinieron preparados e hicieron lo que hicieron como si estuvieran en una misión", dijo

El sospechoso había trabajado durante cinco años como especialista en bromatología para el condado de San Bernardino en el Inland Regional Center, un centro de ayuda para discapacitados donde tuvo lugar el tiroteo.

El jefe de Policía explicó que la investigación les llevó hasta una casa en la localidad de Redlands (anexa a San Bernardino), en la que divisaron un vehículo sospechoso y se inició una persecución que terminó con Farook y Malik muertos y con un policía herido, que ahora está fuera de peligro.

Burguan dijo que no sabía si Farook y Malik estaban casados, pero funcionarios del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR, por sus siglas en inglés), que ha estado en contacto con la familia, aseguró que eran marido y mujer.

Farook nació en Illinois después de que sus padres emigraran de Paquistán y Malik nació en Paquistán y vivió en Arabia Saudita hasta el casamiento, según Hussam Ayloush, directora ejecutiva de la sección de Los Ángeles del CAIR. La pareja se casó hace dos años y tenía una beba de seis meses, agregó.

El padre de Farook, que lleva su mismo nombre, dijo al diario New York Daily News que su hijo era religioso y muy trabajador. "Él era muy religioso. Iba a trabajar, volvía, iba a rezar, volvía. Era musulmán", dijo.

Por su parte, sus compañeros de trabajo señalaron a Los Angeles Times que Farook había viajado recientemente a Arabia Saudita, y que volvió casado con una mujer que había conocida en la Web. Patrick Baccari, que trabajó con Farook durante tres años, dijo que la pareja estaba viviendo "el sueño americano".

"No tengo ni idea de por qué lo hizo"

"No puedo expresar lo triste que estoy por lo que ha pasado hoy [miércoles]", aseguró Farhan Khan, cuñado de Syed Farook, durante una rueda de prensa en la sede del CAIR en Anaheim, al sur de Los Ángeles.

"No tengo ni idea de por qué lo hizo, absolutamente ni idea, estoy en shock", afirmó Khan, visiblemente abatido.

"Estoy muy triste por la gente que ha perdido la vida y por las víctimas. Espero que se recuperen pronto", agregó Khan, quien habló por última vez con su cuñado hace una semana.

La masacre de San Bernardino ocurre apenas cinco días después de que tres personas fallecieran y otras nueve resultaran heridas en un tiroteo perpetrado en una clínica de abortos de Colorado.

Agencias Reuters, EFE y AFP

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.