El joven Darth Vader filma un thriller en Buenos Aires

Hayden Christensen, el actor de Star Wars, comparte set con Harvey Keitel en un film argentino-canadiense
Cecilia Millones
(0)
4 de diciembre de 2016  

Hayden Christensen encarna a un ex combatiente con estrés postraumático en Kurt, de Rodrigo H.
Hayden Christensen encarna a un ex combatiente con estrés postraumático en Kurt, de Rodrigo H. Crédito: Gentileza Rodrigo Alonso

En las últimas semanas, el barrio porteño de Villa Lugano se transformó en el escenario de un thriller apocalíptico. Allí, las cámaras filmaron noche y día para contar la oscura historia de Kurt, un joven veterano de guerra que sufre de estrés postraumático y está convencido de que pronto será el fin de la humanidad. Entre delirios paranoicos, este ex soldado se prepara para el peor desenlace. Sin embargo, ¿qué tan grave es su estado mental o que tan cierta puede llegar a ser su predicción?

Esta incógnita es la que plantea Numb, una coproducción argentino-canadiense protagonizada por Hayden Christensen y Harvey Keitel, quienes llegaron al país en octubre pasado para trabajar junto al director argentino Rodrigo H. Vila y compartir elenco con los actores Rafael Spregelburd, Fernán Mirás y Liz Solari.

Christensen es el encargado de interpretar al joven ex combatiente de este título de suspenso producido por Cinema 7 Films y que llegará a los cines entre agosto y septiembre de 2017. Con cierta timidez, y desde la tranquilidad del décimo piso del Hotel Alvear, el actor canadiense se dispone a conversar con LA NACION sobre la experiencia de filmar en Buenos Aires y su trabajo previo como Anakin/Darth Vader en los Episodios II y III de Star Wars.

-Llevás varias semanas de rodaje. ¿Qué aspectos fueron decisivos para que hoy seas el protagonista de Numb?

-Me sumé al proyecto por varias razones: un guión audaz, un director creativo con quien conectamos muy bien y una locación que me generaba mucha curiosidad. Filmar en la Argentina me representa una aventura que hoy está cumpliendo con todas mis expectativas. Cuando vas a un lugar nuevo, y con un equipo que no conocés, nunca sabés cómo va a resultar ese trabajo. Es muy gratificante cuando vas mirando el material en el monitor del set, y ya te entusiasma lo que ves. Me saco el sombrero ante los que armaron este equipo porque realmente es bueno en lo que hace.

-¿Cómo te preparaste para interpretar a este ex soldado con estrés postraumático?

-Cuando Rodrigo me envió el guión de la película, me pidió que vea su documental sobre ex combatientes El héroe del monte Dos Hermanas, dado que mucho del perfil de Kurt está inspirado en ese material. Además, pasé buen tiempo con un amigo que es veterano de guerra y que sufrió estrés postraumático. Él fue muy directo y claro conmigo, además de compartir sus historias de guerra, que indefectiblemente te marcan y son difíciles de olvidar. Eso me ayudó para construir este rol.

En tanto, el personaje de Harvey Keitel juega un rol clave en el desarrollo de la trama. El actor de Perros de la calle y Taxi Driver encarna al profeta que prepara a Kurt para la llegada del fin del mundo. "Harvey es alguien a quien admiro desde hace mucho tiempo. Su interpretación en Los Duelistas me absorbió por completo cuando estaba preparándome para Star Wars", detalla Christensen. "Estudié mucho su trabajo así que compartir el set con él es excitante. Además, es un caballero."

-¿Y cómo ha resultado el trabajo con el elenco local?

-Ha sido muy bueno. Esta película tiene personajes muy eclécticos, pero se conformó un elenco de actores donde se destacan todos, inclusive aquel que tiene un rol pequeño. Es evidente que Buenos Aires tiene una industria cinematográfica muy vibrante y activa. No la conocía, ni tampoco estaba al tanto de que era así.

-¿Tuviste algún contacto con tus seguidores en la Argentina?

-Han sido muy cálidos y respetuosos conmigo. Se enteraron donde estoy alojado y cada vez que vuelvo de filmar hay un pequeño grupo esperándome. Valoro esa relación y no la tomo a la ligera. Me conecto y paso tiempo con ellos. A veces filmamos de noche y cuando vuelvo a las 6 de la mañana, ellos todavía están ahí, esperándome. Es movilizador. Fue un gran privilegio ser parte de esas películas y de ese mundo. Pude interpretar a uno de los grandes personajes de la cultura cinematográfica. Es por eso que tengo fans esperando en la puerta del hotel, soy consciente de eso. Aunque fue hace un tiempo atrás y mi vida siguió adelante, siempre será muy importante y estaré muy agradecido de por vida.

