La lluvia eclipsó la gran nochede John Mayer

La tormenta del domingo, a la hora del show, obligó a un final abrupto
Silvina Marino
(0)
1 de noviembre de 2017  

El cancionista dividió su propuesta en capítulos
El cancionista dividió su propuesta en capítulos Crédito: Patricio Fidal

La anécdota es popular: John Mayer fue siempre amante de la música, pero lo que verdaderamente definió su vocación como guitarrista fue una escena de la película Volver al futuro. Todavía no llegaba a la preadolescencia y el pequeño John vio a un Marty McFly casi poseído, adueñándose de la viola ante la mirada atónita del público.

Bien: algo de esa interpretación hay en el Mayer actual, en el Hipódromo de San Isidro.

Se sabe que la gira The Search for Everything (título de su séptimo y último álbum) está estructurada en capítulos. Y el formato se respeta. El primer episodio está encabezado por "Helpless", que suele estar en el inicio de sus presentaciones, infaltablemente.

Es en esta sección y, acaso, en la tercera donde el virtuosismo como guitarrista (en sendos solos a lo largo de la noche) se mezcla con la pose, donde se trasluce su pasión por la música, pero también se deja ver su impronta de galán rockstar que supo cosechar amoríos con celebridades, como Jennifer Aniston, Taylor Swift, Jessica Simpson o Katy Perry.

Sigue el cielo cada vez menos estrellado en Palermo. Hay anuncio de tormenta y el concierto continúa. La división en capítulos tiene el propósito de revisar las facetas de Mayer, los estilos en los que se inscribe y en los que fue incursionando a lo largo de sus discos. Básicamente, el blues, el soul, el rock, el folk y, predominantemente, el pop. Todo ello, a veces en vertientes diferentes; a veces, fusionado.

Estamos, entonces, en la segunda parte: la acústica. Donde se aclama "Your Body is a Wonderland". Si se mencionaba el nombre "Helpless", imposible evitar la referencia al inolvidable tema del mismo nombre, de Crosby, Stills, Nash & Young. Aunque poco tengan que ver las letras o la música, los tres primeros músicos participaron en los coros de dos canciones de su quinto disco, Born & Raised. Y otros grandes también trabajaron en colaboración con Mayer: Buddy Guy, John Scofield, B. B. King y Clapton.

De hecho, al llegar al tercer capítulo, el sonido vira hacia algunos de sus ídolos, como el propio Clapton o Jimi Hendrix, del que versiona "Wait Until Tomorrow". En esta parte del show, el formato es JM3: el trío que conforman Mayer con el bajista Pino Palladino y el baterista Steve Jordan. Esta sección es, quizás, la más sólida hasta el momento, cuando cierran el bloque con "Vultures", del álbum Continuum. Y hasta el momento quiere decir hasta el final. Porque se suponía que venía un cuarto capítulo de siete temas, con la banda de nuevo en escena y con más repasos de este tercer disco. Pero el viento comienza a soplar, la lluvia cae a baldes y no queda otra que terminar, así, abruptamente. Fundido a negro.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.