¿Quién engañó a Roger Rabbit? 5 cosas que no sabías a 30 años del estreno

¿Quién engañó a Roger Rabbit?
¿Quién engañó a Roger Rabbit?
(0)
27 de junio de 2018  • 13:48

A 30 años de su estreno, el film ¿Quién engañó a Roger Rabbit? se mantiene como una película revolucionaria y atractiva, que logró unir los universos de Disney y Warner Bros. en una historia diferente. Fue una idea de Steven Spielberg , quien fue el productor ejecutivo de este homenaje a la era dorada de la animación estadounidense y al cine clásico de Hollywood

Estrenada en los Estados Unidos el 22 de junio de 1988, fue el film más costoso de la historia hasta ese momento, pero también uno de los más exitosos, manteniéndose en salas de cine por varios meses. Con un rodaje fuera de lo común, es una película llena de secretos. Aquí, cinco datos que quizás no sabías de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Rodar el film fue una verdadera hazaña

Rogger Rabit junto al actor Bob Hoskins
Rogger Rabit junto al actor Bob Hoskins

Sin la tecnología actual vinculada a la animación por computadora, el proceso de realizar el film fue una pesadilla. Cada escena debía ser descompuesta en imágenes fijas, en donde los ilustradores pintaban a mano cada personaje cuadro por cuadro y luego lo coloreaban mediante una impresora óptica. En el caso de escenas en las que personajes y dibujos animados interactuaban, se construyeron máquinas que realizaban los movimientos exactos -por ejemplo, cuando Roger Rabbit le alcanza al detective un puro- y luego se le pintó encima el personaje.

De este modo, se emplearon 326 animadores de jornada completa para lograr los 82.000 cuadros de la película. Según su director de animación, Richard Williams, se hicieron más de un millón de dibujos. Esto, por supuesto, se trasladó a los costos. El presupuesto del film superó los 70 millones de dólares, volviéndose la más cara de la década del 80 y, al momento de su estreno, la que tenía mayor cantidad de placas de créditos, por todos los que participaron del film.

El elenco original era muy distinto

Si bien hoy es difícil pensar en esta película sin Bob Hoskins, Robert Zemeckis y Steven Spielberg pensaron en otras opciones. En un comienzo soñaron con Harrison Ford , quien pidió demasiado dinero para el papel; y luego con Chevy Chase, a quien no le interesó el guion. Así, terminaron optando por Bill Murray para el rol principal, pero les fue imposible encontrarlo. El actor de Los Cazafantasmas asegura que jamás recibió ese ofrecimiento y que le hubiese encantado hacerlo.

Para el rol del juez Doom audicionó Tim Curry, pero su actuación fue tan atemorizante que los productores temieron que los niños no pudieran soportarla. En algún momento se coqueteó con la idea de que Terry Gilliam se sentara en la silla del director, pero cuando conoció el proyecto en profundidad se dio cuenta de que sería un verdadero lío de intereses cruzados y prefirió dar un paso al costado.

Roger y Jessica formaban una pareja muy especial

Jessica Rabbit, una bomba sensual en Roger Rabbit

01:50
Video

Son pocos los personajes originales de la trama, pero quedaron en la memoria colectiva. Roger Rabbit y Jessica Rabbit formaron una pareja dispareja que mostró que el humor es la clave de un gran amor.

En el caso del conejo, su voz era la del actor Charles Fleischer, quien estaba presente en el rodaje aunque no salía en cámara, para que sean más sencillas las interpretaciones. Jessica Rabbit, por su parte, estaba inspirada en Red, una femme fatal de un corto de Tex Avery, y por Rita Hayworth en la película Gilda. La voz original de la pelirroja era de Kathleen Turner y cuando cantaba, la doblaba Amy Irving, quien era esposa de Spielberg en ese entonces.

Conseguir los permisos fue un infierno

Mickey Mouse y Bugs Bunny, juntos en pantalla grande

00:44
Video

Como era de esperar, lograr que personajes de compañías rivales compartieran cartel fue un infierno de abogados, contratos, celos y permisos. Disney y Warner Brothers aceptaron ceder algunas de sus criaturas más famosas sólo si tenían exactamente el mismo destaque y el mismo tiempo en pantalla. Es por eso que el Ratón Mickey y Bugs Bunny están siempre juntos en la escena que comparten, al igual que la antológica pelea al piano entre el Pato Donald y el Pato Lucas.

El Pato Donald y el Pato Lucas, cara a cara

01:33
Video

Hubo algunas ausencias memorables

A pesar de los esfuerzos de Spielberg y su equipo, no fue posible contar con todo el catálogo de personajes que debían vivir en esa tierra fantástica de dibujos animados Las tres ausencias más notorias fueron el gato Tom; su eterno rival, el ratón Jerry; y el forzudo Popeye.

De todos modos, también hubo grandes sorpresas, como la aparición de Betty Boop en su glorioso blanco y negro con su voz original, de Mae Questel. Incluso, de alguna manera aparecen Los Simpson, a pesar de que la serie de la familia amarilla ni se había estrenado. Es que en una escena en la que el Juez Doom ataca a un pobre zapato, quien le pone la voz es una casi desconocida Nancy Cartwright, quien el año siguiente debutaría nada menos que como Bart Simpson.

Roger Rabbit debía morir en el final

Como en toda gran producción de Hollywood se escribieron varias versiones del guion, algunas de las cuales nunca vieron la luz. Entre ellas, se destaca una escena en la que se revela que el juez Doom es el responsable del asesinato de la mamá de Bambi y un final en el que Roger Rabbit muere sacrificándose por los suyos.

A Sting le encargaron hacer un tema para esa escena. The Lazarus Heart debía sonar al final, pero cuando cambiaron el cierre, la canción fue desechada y terminó en el disco Nothing Like the Sun del ex The Police.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.