Ricos y alocados: la vida de los hijos del poder irrita a Irán en tiempos de sanciones

Los Nenes Ricos de Teherán RKOT, en su cuenta de Instagram
Los Nenes Ricos de Teherán RKOT, en su cuenta de Instagram Crédito: Instagram
Erin Cunningham
(0)
15 de enero de 2019  • 16:09

ESTAMBUL.- En los últimos meses, a medida que las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos empezaron a ahogar la economía de Irán , el estilo de vida de los jóvenes iraníes de las clases privilegiadas –costosas vacaciones, fiestas glamorosas, disponibilidad de efectivo y acceso a puestos de trabajo– generó una ola de indignación en la opinión pública.

Los jóvenes de la élite, alguno de ellos vinculados al gobierno, ostentan su riqueza en Instagram y por las calles de Teherán, la capital, exhibiendo su ropa de diseño, sus autos de alta gama y sus vacaciones en lujosos resorts.

Esos jóvenes consiguen puestos en el Estado, obtienen jugosas becas y viajan con facilidad. Hasta la nieta del líder de la Revolución Iraní, el ayatolá Ruhollah Khomeini, fue fotografiada el año pasado en Londres luciendo una cartera de 3800 dólares, aunque algunos especulan que era falsa.

Pero con el aumento de los precios y el enflaquecimiento de los bolsillos, son pocos los iraníes que pueden permitirse esos lujos, y la gente empezó a criticar públicamente la desigualdad y la cultura del nepotismo que, según ellos, favorecen a los "aghazadeh", los hijos "de noble cuna" de la élite.

El mes pasado y apenas dos días después de su nombramiento, Kambiz Mehdizadeh, yerno del presidente Hassan Rouhani, se vio obligado a renunciar como director de la Encuesta Geológica de Irán, en medio críticas públicas y acusaciones de amiguismo en las redes sociales. Mehdizadeh tiene 33 años y ya había trabajado en el Ministerio del Petróleo, pero para muchos iraníes, su relación con Rouhani era prueba suficiente de favoritismo.

La ola de indignación actual se suma a la campaña lanzada por los iraníes hace seis meses en las redes sociales, para exigir que los políticos expliciten públicamente los privilegios de los que gozan sus hijos por influencia del gobierno.

"Gracias a Dios, después de mi misión ante Naciones Unidas, mis hijos han regresado a Irán y están trabajando y viviendo con sus familias en Teherán", habría dicho el ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, según publicó en agosto el diario Donya-e-Eqtesad.

Ver esta publicación en Instagram

?????? ???? ?? ???? ?? ?? ??????? [R][R]

Una publicación compartida de Sasha Sobhani (@sasha_sobhani) el

Para la misma época, sin embargo, un clérigo conservador muy popular llamado Mahdi Sadrossadati fustigó por Instagram a Rasoul Tolouei, hijo de un comandante retirado de la Guardia Revolucionaria, por haber posteado fotos del tigre que tiene por mascota y del fastuoso festejo que organizó para su hija de 2 años.

"¡Nadie de 25 años se hace tan rico por su cuenta!", disparó el clérigo por Instagram. "La gente no tiene para los pañales, ¿y este en qué país vive?"

La economía de Irán cruje por todas partes, y la que sufre es la gente común.

El desempleo es alto, el desabastecimiento es feroz, y la moneda iraní, el rial, perdió más de la mitad de su valor en el último año.

Ver esta publicación en Instagram

Last min #xmas shopping ?? #RKOT #StreetStyle

Una publicación compartida de RICH KIDS OF TEHRAN (@therichkidsoftehran) el

Las sanciones económicas contra Irán que Estados Unidos reimpuso en noviembre golpearon fuertemente al sector petrolero y bancario, y paralizaron el comercio exterior iraní. Las sanciones llegaron tras la decisión del gobierno de Trump de abandonar el pacto nuclear acordado por Irán con las potencias mundiales en 2015. El acuerdo ponía freno al programa nuclear de Irán a cambio del levantamiento parcial de las sanciones.

Pero en Irán la desigualdad viene creciendo desde mucho antes del regreso de las sanciones, resultado de años de políticas de austeridad, según Djavad Salehi-Isfahani, profesor de economía de la Universidad Tecnológica de Virginia.

"En Irán, el sistema económico no trata igual al que está en la base de la pirámide que al arriba de todo", escribió el académico en su blog sobre economía iraní.

