Diez cosas que no sabías de Emilia Clarke

Te contamos algunas curiosidades sobre esta bella actriz inglesa
(0)
29 de julio de 2015  • 00:22

Atrás quedó el tímido comienzo en el mundo de la televisión de la actriz británica Emilia Clarke . Después de sorprender en el rol de Daenerys Targaryen, en Game of Thrones, su creciente popularidad la ayudó a conseguir el papel de Sarah Connor en el film Terminator: génesis, que la tiene como protagonista junto a Arnold Schwarzenegger, y que se estreno hace poco en nuestro país.

Con sus ojos claros, rasgos armónicos, sensualidad y elegancia inglesa, pisa cada vez más fuerte en el mundo del espectáculo, pero ... ¿qué más sabemos de ella?

1. Buscavidas. Mucho antes de la fama y el glamour mientras estudiaba arte dramático, Emilia trabajó como agente de bienes raíces para poder pagar el alquiler del departamento en el que vivía.

2. Rápida y despistada. Para poder asistir al casting de Game of Thrones , al ser convocada, ella se hizo la enferma en su trabajo -una empresa de catering en ese momento- y buscó en Wikipedia el nombre de la serie porque no tenía idea de qué se trataba. Tuvo tan sólo 24 horas para prepararse para la audición.

3. Casi, casi... Emilia fue una de las cinco actrices que audicionaron para interpretar el personaje de Sharon Carter, de la película Captain America: The Winter Soldier, pero la afortunada que se quedó con el papel fue Emily VanCamp.

4. Su otra pasión. Además de la actuación, Emilia tiene otro gran amor: la música. La actriz adora cantar y, de hecho, lo hace muy bien. Al menos, así lo demostró en el film Dom Hemingway, en el que trabajó junto a Jude Law, y en la obra de teatro que protagonizó, Breakfast at Tiffany's, donde interpretó canciones de jazz, blues y cabaret. También sabe tocar la flauta, el piano y la guitarra. ¡Completita Emilia!

5. Sí, señor@s, también sufrió bullying. Cuesta creer que una belleza así haya recibido alguna vez cargadas, pero parece que nadie escapa al bullying. Cuando era chica, sus compañeros de clase se burlaban de sus "ridículas cejas". Según confesó la actriz, la culpable fue su madre, que le repetía constantemente una estricta regla: "No consumas drogas, no tengas sexo y no te toques las cejas".

6. Una chica muy poco 2.0. Pese a ser muy joven [tiene 28 años] y tener miles de fans por todo el mundo, la actriz no es una gran usuaria de las redes sociales. Se sumó a Instagram hace tan sólo dos meses con un mensaje en el que se reía de su desconexión: "¿Más vale tarde que nunca? Hasta el momento publicó únicamente 23 imágenes.

No será muy tecnológica, pero picardía no le falta
No será muy tecnológica, pero picardía no le falta Crédito: Instagram

7. Una adelantada. La actriz descubrió su vocación a los 3 años cuando su madre la llevó a ver el musical Show Boat, en el que su padre trabajaba como ingeniero de sonido.

8. Su rutina de belleza. Sabe que su imagen es fundamental para su carrera, así que no se descuida ni un minuto. Lo que más le preocupa es su rostro. Por más cansada que esté, Emilia limpia, tonifica e hidrata su piel todos los días, al menos dos veces. También trata de encontrar momentos de relax cotidianos. Para eso prefiere siempre un baño con sales a un masaje descontracturante.

9. Una marca registrada. La moda es otro punto clave para toda celebritie y Clarke no es la excepción. Por eso eligió como estilista a una de las mujeres más influyentes de la actualidad: Kate Young, la misma profesional que ha aconsejado a las actrices Sienna Miller, Dakota Johnson, Selena Gomez y Natalie Portman.

10. Un modelo a seguir. Emilia contó en distintas entrevistas que su modelo a seguir es nada más ni nada menos que la bella Audrey Hepburn, ícono de la época dorada del cine de Hollywood.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.