Anne Hathaway supera su pasado y se gana la atención de los críticos

El jueves próximo se verá en la pantalla grande a la actriz en la comedia Guerra de novias y en abril se estrenará el film El casamiento de Raquel, por el cual fue nominada a los Oscar
El jueves próximo se verá en la pantalla grande a la actriz en la comedia Guerra de novias y en abril se estrenará el film El casamiento de Raquel, por el cual fue nominada a los Oscar
(0)
23 de febrero de 2009  • 14:35

WEST HOLLYWOOD - Anne Hathaway mira un artículo escrito sobre ella, de principios del año 2002, y no dice nada de inmediato, excepto: "¡Ay, Dios mío...".

La imagen de una Hathaway de 19 años, con remera suelta y jeans, y rodillas subidas hasta el pecho, sonríe desde la página, y luego contagia. Hathaway, finalmente comienza a reír.

"Es como una cápsula del tiempo", dice, leyendo la nota. "Todas esas cosas que se te olvidan surgen de repente de nuevo a la superficie."

En aquel entonces, se encontraba promocionando su poco visto drama religioso Al otro lado del cielo, que fue su primera película. Su gran oportunidad, en 2001, la comedia de Disney El diario de la princesa, se había estrenado un año antes. Ella era sólo una principiante entonces, diciendo cosas como: "Va a sonar cursi, pero me encanta actuar. Me encanta aprender sobre nuevos aspectos de mí misma a través de mis personajes".

"‘Hermosa, talentosa e inteligente’", recita Hathaway, citando una descripción particularmente superficial escrita por el reportero que está hoy entrevistándola. "Esto es increíble. Es muy divertido leer esto ahora."

Mucho ha cambiado en seis años. Su trabajo en el drama El casamiento de Raquel, donde interpreta a una joven con una trágica historia, quien se siente abandonada en medio de la felicidad de la boda de su hermana, la convirtió en candidata para mejor actriz en esta temporada de premios.

La película sobre Raquel es una de las cuatro prpducciones en las que estuvo trabajando en el período de un año. Además, de la exitosa nueva versión y parodia de El superagente 86, el poco exitoso thriller Passengers y la nueva comedia de venganzas Guerra de novias (una mirada muy diferente del matrimonio), que se estrena este jueves en la Argentina.

Otra película en la que recientemente trabajó tiene tantos efectos especiales que se estrenará en el año 2010: la versión de Tim Burton de Alicia en el País de las Maravillas, con Helena Bonham Carter como la Reina Roja, Johnny Depp como el Sombrerero y Hathaway como la Reina Blanca.

Pero los últimos 12 meses también le han traído infelicidad, especialmente debido a su novio desde hace cuatro años, el promotor inmobiliario Raffaello Follieri. En junio, fue acusado de estafar a inversores en un fraude vinculado con los bienes raíces y fue luego condenado a 4 años y medio de prisión.

El y Hathaway se habían separado poco antes de la detención y ella no fue acusada de ningún delito. Pero la vida de la actriz se alborotó por completo por las acciones de su novio, lo cual aumentó su dolor por el horrible fin de la relación más importante de su vida.

Hathaway dobla el viejo artículo que habla sobre ella y lo pone arriba de la mesa de mimbre, en el patio trasero de una tienda de West Hollywood llamada Dr. Tea´s Tea Garden and Herbal Emporium.

"Al leer eso, recuerdo esos jeans. Recuerdo quién era yo. Recuerdo la sensación de recién haber terminado Carnival", el espectáculo musical de Broadway del año 2002. "Uau. Dios mío". Mira una vez más el papel doblado. "A veces me imagino que he sido esta oscura y torturada alma toda mi vida, pero entonces miro hacia atrás y pienso... ¡de hecho estaba muy feliz!".

Hathaway se ríe de nuevo, y eso es algo de la chica de 26 años que aún parece torpemente juvenil -una voz chillona y encantadora, una explosiva risa que da vida al silencioso jardín de la casa de té.

Ella dice que le vino bien reír un par de veces este año. "Las Indigo Girls tienen una gran cita: ´Tienes que reírte de ti misma, porque te sacarías los ojos llorando si no lo hicieras´".

Eso no significa que no hubo mucho de la segunda parte, además.

