Madrid, el polo de inversión que une a chavistas y exiliados

El mercado inmobiliario de la capital española se convirtió en un buen refugio del dinero de opositores y exfuncionarios del gobierno bolivariano
El mercado inmobiliario de la capital española se convirtió en un buen refugio del dinero de opositores y exfuncionarios del gobierno bolivariano Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza
Raphael Minder
(0)
31 de julio de 2018  

MADRID.- Su país es una ruina económica; el hambre es generalizada. La inflación es vertiginosa y se espera se que supere un millón por ciento para fines de año. Los hospitales no tienen medicina ni equipamiento, ni siquiera guantes de látex.

Mientras millones de venezolanos libran una batalla diaria en su país por sobrevivir, otros encontraron un buen refugio para su dinero al otro lado del Atlántico: el mercado inmobiliario en Madrid.

Durante una caminata por el barrio de Salamanca, uno de los más opulentos de la capital española, Luis Valls-Taberner, un asesor de inversiones en bienes raíces, señaló edificios que habían sido comprados por venezolanos acaudalados en casi todas las calles.

Valls-Taberner no quería identificar a los compradores. Algunas propiedades, dijo, fueron compradas a través de compañías de inversión en Miami o en otros lugares, pero el dinero siempre venía de Venezuela. El año pasado, los precios de alojamiento en Madrid subieron el 17%, el incremento más notable entre las ciudades españolas, que aumentó el costo de la vivienda en el centro a los niveles de 2007, antes de que estallara la burbuja de la construcción.

Salamanca, con sus tiendas de moda y sus restaurantes, está en el centro del auge, en parte, gracias a los venezolanos ricos. Muchos son opositores de Nicolás Maduro . Pero algunos están ligados a su gobierno y quizá se preocupen por su futuro ante las sanciones internacionales y la inestabilidad social.

"Me encuentro algunas veces sentado en restaurantes en Madrid al lado de personas a quienes no me sentiría cómodo de ver en Caracas", dijo Leopoldo López Gil, padre de Leopoldo López, un líder opositor en arresto domiciliario.

Tan solo en Salamanca más de 7000 departamentos de lujo son de venezolanos. Si bien una parte del dinero de la inversión venezolana proviene de socios del régimen de Maduro, la mayoría pertenecen a familias que obtuvieron sus riquezas hace décadas, en una economía cuyo patrimonio principal, el petróleo, se nacionalizó en los 60.

"Las grandes fortunas en Venezuela siempre han estado conectadas entre sí y han dependido de tener una buena relación con el Estado", dijo Rolando Seijas, el fundador venezolano de SNB Capital, una compañía de inversión en Madrid. "Ellos están allí como supervivientes que saben que probablemente se han quemado las naves".

De hecho, algunos venezolanos se convirtieron en emprendedores exitosos en España: empezaron servicios de entrega, abrieron restaurantes y tiendas o se hicieron cargo de franquicias como Subway, cadena estadounidense de comida rápida. Para huir de la crisis de Venezuela, Andoni Goicoechea abandonó sus estudios de medicina y se mudó a Madrid, donde fundó Goiko Grill, que opera 44 hamburgueserías en toda España.

Los empresarios venezolanos en el autoexilio mencionan que han alentado a sus compatriotas a que se les unan en España. "Si vamos a contratar a alguien aquí, siempre estamos buscando a personas de Venezuela", dijo Jorge Neri, cuyo patrimonio en España incluye Cambio 16, un medio periodístico. "Aun cuando no fuéramos grandes amigos en Caracas, ahora compartimos el sentimiento de haber sufrido la misma tragedia".

Los venezolanos no solo compraron inmuebles en España, también los construyeron: en 2017, la familia Cohen, dueña de una de las compañías de bienes raíces más grandes de Venezuela, abrió en las afueras de Madrid el Sambil Outlet, que se promociona como el centro comercial más grande de España.

Otro de los inversionistas en el centro de Madrid es Miguel Ángel Capriles, familiar de Henrique Capriles, líder opositor venezolano.

De hecho, la detención de más alto perfil de un venezolano en España fue emitida por el gobierno de Maduro: en abril, la policía detuvo a Claudia Patricia Díaz, una extesorera que también fue enfermera del presidente Hugo Chávez -fallecido en 2013-, y a su esposo, que era jefe de seguridad, a partir una investigación de lavado de dinero que incluía la compra de un departamento de 1,8 millones de euros en Madrid en 2015.

Debido a la conexión histórica de España con América Latina, muchos venezolanos recurrieron a sus ancestros para obtener los pasaportes españoles. Otros aplican a la "visa dorada", que otorga la residencia a los extranjeros que compren un inmueble de 500.000 euros o más.

"Madrid se está convirtiendo para los venezolanos en lo que Miami fue para nosotros -y sigue siendo-, para los cubanos", dijo Seijas.

La oposición venezolana, en tanto, usó las redes sociales para seguir a los "bolochicos", un apodo con el que llaman a los herederos de la República Bolivariana de Venezuela que comenzó Chávez. Los opositores publicaron videos que muestran a venezolanos bien conectados disfrutando de la buena vida en Madrid. Dicen que entre sus objetivos están los familiares de militares y de funcionarios.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.