Muere uno de los principales periodistas de Brasil al caer el helicóptero en el que viajaba

Ricardo Boechat, presentador del noticiero de la cadena televisiva Bandeirantes, de 66 años, murió hoy en San Pablo
Ricardo Boechat, presentador del noticiero de la cadena televisiva Bandeirantes, de 66 años, murió hoy en San Pablo Crédito: Facebook Ricardo Boechat
Alberto Armendáriz
(0)
11 de febrero de 2019  • 14:34

RÍO DE JANEIRO.- El prestigioso periodista brasileño Ricardo Boechat, presentador del noticiero de la cadena televisiva Bandeirantes, murió esta tarde en San Pablo al caer el helicóptero en el que regresaba a la ciudad. En el accidente también falleció el piloto de la aeronave, y resultó herido el conductor de un camión sobre el que cayó el aparato.

San Pablo: las imágenes tras la caída de un helicóptero - Fuente: Twitter

00:46
Video

Boechat, de 66 años, había nacido en Buenos Aires cuando su padre, Dalton, diplomático, estaba destacado en la Argentina; su madre, Mercedes Carrascal, era argentina. Instalada la familia luego en Niteroi, Río de Janeiro, Boechat tuvo una extensa trayectoria profesional iniciada en 1970 y ya en las últimas décadas se convirtió en uno de los periodistas más respetados de Brasil. Pasó por diversos medios impresos, radiales y televisivos. Actualmente, se desempeñaba como presentador del noticiero central de Bandeirantes, el Jornal da Band, además de conducir el programa radial A Notícia, por BandNews FM, y escribía también una columna semanal en la revista Istoé.

A través de un comunicado del Palacio del Planalto, el presidente Jair Bolsonaro lamentó la muerte de Boechat. "El país pierde a uno de sus principales profesionales de la prensa brasileña. Sentiremos la falta de su destacado trabajo para informar a la población, luego de que ejerció su actividad por más de cuatro décadas con dedicación y entusiasmo", señaló el mandatario, mientras se multiplicaban las expresiones de pésame de amigos, periodistas, políticos y artistas.

Ganador de numerosos premios y dueño de un inquebrantable sentido del humor, Boechat uno de los periodistas más admirados y queridos por sus colegas. Había pasado por las redacciones de los diarios O Globo, O Estado de S. Paulo, O Dia y Jornal do Brasil, así como por la TV Globo, y en todos esos sitios guardaba entrañables amigos. Su compañero del noticiero José Luiz Datena, fue el encargado de dar la noticia sobre el accidente y la muerte de Boechat, a quien calificó de "una persona especial y uno de los mayores periodistas de Brasil".

Esta misma mañana, en la radio, Boechat dedicó un amplio espacio a la sucesión de tragedias que ocurrieron en el país en las últimas semanas: desde el colapso de la represa de desechos mineros en Brumadinho, que dejó 157 muertos confirmados y 182 desaparecidos, hasta el incendio en el centro de entrenamiento del club futbolístico Flamengo, en Río de Janeiro, en el que perdieron la vida 10 jugadores adolescentes, pasando por el fuerte temporal de la semana pasada también en Río, que provocó la muerte de siete personas en deslizamientos de tierra.

Ricardo Boechat (centro) modera un debate entre el entonces presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, derecha, y el candidato presidencial demócrata social Geraldo Alckmin, en 2006
Ricardo Boechat (centro) modera un debate entre el entonces presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, derecha, y el candidato presidencial demócrata social Geraldo Alckmin, en 2006 Fuente: AP

Tras su programa radial, Boechat había ido en helicóptero hasta la ciudad paulista de Campinas, 100 kms al noroeste de la capital estatal, para participar de una conferencia a invitación de la empresa farmacéutica Libbs, que fletó la aeronave. El accidente ocurrió cuando regresaba a San Pablo para aterrizar en el helipuerto de la cadena Band, en el barrio de Morumbí, al sur de la ciudad.

Por razones aún desconocidas, el helicóptero en el que viajaba, un Bell 206 fabricado en 1975, se desplomó sobre la autopista Anhanguera, a la altura del anillo circunvalar paulistana Mario Covas. En su caída, en un intento por aterrizar sobre la ruta, la parte trasera de la aeronave golpeó contra la cabina de un camión, cuyo conductor sufrió heridas menores y fue socorrido con rapidez. En cambio, el helicóptero estalló en llamas.

Según reveló esta tarde la Agencia Nacional de Aviación Civil, la empresa contratada para el transporte, RQ, propiedad del piloto fallecido -Ronaldo Quatrrucci, de 56 años-, no tenía permiso para llevar pasajeros como táxi aéreo. Solo estaba autorizada a prestar servicios de fotografía y filmaciones aéreas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.