Un nuevo concierto de Garage Sound presentó a Jess Glynne como artista consagrada y a Anne-Marie como artista emergente. El pop británico que se escuchó en el verano europeo que termina.
(0)
20 de septiembre de 2016  • 17:39

Jess Gynne nació en Londres y saltó a la fama cuando su voz apareció en los temas "Rather Be", de Clean Bandit, y en "My Love", de Route 94, que alcanzaron el #1 de la lista de simples del Reino Unido. En 2015, ganó el Grammy a la mejor grabación dance por "Rather Be" y ese año logró posicionar cinco temas en el ranking británico. "Hold My Hand" es su mayor hit que viene sonando fuerte y la llevó a vender más de tres millones de su disco debut.

El 8 de septiembre, Jess se presentó en el club Koko de Londres , un ex teatro que está de moda en el barrio de Camden Town, para compartir escenario con una nueva voz del pop británico que viene abriéndose camino: Anne-Marie.

Al entrar a Koko, que hoy funciona como disco y sala de recitales, lo que más llama la atención es que la estructura de teatro fue conservada en perfecto estado, la decoración de la entrada es en madera, con las taquillas originales, el escenario, las escaleras para subir a los palcos. En uno de los pisos, además, hay una terraza.

A las 20 el lugar ya estaba repleto. Anne-Marie abrió la noche con el R&B de “Gemini” y repasó con ocho temas su álbum debut, Karate, ella es campeona de karate, para cerrar con su hit “Alarm”, que estuvo muy bien rankeado en el reciente verano británico. “Conozco a Jess desde hace un par de años, es amiga de mis amigos de Rudimental, la banda con la que comencé. Me emociona compartir el show con ella. Vengo presentándome en festivales donde hay otros artistas, pero en noviembre arranco mi propia gira y empezaré a presentarme sola”, adelantó Anne-Marie durante la prueba de sonido. “Durante dos o tres años sólo me dediqué a escribir, no cantaba. Luego me incorporé a Rudimental, me sumé a su gira por dos años y así entré en la industria de la música. En mi caso no es que se fue dando, ¡me metí de lleno! Y acciones como la de Garage Sound son muy estimulantes para que los que recién empezamos. Es un honor que me hayan elegido como la artista de Londres”, aseguró.

Luego fue el turno de Jess Glynne, quien antes de subirse a escena contó que “en la escuela formaba parte de un grupo de gente muy traviesa, estaban los preferidos y los que no. Yo no era de las preferidas y mis profesores no me apoyaban en mi potencial desarrollo artístico. Pero no me quejo porque las cosas se dieron igual, pude consolidarme como cantante, ahora soy feliz y estoy participando de Garage Sound junto a una artista que comienza a pisar fuerte”. Durante una hora desplegó su set list a puro dance-pop con una presencia poderosa en el escenario tanto por su increíble voz como por la performance de su banda. Enfundada en un traje plateado, con su ya clásico peinado de trenzas y sus ojos delineados a lo Amy Winehouse , elevó la temperatura del lugar en todo momento, el punto más alto fue con el hit “Hold My Hand” y se puso a tono cuando el clima requirió mayor intimidad, como con la balada “Take Me Home”.

Entre el público ubicado en el vip, Anne-Marie era una fan más de Jess. Una artista emergente que acababa de bajarse del escenario y que llevaba aún toda la adrenalina de su show, ahora miraba desde allí a la artista consagrada con la que sueña convertirse.

Todo empezó en un garage

Así podría ser el inicio del relato biográfico de la mayoría de las bandas y artistas consagrados. El garage es para muchos como una incubadora, el kilómetro cero de un viaje que puede transformar la vida de quienes lo emprenden y de quienes serán los receptores de sus creaciones.

El inicio de todo artista es complejo, difícil, frustrante. Quién pudiera tener un mecenas, como en la Edad Media, que apadrine los primeros pasos y abra las primeras puertas. La plataforma de música y tecnología Volkswagen Garage Sound es la versión moderna del mecenas de entonces: reúne alrededor del mundo a artistas de primer nivel y le brinda la oportunidad a nuevos cantantes de dar sus primeros pasos en los escenarios. El programa arrancó hace tres años (antes se llamaba Sound Foundation) y va sumando kilometraje en las ciudades más importantes del mundo con un único motor: apoyar a artistas emergentes locales.

"Volkswagen Garage Sound es una iniciativa a nivel global, que vincula innovación y emoción, construye un puente entre la industria automotriz y la música. La historia de este vínculo se remonta hasta la mítica Combi, ícono tanto de los autos como del rock”, asegura Martín Sorrondegui, gerente de Marketing de Volkswagen.

El primer Volkswagen Garage Sound fue en Frankfurt en 2015 con Jessie j, Felix Jaehn y Jasmine Thompson. En 2016 ya se hizo en Ginebra y Londres. Se viene el próximo a fin de año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.