El gran premio de la cocina: el insólito pancho sin pan que indignó al jurado