-¿Cómo fue trabajar con George Lucas?

-Un sueño hecho realidad. Tenía 19 años cuando comencé y resultó ser una experiencia extraordinaria. Fue un verdadero privilegio.

-¿Cuál es tu opinión sobre el rumbo que Disney está tomando con la saga de Star Wars?

-No puedo hablar mucho de eso, pero creo que George Lucas hizo algo fenomenal cuando vendió la franquicia a Disney. El donar miles de millones de la venta a caridad es una de las cosas más destacables que un artista ha hecho por la humanidad.

-¿Creés que existe la posibilidad de una spin off, donde podamos verte nuevamente en la piel de Anakin/Darth Vader?

-Diría que es poco probable. El personaje ya ha servido a ese propósito. Pero siempre está la posibilidad.

A su trabajo en la saga de Star Wars se le suma el realizado para el título de acción Jumper, el thriller Bajo anestesia y los dramas Las vírgenes suicidas y Construyendo la vida. Christensen comparte con LA NACION su interés por personajes que representen un desafío nuevo: "Por eso, trato de buscar roles que sean diferentes de lo que ya hice, pero al mismo tiempo, y por algún motivo que desconozco, me atraen los personajes ligeramente oscuros. Por eso no hago muchas comedias románticas. No siento que pueda lograr mucho en comedia o interpretando personajes que se parezcan a mí."

-Pasaron más de 15 años de la última vez que trabajaste en TV...

-Hice la serie Higher Ground justo antes de empezar con las películas de Star Wars. En ese momento me convencí de que cine era el medio donde quería trabajar. Pero ahora, la ficción en la TV se ha vuelto algo grandioso, con importantes inversiones y contenidos interesantes. Es realmente un medio legítimo para crear grandes historias, así que es algo que tengo en la mira. No tengo un proyecto del cual hablar pero estoy analizándolo. Además, hoy tenés la posibilidad de ver de corrido aquellas series que te gustan a través de plataformas como Netflix. Esto permite contar una gran historia en 10 o 12 horas, lo que nos abre muchísimas opciones a actores y guionistas.

-Tenés 35 años y ya creaste una productora con tu hermano, ¿consideraste en algún momento dirigir algún proyecto?

-Absolutamente. Vengo pensándolo desde hace tiempo, pero nunca sentí que estuviera listo, hasta ahora. Siempre me atrajo la idea de contar una historia y creo que estoy en un momento de mi vida en el que podría intentarlo. De todas formas, estoy siendo paciente hasta encontrar el material correcto. No quiero ser de esas personas que hablan mucho de las cosas antes de hacerlas.

Previo a su viaje a la Argentina, el actor canadiense filmó junto a Bruce Willis el thriller First Kill, que llegará a la pantalla del cine en 2017. "La terminé literalmente un par de semanas antes de venir acá", explica el actor. "Bruce Willis es alguien con quien siempre he tenido la esperanza de poder trabajar en algún momento de mi vida. ¡El es John McClaine! Y además, la experiencia resultó ser como me la imaginaba. Me entusiasma saber cómo quedará el film."

En tanto, en Buenos Aires, Christensen y Keitel rodarán hasta el 7 de diciembre. A los personajes de Spregelburd, Mirás y Solari (en reemplazo de Luisana Lopilato), se les suma el del joven actor canadiense Justin Kelly y el de Marco Leonardo, quien interpretó la juventud del entrañable Toto Salvatore para la multipremiada Cinema Paradiso.

-Todo el rodaje de la película será en Buenos Aires. ¿Pudiste recorrer parte de la ciudad?

-Desafortunadamente no mucho. No más que a la ida y al regreso de las locaciones. Espero poder pasar más tiempo recorriéndola, pero una vez que termine el rodaje, porque en estos días incluso cuando no estamos filmando, nos estamos preparando para el día siguiente.

-Tenés varias escenas de acción extrema y descartaste la posibilidad de que las realizara un doble de riesgo...

-No me molestan algunos raspones y moretones. Y mi muñeca derecha ya se está curando de la última escena que grabé con Keitel. Tener un doble de riesgo es perderme algo del rol, por eso prefiero experimentar todo lo que vive el personaje. Me gusta comprometerme con lo que hago y tratar de hacer todo lo que se me permita.

-¿Qué expectativas tenés con el estreno de Numb?

-Me interesa la ambigüedad que propone, es decir, si lo que estamos viviendo es una disfunción del cerebro de Kurt o si puede llegar a ser algo real. Me atrae mucho esto porque no es tan común en el cine comercial abordar este tipo de ideas y explorar estos conceptos. Este contexto me resulta muy interesante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.