El atacante de Niza recorrió en dos días la zona para planear la masacre y pidió armas por SMS