Todo apunta a la niebla como causante del accidente de helicóptero en el que murió Kobe Bryant

La niebla era muy densa en el momento de la caída
La niebla era muy densa en el momento de la caída Crédito: @LASDHQ
(0)
27 de enero de 2020  • 12:20

Kobe Bryant, leyenda del básquet, murió ayer en un accidente de helicóptero en las inmediaciones de Los Angeles. Una desaparición cuyas circunstancias están por determinar, pero que ha provocado una ola de emoción mundial que va más allá del deporte.

El accidente se produjo el domingo por la mañana, un poco antes de las 10 AM local, en las colinas escarpadas de Calabasas, al noroeste de Los Angeles.

Las causas del accidente todavía no se conocen. Según las primeras informaciones, una densa niebla dificultaba la visión en la zona en el momento del drama. Según el Daily Mail, las primeras dificultades en el vuelo aparecieron cuando el helicóptero sobrevolaba el zoo de Los Angeles: El piloto habría sido advertido de que volaba muy bajo.

Unos minutos más tarde, el helicóptero choca con una colina de unos 520 metros, antes de arder. La NTSB, agencia estadounidense encargada de la seguridad en el transporte, anunció que ha enviado a California a un equipo de 18 personas para participar en la investigación.

Consultada por la agancia AFP, la policía de Los Angeles (LAPD) señaló que la falta de visibilidad era tal que sus propios helicópteros no habían volado hasta que por la tarde el cielo se abrió.

¿Quiénes viajaban?

El helicóptero transportaba en total a 9 personas. Ninguna sobrevivió. Además del piloto y Bryant, su hija Gianna, de 13 años. Ya promesa del básquetbol femenina, la niña viajaba con su padre a un torneo en el momento del accidente.

Según varios medios, dos compañeras de equipo y tres padres también estaban a bordo. La última víctima sería la entrenadora de las niñas.

Las reacciones

Una ola de emoción a nivel mundial que ha superado los límites del deporte. "¡Es una terrible noticia!", señaló el presidente estadounidense Donald Trump, seguido por su predecesor en la Casa Blanca Barack Obama, gran aficionado al básquet.

Michael Jordan, la leyenda a la que Bryant siempre se quiso parecer, Shaquille O'Neal, con el que ganó sus tres primeros anillos con los Lakers, o el pivot español Pau Gasol, con el que consiguió los otros dos. Es difícil encontrar a alguna personalidad del deporte que no haya reaccionado a la muerte del exjugador.

Lebron James, su rival en las pistas de la NBA y compañero en la selección estadounidense, recibió la noticia al bajar de un avión en el aeropuerto de Los Angeles. Las imágenes de las lágrimas del sucesor de Bryant en los Lakers han dado la vuelta al mundo.

En el fútbol, la estrella brasileña Neymar celebró el domingo su segundo gol al Lille haciendo el 24 -segundo dorsal de Bryant tras el 8- con los dedos.

El Abierto de Australia también rindió homenaje al alero. Nick Kyrgios hizo el calentamiento con la mítica camiseta dorada de Kobe Bryant antes de jugar el partido estrella del día contra Rafael Nadal.

"Escuché la noticia al levantarme esta mañana, es muy triste, es uno de los más grandes deportistas de la historia. Merece un aplauso", dijo el español tras el partido, luciendo una gorra negra de los Lakers.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.