SOS bebés: los países nórdicos se desesperan por la baja natalidad

Fuente: Archivo
(0)
17 de enero de 2019  • 12:49

OSLO.- ¡Noruega necesita más niños! La ministra noruega puso el foco en un problema grave: cada vez nacen menos niños en el norte de Europa.

Un territorio característico por su alta fertilidad en el Viejo Continente, la región nórdica está ahora afectada por una bajada de la tasa de natalidad. Un fenómeno que amenaza a su preciado modelo social, vertebrado por la solidaridad entre generaciones.

"En las próximas décadas, tendremos problemas con este modelo", advirtió la primera ministra de Noruega Erna Solberg en su discurso de Año Nuevo. "Habrá menos jóvenes para soportar el peso, cada vez más pesado, del Estado del bienestar".

Tanto en Noruega como en Finlandia o en Islandia, la fecundidad cayó a su mínimo histórico en 2017, con entre 1,49 y 1,71 hijos por mujer. Unos años antes, esa tasa rozaba el nivel requerido (2,1) para que se renueven las generaciones.

"En todos los países nórdicos, las tasa de fecundidad empezó a bajar en los años que siguieron a la crisis financiera de 2008", señaló Trude LappegÃ¥rd, socióloga en la universidad de Oslo. "Hoy, la crisis financiera ha terminado pero [la tasa de fertilidad] sigue bajando".

De Copenhague a Cabo Norte, de Helsinki a Reikiavik, la demografía parece constante: las familias son cada vez menos numerosas y las mujeres esperan más tiempo antes de quedarse embarazadas por primera vez.

No hay una única razón que explique la tendencia, pero la incertidumbre económica y la subida del precio de la vivienda tienen algo que ver.

A largo plazo, esto implicará menos activos en esas sociedades envejecidas que puedan asegurar la financiación de las generosas prestaciones sociales. Especialmente, los largos permisos de paternidad o maternidad, que pueden durar hasta 480 días, como ocurre en Suecia .

¿Recompensar a las madres?

El diagnóstico y la receta cambian según los expertos.

En Noruega, un economista preocupado por los efectos de la desaceleración demográfica en el crecimiento, sugiere dar una especie de cheque de 500.000 coronas (50.000 euros) a las mujeres por cada nacimiento que recibirían cuando se jubilen. Algunos municipios finlandeses ya echaron mano a las cajas para estimular los nacimientos.

"El número de adultos sin niños aumenta rápidamente y el de las mujeres con tres, cuatro o más, baja. Un retroceso así es inédito en la Finlandia moderna", subrayó Anna Rotkirch, socióloga de una organización que trabaja con familias.

En Dinamarca , Copenhague decidió dirigirse a los hombres, que suelen tener menos apuro que sus parejas por tener niños, con una campaña sobre la degradación de la calidad del esperma ligada a la vejez.

El aporte de la inmigración

En este contexto, la inmigración puede suponer una solución o una amenaza, según los distintos puntos de vista.

Aunque Suecia no escape a la tendencia a la baja, presenta una fecundidad todavía relativamente alta respecto a la escala europea. Es la segunda de la UE por detrás de Francia, con 1,85 hijos por mujer en 2016.

Con una larga tradición de país de acogida, Suecia le debe gran parte de su alta tasa de natalidad a los inmigrantes, que en general tienen más hijos que la media, un fenómeno que se transmite de generación en generación.

Con 2,6 hijos por mujer en los últimos años, Aneby, una pequeña localidad del sur, es uno de los pueblos más dinámicos del país, gracias a las políticas de apertura hace dos décadas.

"Aneby recibió unos 225 eritreos a principios de los 1990 y, muy poco después, refugiados de los Balcanes. 1994 fue un récord en términos de demografía para el pueblo", explicó a la AFP Ola Gustafsson, responsable municipal.

Pero esta contribución por parte de las minorías también despierta temores.

El exministro de Justicia, el populista Per-Willy Amundsen, causó revuelo en Noruega al defender que se reduzcan los subsidios familiares después del tercer hijo. Y esto es, según él, para contener a los somalíes, que tienen "una producción de nacimientos" más elevada "que los noruegos de pura cepa".

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.