Para las agencias norteamericanas, una mina de oro de información

El ex juez podría aportar datos clave sobre conexiones entre el narcotráfico, los militares y el gobierno
Antonio Delgado
Jay Weaver
(0)
20 de abril de 2012  

MIAMI.- Un ex magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela enviado por agentes federales hacia Estados Unidos luce como un valioso tesoro de información para las autoridades norteamericanas que investigan los estrechos vínculos entre la cocaína, los sobornos y la corrupción en el gobierno de Hugo Chávez.

Eladio Aponte -que se encontraba en la clandestinidad hasta que apareció el martes pasado en Washington, luego de volar desde Costa Rica- colabora ahora con la agencia antidrogas norteamericana (DEA, por sus siglas en inglés).

Algunos expertos consideraron que su información brindará un invaluable panorama de la conexión entre el narcotráfico, la cúpula militar y altos funcionarios del gobierno venezolano. "Trae suficiente información para demostrar que Venezuela fue transformada en un narco-Estado", comentó Johan Peña, ex comisario de la Dirección Nacional de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).

"Conoce todos los delitos que están siendo cometidos por altos funcionarios del gobierno en Venezuela. Formaba parte de esa estructura judicial que utilizaba Chávez para tener a todo el mundo en jaque", agregó Peña, que vive exiliado en Miami.

El abogado David Weinstein, de Miami, ex jefe de la división de narcóticos de la Oficina del Secretario de Justicia de Estados Unidos, afirmó que Aponte era "una mina de oro" que sería valiosa para diversas agencias del gobierno norteamericano que investigan el tráfico de drogas, el lavado de dinero y el narcoterrorismo en Colombia, Venezuela y otros países de América del Sur.

"Tiene mayor brillo en virtud de su posición. [?] Cuanto más limpio está el testigo, más creíble es cuando está en el banquillo", dijo Weinstein.

"El valor [de Aponte] es que era alguien muy del interior del gobierno de Venezuela. El sabe quiénes en el gobierno estuvieron involucrados, cuán involucrados estuvieron y cuándo se involucraron", agregó el abogado.

Thomas Raffanello, ex jefe de la DEA en Miami que investigó al convicto ex dictador panameño Manuel Noriega, coincidió con la valoración de Aponte. "No es que traen a otra figura de un cartel de las drogas -señaló-. Traen a un juez de otro país."

"Está dentro del círculo de personas con credibilidad y conocimiento. Sería un testigo de primera clase, portador de una gran información", agregó Raffanello.

De acuerdo con fuentes familiarizadas con el privilegiado conocimiento de Aponte, el ex magistrado del Tribunal Supremo está señalando que el general Henry Rangel Silva, el recién nombrado ministro de Defensa venezolano, ha colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el tráfico de drogas.

Aponte también señaló al general Cliver Alcalá, otra figura militar sancionada por Washington por la presunta creación de un comercio de drogas a cambio de armas con esa guerrilla, aseguraron las fuentes.

El ex magistrado también señaló a uno de los más cercanos aliados de Chávez, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional.

Aponte fue retirado del Poder Judicial venezolano el mes pasado, después de que aparecieran evidencias de que asistió a Walid Makled, acusado de narcotráfico, dándole una credencial falsa que decía que era un miembro de su personal y que le permitía moverse con seguridad por todo el país.

Aponte tuvo una vez a su cargo la designación de jueces en los estados fronterizos de Venezuela con Colombia, donde Makled y otros traficantes arreglaron el transporte de cargas de cocaína, desde pistas de aterrizaje clandestinas a lugares de América Central, México y el Caribe.

Cargos

Makled, un venezolano que fue acusado por cargos de tráfico de drogas en Nueva York en 2010, fue arrestado en Colombia ese año.

Después de su detención, dio entrevistas televisadas en las que dijo que había repartido millones de dólares a funcionarios del gobierno, el ejército y la policía de Venezuela para proteger sus envíos de cocaína.

Aunque el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó su extradición, los colombianos devolvieron a Makled al gobierno venezolano. Ahora, Makled está siendo juzgado allí por cargos de narcotráfico.

Su abogado en Miami, Robert Abreu, declaró que Makled podría ser absuelto en Venezuela y evitar la extradición a Estados Unidos.

Abreu indicó que el ex juez Aponte parece validar las "sensacionales" declaraciones hechas por su cliente después de su arresto en 2010. También señaló que Aponte podría desempeñar un papel mucho más importante en ayudar a las autoridades estadounidenses en investigaciones sobre funcionarios venezolanos vinculados al tráfico de drogas de ese país.

"El podría ser más valioso que mi cliente, porque él viene limpio", comentó Abreu. "No tiene una acusación de tráfico de drogas encima de él", agregó.

La DEA en la región

  • Bolivia. En 2008, Evo Morales suspendió todas las actividades de la DEA en territorio boliviano porque, según el presidente, personal de la agencia norteamericana había apoyado actividades para llevar a cabo un golpe de Estado contra su gobierno; la suspensión aún se mantiene.
  • Venezuela. Cortó en 2005 las relaciones con EE.UU. en la lucha contra el narcotráfico porque sus agentes, según denunció en aquel momento Hugo Chávez, efectuaban "infiltraciones de inteligencia que amenazaban la seguridad y defensa del país"; poco antes, Caracas había acusado a la DEA de establecer lazos con narcotraficantes.
  • México. La DEA contribuyó con la desarticulación de carteles del narcotráfico en México a través de infiltrados en esos grupos, pese a que las autoridades mexicanas desconocen la forma en la que la agencia opera y sus fuentes de información.
  • La Argentina. En marzo pasado, por primera vez en diez años el informe antidrogas del Departamento de Estado norteamericano incluyó fuertes críticas al país, con quejas por las trabas para el trabajo de la DEA.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.