DeLorean. Narcos, estafas y un extravagante ingeniero: la historia detrás del icónico auto de Volver al Futuro

El icónico auto de Volver al futuro tiene su propia historia, la de un ingeniero brillante que terminó envuelto en una trama narco
El icónico auto de Volver al futuro tiene su propia historia, la de un ingeniero brillante que terminó envuelto en una trama narco
(0)
4 de julio de 2020  • 12:54

Al cumplirse los 35 años del estreno de Volver a futuro, los fanáticos de la trilogía repasaron las historias de todos los protagonistas. Quizás una de las más extravagantes es la que existe detrás del DeLorean, el icónico modelo de autos que se usó en los films que protagonizaron Michael J. Fox y Christopher Lloyd para viajar en el tiempo. De corta vida en el mercado, la historia de la empresa que los fabricó tuvo un decadente final que incluyó estafas y narcotráfico.

Cuando se estrenó la primera parte de la saga, el 3 de julio de 1985, el DeLorean DMC-12 ya formaba parte del grupo de ideas comerciales que habían fracasado. Su producción duró dos años y se fabricaron apenas 8000 unidades del rodado. Al momento del lanzamiento de Volver al futuro, de hecho, el auto llevaba ya tres años discontinuado. No por nada en la última entrega de la trilogía el auto es destrozado por un tren: fue una forma de representar el destino de la empresa que fundó John DeLorean.

La carrera del creador del DeLorean

John DeLorean era un ingeniero brillante y apasionado por los negocios que tenía la convicción de que el DeLorean iba a ser el mejor auto deportivo de la Historia. Sin embargo, para intentar que su proyecto triunfe, tomó algunas decisiones equivocadas y se metió en negocios ilegales. "John DeLorean tenía una de las opiniones más distorsionadas de lo correcto y lo incorrecto", sostuvo su abogado Howard Weitzman luego del fallecimiento del ingeniero en 2005:.

DeLorean nació en Detroit en 1925. Su papá trabajó en Ford y él siguió sus pasos, pero en la competencia: a principios de los 50 se incorporó a General Motors. Luego, se convirtió en el gerente general más joven en la historia de Pontiac y de Chevrolet. En 1972 ascendió a jefe de operaciones de automóviles y camiones para la región de General Motors.

Nunca terminó de sentirse cómodo en los entornos corporativos, por lo que en 1973 renunció a GM, obligado por la filtración de un documento en el que él hablaba en malos términos de la compañía. "No quería el trabajo de todos modos porque un puesto de alta gerencia consiste en sentarse en reuniones todo el día. Incluso con US$650.000 al año, si el trabajo no te satisface, haces otra cosa", dijo al New York Times después de renunciar.

DeLorean: un proyecto de "automóvil ético"

En 1975 John DeLorean fundó la DeLorean Motor Company en Detroit. El objetivo era crear un "automóvil ético", que fuera seguro, duradero y sostenible. El diseño estuvo a cargo de Giorgetto Giugiaro, diseñador italiano y creador de ItalDesign, que se basó en un prototipo de 1970 que había diseñado para Porsche.

Con un motor V6 de 2.85 litros, que producía 130 caballos de fuerza, el auto ofrecía una potencia escasa para su ostentosa presentación. Pero el DMC-12 logró convencer a los inversionistas por su aspecto. Así, DeLorean consiguió un préstamo del Bank of America y recibió fondos de celebridades como Johnny Carson, Roy Clark y Sammy Davis Jr. Además, ofreció acciones a distintas concesionarias.

Para las fábricas, intentó buscar el respaldo del gobierno de Estados Unidos, aunque finalmente recibió una propuesta de Gran Bretaña para levantar la planta en Irlanda del Norte. El lugar -un baldío de Dunmurry, en las afueras de Belfast- era foco del conflicto entre los católicos irlandeses y las comunidades protestantes.

John DeLorean junto al auto que creó
John DeLorean junto al auto que creó

La decadencia de DeLorean Motor Company

DeLorean tenía la garantía del gobierno británico y más US$100 millones en forma de préstamos, pero varios factores dieron inicio a su etapa de decadencia. Primero, porque la planificación financiera de la empresa era pésima. Además, en Gran Bretaña asumió Margaret Thatcher, que empezó a ponerle obstáculos a la empresa por tener capitales extranjeros.

En enero de 1981 salió la primera tanda de autos. Los problemas de control de calidad y la pésima combinación entre precio y calidad que ofrecía el DeLorean liquidaron la reputación de la empresa. El DeLorean costaba US$25.000 (unos US$60.000 actuales) y llegaron a venderse solo 6000 de las 8600 que se produjeron.

En octubre de ese año Estados Unidos presentó un plan de salvataje a través de un préstamo de US$10 millones provenientes de inversores privados que no prosperó, porque, aparentemente se trataba de una estafa. Ese mismo mes, DeLorean fue detenido por el FBI tras filtrarse una llamada en la que él mismo revelaba ser parte de una organización narco.

El fundador de la empresa iba a participar por una gran operación en la que recibiría US$24 millones por trasladar 100 kilos de cocaína. Ese dinero iba a servirle para salvar su compañía, pero sus planes se frustraron. Una semana más tarde, DeLorean Motor Company quebró.

Luego, se descubrió que el verdadero plan de DeLorean era una operación que involucraba a presuntos narcotraficantes a los que les iba dar el control de una empresa fantasma inactiva. Finalmente, fue absuelto en la causa por tráfico de drogas, pero debió enfrentar graves cargo por malversación de fondos y fraude. Nunca recibió una condena, pero debió devolver grandes sumas de dinero y fue declarado en bancarrota.

Su quiebra fue tan espectacular que incluso debió vender su casa en Nueva Jersey, una propiedad con más de 200 hectáreas que luego compró Donald Trump para erigir el Trump National Golf Club.

John DeLorean falleció en marzo de 2005 luego de un derrame cerebral. Pasó sus últimos días con su cuarta esposa y sin tener contacto con sus hijos. Más allá de su presencia en Volver al Futuro por el uso del DeLorean como máquina del tiempo, el ingeniero tuvo su biopic protagonizada Alec Baldwin en 2019 y llamada Framing John DeLorean.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.