Las chicas crecen: Lena Dunham estrena nueva serie y nueva vida

En Camping, la creadora de Girls eligió a Jennifer Garner como su alter ego; el personaje, una perfeccionista fanática del control, sufre la endometriosis que supo alejar a Dunham de la TV
Jenni Konner, Juliette Lewis y Dunham, durante el rodaje de la ficción
Jenni Konner, Juliette Lewis y Dunham, durante el rodaje de la ficción Crédito: HBO
En Camping, la creadora de Girls eligió a Jennifer Garner como su alter ego; el personaje, una perfeccionista fanática del control, sufre la endometriosis que supo alejar a Dunham de la TV
María Fernanda Mugica
(0)
11 de noviembre de 2018  

Camping, la serie que HBO estrenará esta noche, a las 23, marca un hito en la vida de su creadora, Lena Dunham. Es el final de una etapa de colaboración con Jenni Konner, cocreadora y directora de esta serie y también de Girls, la ficción protagonizada por Dunham que puso a ambas en el mapa televisivo. Camping también es el principio de un nuevo camino artístico, que incluye una participación en la esperada nueva película de Quentin Tarantino, Once Upon a Time in Hollywood, y como guionista de un drama sobre refugiados sirios que producirán Steven Spielberg y J. J. Abrams.

Pero los cambios en la vida de Dunham no son solo profesionales, sino también personales: se separó de su pareja de varios años, Jack Antonoff, y se sometió a una histerectomía porque sufre de endometriosis. Todos estos cambios mayúsculos llegaron juntos, como un tsunami que arrasa con todo y lo convierte en pasado, dejando un terreno sobre el que reconstruir.

Desde que su primera película, Tiny Furniture, ganó el premio mayor del festival South by Southwest en 2010, Dunham se convirtió en uno de los talentos jóvenes que más llamaron la atención. Esto creció exponencialmente cuando la guionista y actriz creó junto con Konner la serie Girls, que protagonizó junto con Jemima Kirke, Alison Williams y Zosia Mamet. Dunham aspiró, como era el deseo de su personaje Hannah, a convertirse en la "voz de una generación", contando la vida de cuatro chicas recién graduadas de la universidad que vivían en una Nueva York, distinta a la glamorosa representación de Sex and the City.

Fue entonces cuando Dunham, que tenía 26 años cuando comenzó la serie, se convirtió en un personaje polarizador: algunos festejaban su costumbre de mostrarse casi desnuda en la serie; otros no podían soportar que los personajes no fueran "agradables". En resumen, Dunham era una mujer muy joven con poder, al mando de una serie de HBO, co-producida por Judd Apatow, algo muy difícil de digerir para muchos y un triunfo absoluto para otros. Su participación en las redes sociales y sus comentarios en entrevistas también generaron varias polémicas en estos años, algo de lo que la actriz y guionista dice haber aprendido.

"Hubo muchos momentos cuando era veinteañera, en los que no supe qué hacer con la mirada de los demás –dice Dunham en el podcast UnStyled–. Así que pensé que mi trabajo, en este momento es muy importante estar comprometido políticamente, era ser la que hablaba más fuerte, la más ocupada, la más activa, la más presente, la más ruidosa, la más feminista, la más todo, y de eso salieron cosas maravillosas".

Pero no todo fue maravilloso y la costumbre de Dunham de decir todo lo que se le ocurre la hizo verse obligada a pedir disculpas por sus dichos. Uno de los momentos más complicados fue cuando junto con Konner defendieron públicamente a uno de los guionistas de Girls, Murray Miller, acusado de abuso sexual por una actriz (ante las críticas, pidieron disculpas). También tuvo que pedir perdón por sus comentarios sobre el deportista afroamericano Odell Beckham Jr., con quien compartió mesa en la Gala del Met y la actriz inventó un monólogo interior de lo que el hombre estaría pensando al no estar interesado en tener sexo con ella.

