¿Qué pasó con Ray Rivera?: la misteriosa muerte del recién casado que apareció sin vida en un hotel

Ray Rivera, un recién casado de 32 años, murió en un misterioso episodio
Ray Rivera, un recién casado de 32 años, murió en un misterioso episodio Crédito: Enquire
(0)
8 de julio de 2020  • 09:00

Ray Rivera llevaba seis días desaparecido. El recién casado de 32 años fue visto por última vez con vida el 16 de mayo de 2006, antes de que su cuerpo fuera encontrado en una habitación abandonada en el anexo del segundo piso del Hotel Belvedere en Baltimore, pero el motivo para explicar su muerte es aún un misterio.

"No se por qué desapareció. Sigo diciendo: tiene que haber algo más ", cuenta Allison, la esposa de Rivera en el primer capítulo Mystery on the Rooftop ( Misterio en la Terraza ) de la serie Unsolved Mysteries ( Misterios sin resolver ), que se emite por Netflix .

Tráiler de "Unsolved Mysteries" - Fuente: Netflix

01:36
Video

Rivera y su esposa Allison se habían casado hacía seis meses y se mudaron recientemente a Baltimore para que él pudiera comenzar con un trabajo para la compañía financiera de su amigo, Porter Stansberry. El 16 de mayo, después de que Allison se fue de la casa por un viaje de negocios, Rivera desapareció.

Un amigo que se alojaba en la vivienda le contó a Allison que Ray había salido de la casa de forma apresurada tras recibir una llamada telefónica y no había regresado. La familia de Rivera comenzó una puntillosa búsqueda y días después, encontraron el auto de Ray en un estacionamiento del centro de la ciudad. Seis días más tarde, Rivera fue encontrado muerto en una sala de reuniones del segundo piso sin usar en el Hotel Belvedere, en Baltimore, Marlyand.

Una vez encontrado el cuerpo, se desplegaron distintas líneas de investigación para intentar responder al móvil que habría motivado esa muerte. La primera de las hipótesis sostuvo que Rivera murió a causa de un suicidio. Según esa posibilidad, Rivera habría atravesado el techo de la habitación donde fue encontrado y saltó al vacío. Sin embargo, en el episodio, sus familiares insistieron en que Rivera no tenía ningún trastorno de salud mental.

Además, algunos detalles tampoco pudieron explicarse. Por ejemplo, no hubo ningún testigo que viera a Rivera, que medía 1,98 metros de altura, entrar en el hotel esa noche, ni apareció en las cámaras del hotel debido a un supuesto error técnico, sumado a que no se pudo comprender por qué sus anteojos y su teléfono celular estaban intactos.

La escena derivó en tres posibles lugares desde los que se habría producido el "salto": el techo, el estacionamiento y la repisa del piso 11, pero sobre los dos primeros no se pudo encontrar coherencia por la altura o la distancia con respecto al lugar donde cayó. En tanto, la teoría del piso 11 solo sería posible si Rivera pasara por una habitación u oficina ya que ninguno de los pasillos conducía a esa repisa y nadie dijo haberlo visto por allí.

Maniobra financiera

Otra misteriosa situación tiene que ver con una nota que apareció pegada detrás de la computadora de Rivera desde el día que desapareció. El escrito llevaba una letra pequeña y no tenía sentido, y llegó a pensarse que tenía que ver con un movimiento vinculado a la masonería.

La última de las líneas de investigación tiene que ver con la participación de su amigo, Porter Stansberry, quien decidió no pronunciarse sobre el caso, prohibió a los empleados de la empresa hablar con la policía o los medios de comunicación y se negó a cooperar con la investigación. Por eso, se especuló con la posibilidad de que la muerte estuviera vinculada a alguna maniobra financiera que podría haber generado un conflicto en la empresa de Stansberry, que ya estaba bajo investigación, y que tendría a Rivera como implicado.

La policía no identificó a ningún sospechoso de la muerte de Rivera y lo calificó de suicidio, pero su familia no cree que se haya quitado la vida. "Mi esperanza es que haya alguien allí que sepa la verdad", dice Allison, que aún no puede comprender por qué murió su marido.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.