Después de meses de mantener un perfil bajo, desgarrada por el escándalo, ella tomó el control en octubre, utilizando el programa Saturday Night Live.

En su monólogo inicial, como anfitriona del show, dijo: "Tuve un verano ocupado. Hice algunos viajes. Acabo de estrenar una nueva película. ... Ah, y me separé de mi novio italiano, y dos semanas después fue enviado a prisión por fraude. Es decir, todas hemos pasado por algo así. ¿No es cierto, chicas?". Fue algo sorprendentemente cómico teniendo en cuenta que fue alimentado por una tragedia personal. Y sorprendente para ella que lo dijera.

"Empecé a burlarme de la situación con mis amigos y mi familia y también hice que todos supieran que está bien luchar con eso", afirma. "Si puedo encontrar el humor en esto, eso significa que voy a estar bien. Si algo me pasa y no me puedo reír de eso, cuidado, ahí se va mi alma", comenta.

Agregó: "Aunque fue algo realmente horrible lo que pasé, no es lo peor que podría ocurrirle a una persona. En la historia de la humanidad, ni siquiera se aproxima."

Se encoge de hombros. Ella tomó todo como una lección de vida. "Pero estaba hablando con alguien el otro día y dije: ´Ha habido muchas lecciones, pero tal vez no he vivido lo suficiente´".

No todos los cambios que el incidente provocó fueron malos, señala. Por ejemplo, profundizó sus relaciones con familiares y amigos.

"Yo diría que este fue el año en el cual comencé a aprender a amar, en definitiva", dice Hathaway. "Mientras la vida continúa, me paso llorando todo el tiempo porque amo tanto a todos. Es profundo y glorioso y alteró mi vida."

"La gente que me conocía y que más me quería, como mis padres, siempre respetaron mi deseo de ser independiente. Pero no pude sobrevivir este año siendo independiente. Hay mérito en el estilo de vida de un ´lobo solitario´, ´yo lo hago solo´, ´hago lo que quiero´, pero creo que lo llevé demasiado lejos. Y me golpearon (mi trasero) este año de manera muy fuerte."

Besar un montón de ranas y príncipes

Respecto de futuras relaciones, ella naturalmente se mantiene cautelosa, pero conoció a algunos chicos buenos, quienes le hicieron "recuperar su fe en los hombres". Aunque el verdadero romance requiere más, añade.

"Hablé con alguien el otro día acerca de la idea de besar ranas", dice, riendo. "Te dicen que tienes que besar a muchas ranas antes de encontrar a un a príncipe. Aunque lo que no te dicen es que vas a besar a muchos príncipes también, pero ellos no van a ser tu príncipe. Encuentras a alguien fantástico, pero eso no significa que sea perfecto para ti."

Hace una pausa y agrega: "Por cierto, no soy la persona indicada con quien hablar sobre consejos para relaciones."

Hathaway impresiona como inusualmente reflexiva, pero un poco incierta, aunque eso puede ser una virtud.

"Hay una especie de calidad de alma vieja respecto de Annie. Pero no un alma vieja aburrida, como se utiliza la frase para alguien que es muy monótono a una edad temprana", relata Bill Irwin, quien actuó como su dulce padre en El casamiento de Raquel.

En su trabajo, dice Irwin, esta calidad la hace especialmente sensible (lo cual resulta una buena herramienta para alguien interesado en la precisión de la comedia y en el drama más íntimo de una película como El casamiento de Raquel o la tensa esposa de Jake Gyllenhaal, que niega la situación, en Secreto en la montaña).

"Esa fue una actuación inteligente. Y ella de hecho interpretó un personaje mayor a su verdadera edad", dice Irwin. "Esa fue una representación muy madura de ese papel."

"Como arrancarse una Curita"

Video

Al igual que el bromear sobre sus problemas personales le ayudó en la vida real, Guerra de novias ayudó a Hathaway a despejarse después de actuar como la psicológicamente torturada Kym, en El casamiento de Raquel. Ambas películas tienen que ver con bodas, pero las semejanzas terminan ahí.

"Fue como arrancar una Curita", dice. "Necesitaba trabajar muy, muy rápidamente y hacer un proyecto tan diferente como pudiera, así no caería en la tentación de compararlos."

