Tracción a sangre: insólito pedido del régimen cubano por la crisis energética

Las autoridades de Cuba han instado esta semana a potenciar la "tracción animal" para combatir la crisis de combustible
Las autoridades de Cuba han instado esta semana a potenciar la "tracción animal" para combatir la crisis de combustible Fuente: Reuters
(0)
20 de septiembre de 2019  • 10:42

LA HABANA.- Durante la noche de miércoles, Ernesto Mirabal prácticamente no durmió: este taxista cubano tuvo que hacer una cola de casi cinco horas en una estación de servicio, en momentos en que la falta de combustible fuerza a la isla socialista a vivir en cámara lenta.

"Llegué sobre las 11 y pico de la noche y eché nafta a las 4 de la mañana, porque a las 7 tenía servicio", cuenta Mirabal, de 48 años. De lo contrario, habría tenido que dedicarle su día de trabajo a cargar combustible.

"Ahora tengo nafta para hoy y mañana, pero pasado mañana tengo que volver a la odisea", añade, y destaca que entre sus colegas reina un ambiente "de mucho estrés y mucha incertidumbre".

Pero el gobierno lanzó una insólita solución para el problema de Mirabal y el resto de los habitantes de la isla: la tracción a sangre.

Las autoridades de Cuba han instado esta semana a potenciar el uso de caballos, bueyes y otros animales en el transporte y la agricultura, para combatir grave crisis energética en el país.

Las autoridades de Cuba han instado esta semana a potenciar la "tracción animal" para combatir la crisis de combustible
Las autoridades de Cuba han instado esta semana a potenciar la "tracción animal" para combatir la crisis de combustible Fuente: Reuters

José Ramón Machado Ventura, número dos del Partido Comunista de Cuba y mano derecha del expresidente y líder del partido Raúl Castro, defendió ayer "la variante insoslayable de la tracción animal" para garantizar la producción agrícola y aliviar los efectos del déficit energético, informó el diario estatal Granma.

Desde que el presidente Miguel Díaz-Canel pidió el 11 de septiembre "austeridad y ahorro" de combustible, debido a las sanciones de Estados Unidos contra las navieras que transportan el petróleo venezolano, vientos de pánico soplan para un sector de la población que corrió a abastecerse de carburantes.

Venezuela es el principal aliado político y proveedor de crudo a la isla.

En Cuba, que conectó el 3G (internet móvil) en diciembre, las redes sociales están funcionando a toda máquina durante esta crisis, que las autoridades califican de "coyuntural".

La gente hace largas filas para conseguir combustible en La Habana, Cuba
La gente hace largas filas para conseguir combustible en La Habana, Cuba Fuente: AFP

Otras medidas drásticas de ahorro

Las imágenes de filas interminables en las estaciones de servicio se multiplican en Twitter y Facebook, y se crearon grupos de Whatsapp en torno a la pregunta de moda: "¿Dónde hay combustible?"

Las drásticas medidas de ahorro implementadas en los últimos días hacen a muchos cubanos evocar los días oscuros del Periodo Especial, la grave crisis económica de los años 90, tras la caída de la URSS, principal sostén financiero y energético de la isla.

Algunas de estas medidas son idénticas a las que se tomaron hace 25 años: el transporte público se redujo al mínimo, mientras agentes de la policía detienen a todos los autos estatales para obligarlos a llevar pasajeros.

En los campos de caña de azúcar, principal producto de exportación de Cuba, miles de bueyes reemplazarán a las máquinas.

En las empresas y administraciones públicas se reducen horarios, está prohibido encender los equipos de climatización y hay cortes de electricidad en algunas horas del día. Algunos empleados están en paro técnico y otros trabajan desde sus casas.

Asimismo, se redujo la frecuencia de recolección de basura en las calles de La Habana, situación que complica la lucha contra el dengue, según reconoció el Ministerio de Salud.

Pánico

Para el economista Omar Everleny, la situación de pánico por el combustible tiene una explicación simple: "Las personas piensan que se va a complicar después más, a pesar de lo que están diciendo las autoridades", que prometieron una vuelta a la normalidad en octubre.

"La gente piensa que se va a acabar y entonces todo el mundo está tratando de acaparar el mayor combustible posible", añade Everleny.

Largas filas para cargar combustible en La Habana, Cuba
Largas filas para cargar combustible en La Habana, Cuba Fuente: AFP

En las estaciones de servicio, muchos conductores se reabastecen y llenan bidones de combustible, a pesar de los carteles que prohíben esta práctica. "Si vas a hacer una cola de tres cuadras, vas a comprar cuatro, cinco veces lo que comprabas antes", explica el economista.

Frente a la crisis, el gobierno multiplica los mensajes tranquilizadores. Díaz-Canel pide "pensar como país", con reiterados llamados a la unidad.

"El imperialismo no nos amargará la vida ni nos quitará el sueño. Enfrentamos esta situación, sistematizamos medidas de ahorro, nos prepararemos, crecemos y venceremos", tuiteó ayer.

Sin embargo, el horizonte económico parece sombrío. "Si tienes paralizado el país, ¿de dónde vas a lograr el crecimiento?", se pregunta Everleny y recuerda que las cifras del turismo en el primer semestre mostraron un descenso de los visitantes europeos, a los que pronto se sumará la de los estadounidenses, que desde junio tienen prohibido viajar a la isla en cruceros.

Everleny considera que la escasez actual revela "una crisis de divisas" del país, incapaz de comprar petróleo fuera de Venezuela, donde tiene facilidades de pago a cambio del envío de miles de médicos.

Y respeto a la prometida vuelta a la normalidad en octubre, advierte que "es volver a un periodo de bajo crecimiento e incertidumbre".

Agencia AFP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.