Según Reza Akbari, investigador de política iraní para el Instituto Guerra y Paz, las penurias económicas han alimentado "un extraordinario resentimiento contra la corrupción, el nepotismo, y los jóvenes privilegiados, que parecen inmunes al descalabro que vive el país".

Mientras que en el pasado la clase gobernante de Irán mantenía su opulento estilo de vida en reserva, la élite actual fanfarronea sin tapujos de su riqueza en los medios y las redes sociales.

Sasha Sobhani, hijo de un diplomático, basureó a su medio millón de seguidores de Instagram con sus posts desde las islas griegas, o a bordo de yates regados de champagne. "¡Sigan envidiándome!", había escrito en un post que luego borró.

La cuenta de Instagram impúdicamente llamada "Nenes Ricos de Teherán" (RKOT, en inglés https://www.instagram.com/therichkidsoftehran/ ) es una crónica de las vidas de los jóvenes más top del país, con imágenes de sus estridentes fiestas con pileta, sus exclusivas cenas y lugares de retiro en las montañas.

Un video posteado el año pasado, mientras se sucedían las protestas por la carestía de la vida, mostraba a los jóvenes de la élite en medio de una fiesta y a bordo de aviones privados, y una lluvia de dólares sobreimpuesta sobre esas imágenes. Otros videos mostraban a jóvenes en bikini tomando cerveza junto a una pileta, y en uno podía verse a alguien acariciando a un guepardo mascota.

Al pie del video podía leerse "Esto es RKOT", la sigla de Rich Kids of Teheran, los "nenes ricos de Teherán". Y seguía: "Si sos un resentido político, rajá de acá como un pedo".

Este mes, otro post mostraba fotos de dos lujosísimos autos, entre ellos, una todoterreno Mercedes-Benz Clase G. "El precio de estas ruedas en Teherán te volaría la cabeza", decía el pie de foto.

Ver esta publicación en Instagram

???? ???? ????? #??_??_??????? [R][R] [R]

Una publicación compartida de Sasha Sobhani (@sasha_sobhani) el

El investigador Akbari señala que "los ricos muestran sus vidas y alardean de su buena fortuna por todas partes en internet… y es presenciado por las masas". Y agrega: "El gobierno es ciertamente sensible a las críticas y sabe que no puede quedarse callado ante la indignación popular".

Los "aghazadeh" de Irán, un término originalmente acuñado para referirse a los jóvenes ricos e influyentes, surgieron en la década de 1990, cuando los hijos de los líderes de la revolución ascendieron gracias a sus vínculos familiares.

"Utilizaban su posición dentro de la jerarquía, su acceso a información privilegiada y su lugar de preferencia para acumular riqueza y status", escribió Suzanne Maloney, subdirectora del programa de política internacional de la Brookings Institution, en su libro Política Económica de Irán desde la Revolución. Ese nepotismo, dice Maloney, "hizo que esa influencia se replicara en las siguientes generaciones".

En 2017, el hijo del importante político reformista Mohammad Reza Aref desató un huracán al atribuir su éxito en la vida a sus "buenos genes", e inspiró un hashtag que se viralizó y que aún se usa para ridiculizar a las clases altas.

En noviembre, cuando su padre alentó por Twitter a los iraníes a trabajar duro y estar unido para enfrentar las nuevas sanciones norteamericanas, un abogado le contestó que lo primero que debían hacer los iraníes era "deshacerse de los #buenosgenes".

En plena controversia por el nombramiento del yerno de Rouhani, otro iraní criticó por Twitter al ministro que habilitó el ascenso.

"Parece que le importa más complacer a los de #buenosgenes que recurrir a expertos que saben del tema", decía su post.

Pero según los iraníes, esa cultura amiguista está tan extendida que prácticamente no se puede resolver ningún problema de la vida cotidiana, laboral o educativa, si no se tiene algún contacto influyente en el gobierno o en algún otro lado. Desde las oportunidades de negocios hasta el mercado inmobiliario, las artes y la cultura, en todas esas áreas quienes salen ganando o tienen prioridad son casi siempre los que tienen algún contacto con poder.

En la industria del espectáculo, por ejemplo, "los contactos siempre forman parte del acuerdo", dice un guionista de la televisión iraní que prefirió no revelar su nombre para expresarse libremente sobre su profesión.

"Los proyectos se los reparten los que tienen contactos, y eso siempre se supo", dice. "La gente recién se enoja cuando le dan un trabajo a alguien que no tiene ni experiencia ni la menor formación."

The Washington Post

(Traducción de Jaime Arrambide)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.