Guerra de novias es una comedia para las chicas, sobre amigas-enemigas. Hathaway interpreta a Emma, una inocente maestra de escuela cuya mejor amiga de toda la vida es una muy rica abogada, Liv, interpretada por Kate Hudson. Ellas comienzan una campaña recíproca de recriminaciones y bromas crueles cuando ambas se niegan a cambiar la fecha de su boda, planeada para la misma fecha.

"Muchas mujeres planifican sus bodas desde niñas, y mi personaje lleva eso al siguiente nivel. Ella es una de las principales candidatas a ser una noviezilla*", dice Hathaway. Sin embargo, "estas chicas llegan a darse cuenta de lo que es realmente importante. A pesar de que inicialmente se trata de ganar, ella tiene que enfrentarse al hecho de que estuvo pensando en ser novia durante tanto tiempo que nunca se detuvo a pensar en lo que sería ser mujer".

Se ha dicho que ella y Hudson no se llevaron bien durante la filmación, pero Hathaway lo niega. "Eso me entristeció", señala. "Kate y yo nos llevamos tan bien, que eso fue lo extraño de los rumores. Creo que las historias sobre dos actrices que se odian simplemente venden mucho más, porque la prensa amarilla vive del placer originado por la desgracia ajena."

Hudson, quien también produjo Guerra de novias, bromea acerca de los chismes. "Es probablemente la misma razón por la cual se hizo esta película. El enfrentamiento entre mujeres es algo que la gente encuentra fascinante. Cuando, de hecho, con esta película, Annie y yo hacemos un guiño y demostramos que podemos reírnos de nosotras mismas."

"En cuanto a los chismes", añade, "se convirtió en una broma. Annie y yo, cuando empezamos, nos dijimos, ´¿Me pregunto cuándo surgirá el primer rumor de que nos peleamos en el estudio de filmación?´"

Ella reconoce que con Hathaway son "muy diferentes," incluso en su forma de trabajar, Hudson es más instintiva y Hathaway más estudiosa, pero insiste en que eso fue un "plus". "Mi personaje es bastante sencillo", comenta Hudson. "El suyo es más complicado en términos de su alcance. Y ella es el corazón de la película, donde mi personaje es sólo una loca de primera. Nosotros únicamente cruzamos los dedos y esperamos que Annie quisiera hacerlo."

Hathaway dice que se llevó bien con todas sus co-estrellas, entre ellas íconos como Julie Andrews, en El diario de la princesa, y Meryl Streep, en El diablo viste de Prada. En todo caso, dice Hathaway, ella ha sido quizás demasiado reservada. "Puedo ser vergonzosa hasta paralizarme", señala. "Pero me encuentro entrando en esta nueva fase en la que pienso, ‘Bueh, si se molestan conmigo, que me digan que están molestos. Confía en que eres una buena persona que no va a cruzar la línea.’"

"Creo que lo que mis personajes tienen en común es que son personas que de forma abierta o subconsciente ansían el crecimiento y la orientación. Creo que así soy yo, también. Me gusta mucho buscar maestros", dice.

¿Le piden consejos las actrices más jóvenes? "¡No! ¡Gracias a Dios!", responde. "¡No sabría qué decir!", agrega.

Hathaway tiene varias películas en desarrollo, pero nada sólido. Dice que no está segura sobre qué hacer a continuación y que desearía ser "una mejor estratega".

"Suena cursi, y creo que es lo que digo en ese, también", afirma, señalando su perfil del año 2002. "Al parecer, es mi frase. Pero, bueno, yo sigo mi corazón. Con el tiempo, formas una idea respecto de con quién vas a poder relajarte y trabajar."

Ella dice que se está familiarizando consigo misma. "Me siento mucho más presente con la gente, a diferencia de entonces, cuando estaba tan ansiosa. ‘Ay, Dios mío, ¿lo estoy haciendo bien? ¿Me darás un 10 en esta entrevista?’", pregunta, inclinándose hacia adelante sobre la mesa, fingiendo una necesidad extrema. "Por supuesto que la vida no es así. Finalmente, no existe una nota importante."

Por Anthony Breznican

(c) 2008, USA TODAY International. Dist. por Tribune Media Services International

Traducción de Angela Atadía de Borghetti.

N. del T.: "noviezilla", es la combinación de la palabra "novia" y "Godzilla", el monstruo japonés, para referirse a las novias que llegan a los extremos planificando su boda.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.