La canción que Rodrigo Díaz, el último novio de Ricardo Fort, escribió en su memoria