Acoso virtual: Nati Jota y un profundo texto tras recibir un audio desagradable de un desconocido

Nati Jota fue victima de ciberacoso y generó una cataratas de reacciones al compartir su reflexión
Nati Jota fue victima de ciberacoso y generó una cataratas de reacciones al compartir su reflexión
(0)
30 de junio de 2020  • 16:51

"¿Te incomoda? Esto pasa todo el tiempo expresado en otras millones de formas. Ponelo otra vez. ¿Ahora entendés por qué estamos tan enojadas?", comenzó escribiendo Nati Jota luego de ser víctima de ciberacoso. La periodista compartió con sus millones de seguidores un desagradable audio que recibió en una de sus historias e invitó a la reflexión con una extensa catarsis de angustia.

La publicación fue concisa: una captura con el audio recibido y placas con su texto al respecto. En él, la periodista e influencer dijo que prefiere no decir su nombre ni publicar su usuario, porque no cree que una catarata de odio vaya a cambiar algo.

"El problema no es una persona que se llama Juan, Pepe o Lucas, sino que hay un montón que piensan así, que tienen esa concepción sobre nosotras, o sienten eso y se comunican así", resaltó en su descargo.

Recibió aplausos de sus seguidores por la valentía y por dejar en evidencia lo que viven las mujeres. Sin ánimos de polemizar la situación, Nati Jota reveló que encontró en la descarga una manera de hacer reflexionar a sus seguidores ante una situación que se repite.

Texto completo de Nati Jota

"¿Sabés por qué subo esto? Porque es horrible. Porque es incómodo. ¿Y sabés por qué es incómodo? Porque es demasiado real.

Pienso que por primera vez algunos no entienden al feminismo y por qué andamos con que 'machirulo esto' y 'machirulo lo otro'. Quizás se acerquen a lo que nos hacen y a lo que sentimos. Esto es solo una expresión de una manera de vernos y creer que pueden dirigirse a nosotras.

Es solo el modo de exteriorizar una concepción que tienen nuestra, de lo que somos, de lo que merecemos. Impresiona porque no solo son palabras, es un audio. Tiene un tono de voz que todavía evidencia más la impunidad de hablarnos así, El lugar en el que para ellos estamos, el grado de violencia, enojo y odio con nosotras, conmigo. ¿Por qué? ¿Qué hice? ¿Qué hicimos?

Escuchálo de vuelta. Yo no pude escucharlo más de dos veces. ¿Te incomoda? Esto pasa todo el tiempo expresado en otras millones de formas. Ponelo otra vez. ¿Ahora entendés por qué estamos tan enojadas?

Me dicen por ahí que lo escrache. Que lo nombre. Que diga quién es. Yo pienso: ¿de qué suma? ¿Él va a aprender porque le lleguen tres millones de puteadas? No. ¿Yo me voy a sentir mejor porque lo agredan? Tampoco. Elegí responderle pidiéndole por favor que reflexione. Tiene 21 años. Está a tiempo. Tengo esperanza. Además, pensé en su mamá, por ejemplo. La culpa o angustia que puede sentir por ese hijo que más que un hijo suyo es hijo del patriarcado.

Y si odiás este término también te cuento que es quien hace a estas personitas con estas pulsaciones hacia nosotras. Por eso, además, no lo nombro. Porque no me enojo. Me da pena y bronca. Y lo disocio de su nombre, de su persona, de sus 21 años. De si se llama Lucas, Juan o Ezequiel. Porque este pibe no es UN pibe. Hay muchos, miles. Es la sociedad enferma. Es una consecuencia de lo que todos también avalamos y vivimos tantos años, con putear a él no ganamos nada. No sirve. Prefiero armar este debate y ojalá curar, aunque sea, a un par más.

Ojalá escuchando este se despierte algún otro. Y ese otro despierte a otro. ¿Entendés por qué no hay que ser un machirulo? Escuchálo otra vez. ¿Odiás quedar generalizado en estos modelos de verga? Ponele play de vuelta. ¿Te da vergüenza? Dale otra vez. ¿Necesitás salir a gritar y aclarar que vos no sos así? No hace falta. Para la próxima que veas un destellito así en tu amigo Hernán o tu primo Fede, decile algo. O mostrale esto. Que incomoda tanto que ya no le querés dar play otra vez, ¿verdad? Hacelo, porque a las mujeres nos obligan a escucharlo y sentirlo a cada rato.

Y suena bruto, porque esta misma manera de vernos es la que tienen los que nos violan y nos matan. Te lo juro, no es exagerado. Listo, ahora te libero, no lo escuches más. Pero seguro te queda retumbando. Como a nosotras, las que seguimos. Y como cada nombre de la que ya no está."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.