Eurovisión: la historia de Fire Saga, una parodia con mucha música y corazón

Will Ferrell y Rachel McAdams en Eurovisión: la historia de Fire Saga
Will Ferrell y Rachel McAdams en Eurovisión: la historia de Fire Saga
María Fernanda Mugica
(0)
25 de junio de 2020  • 12:22

Eurovisión: la historia de Fire Saga (Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga, EE.UU. / 2020). Dirección: David Dobkin. Guion: Will Ferrell, Andrew Steele. Fotografía: Danny Cohen. Elenco: Will Ferrell, Rachel McAdams, Pierce Brosnan, Dan Stevens. Duración: 123 minutos / Disponible en Netflix / Nuestra opinión: muy buena.

Eurovisión: la historia de Fire Saga es a la vez parodia, musical y romántica. Ante todo es una comedia y como tal no siempre funciona, en especial cuando recae en chistes fáciles. Sin embargo, tiene un arma infalible en sus protagonistas, Will Ferrell y Rachel McAdams, el primero por su capacidad como comediante y la segunda por otorgarle humanidad y corazón a una película cuya premisa puede calificarse como burlona.

El kitsch del concurso musical de Eurovisión es el centro de los chistes en este film que tiene como protagonistas a Lars (Ferrell), un hombre que, desde que era chico sueña con ganar el premio mayor de ese certamen para su país, Islandia, y Sigrit (McAdams), su compañera de banda, una cantante talentosa, que lo ama y quiere ayudarlo a cumplir su sueño. Por una serie de circunstancias extraordinarias, Fire Saga -tal es el nombre de su dúo- clasifica para participar de Eurovisión. Ambos parten a Edimburgo en un viaje que los obligará a confrontar sus problemas y deseos.

Hay algunos momentos humorísticos brillantes, muy a tono con el estilo de Ferrell, quien escribió el guión junto a su habitual colaborador, Andrew Steele. Pero no son la mayoría y la sensación final es que la película se hubiese beneficiado de una duración menor y una edición más ajustada de sus chistes.

Reírse de Eurovisión parece tarea fácil, por su estética desmesurada y canciones cursi. El gran acierto del film es que no quedarse en esa intención paródica inicial, sin abandonarla del todo. Esta parodia es también una celebración de los artistas, resumida en una escena con estrellas verdaderas del concurso haciendo un delicioso popurrí pop, y también de los fans que hicieron de este festival, que existe desde la década del 50, un evento importante en Europa. Los números musicales, que ocupan gran parte de la película, son tanto comedia como retrato amoroso.

Ni esto, ni el impacto visual de la película, serían suficiente sin el excelente trabajo de los actores, en especial de Dan Stevens (Downton Abbey), que resulta una revelación cómica en el papel de un cantante ruso extravagante y cargado de energía sexual. Pero, sobre todo por Rachel McAdams, la actriz ideal para revelar las profundidades de un personaje que podría ser solo un chiste y un interés romántico, pero gracias a ella se convierte en el anclaje de humanidad de la película. Algunos films de este estilo sufren por ser sólo una caricatura pero Eurovisión: la historia de Fire Saga, lo evita entregándose a una forma de parodia con algo de ingenuo entusiasmo y mucho corazón.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.