En la revista Vanity Fair, el periodista James Wolcott analizó con mucha dureza el problema al que se enfrenta la directora y guionista: "Lena Dunham se encuentra ahora a ella misma en un embrollo, uno del cual es casi imposible liberarse. Su marca artística y personal depende en parte de su impulsividad, de no tener filtro, pero su estatus cultural como una figura aspiracional, defensora del feminismo, progresista imperturbable y franca cultora del sexo requiere de una dosis de responsabilidad. No puede ser fiel a una sin despelotar a la otra. Sus viejos aliados son ahora sus potenciales enemigos".

Más allá de las disculpas

Detrás de las polémicas y de su innegable creatividad se puede entrever a una joven que carga con mucho dolor. En el podcast Armchair Expert, del actor Dax Shepard, Dunham reveló que había abandonado hace seis meses la medicación para la ansiedad a la que se había hecho adicta. Explicó además que sufría de estrés postraumático tras haber sido abusada sexualmente en la universidad.Tras el final de Girls, en 2017, Dunham se dedicó a cuidar su salud. Trabajó como actriz en American Horror Story y mantuvo vivo Lenny Letter, un newsletter que creó junto a Konner en 2015, con textos feministas firmados por figuras como Jennifer Lawrence y Alicia Keys.

Su último número se sumó a la lista de finales que se venían acumulando en la vida de Dunham. Escribió dos ensayos muy personales para Vogue, sobre su decisión de someterse a una histerectomía y su nueva en vida en solitario.

En esos ensayos se ven la sensibilidad y el sentido del humor que fueron los que llamaron la atención del trabajo de Dunham en primer lugar. "Mis personajes preferidos para escribir son aquellos en los que hay una enorme grieta entre la percepción que tienen de sí mismos y la percepción que el mundo tiene de ellos. Son los más divertidos de interpretar también", le dice a Shepard en el podcast, al recordar su decepción cuando fue al colegio vestida como un personaje de Ni idea y la miraban raro porque nadie había visto la película de Amy Heckerling.

Dunham encuentra en sus creaciones un lugar en el que volcar lo que le pasa. En su nueva serie, Camping, Jennifer Garner interpreta a un personaje complejo como los que acostumbra a escribir la guionista: una mujer que intenta organizar el cumpleaños perfecto para su marido en un camping con sus amigos, pero todo resulta una decepción. Esta protagonista, que sufre endometriosis al igual que Dunham, es tan compleja como se podía esperar (en la ficción, adaptada de una serie británica del mismo nombre, también actúan David Tennant y Juliette Lewis).

"Cuando creamos Girls, cuando trajimos a Hannah Horvath al mundo, la gente no estaba acostumbrada a ver a una chica de 24 años gruñona, egoísta y que se cree con derecho a todo –afirmó Dunham en una entrevista con Indiewire–. Ahora es una mujer más grande, cercana a la mediana edad, cuya preocupación principal es lo que sucede adentro de su cuerpo, ejerciendo el único control que tiene sobre su familia. Para mí es un retrato realista, así que ver que la gente no se conecta con eso me parece interesante. Tal vez lo llevamos demasiado al límite. Pero prefiero llevarlo demasiado al límite que no lo suficiente".

Toda una declaración de principios que parece propia de la Dunham que conocíamos hasta ahora.

Ya hay polémica en las redes sociales en torno a su proyecto de adaptar el libro A Hope More Powerful Than the Sea: One Refugee’s Incredible Story of Love, Loss, and Survival, de Melissa Fleming. Se trata de una obra de no ficción sobre la historia de Doaa Al Zamel, una madre que intentó cruzar el Mediterráneo en un bote que se hundió y logró sobrevivir con sus dos hijos pequeños varios días en alta mar con solo un salvavidas inflable.

Su interpretación de una de las chicas del clan Manson en Once Upon a Time in Hollywood, de Tarantino, también promete generar ruido. Habrá que ver qué caminos nuevos toma Dunham en esta nueva era de reconstrucción profesional y personal y si el público estará dispuesto a seguirla.ß

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.