Las mediáticas más escandalosas de la tele

Te contamos quiénes son y te mostramos las escenas más calientes; ¿vos agregarías a alguien más? ¿a quién?
(0)
24 de julio de 2012  • 09:51

El principal talento de algunas vedettes y mediáticas es el escándalo. Sin ese gran baluarte, algunas remarían desde espectáculos teatrales de poca repercusión, serían simplemente unas modelos gráficas de entre tantas otras, o tan sólo las clásicas "opinadoras" del momento (con experiencia que avale el comentario, claro).

Por eso, hoy les haremos una especie de reconocimiento a aquellas mujeres que hacen de su vida una eterna polémica, el alimento de quienes disfrutan o ganan de la desgracia ajena. Aunque para ser más realistas e indulgentes, este es el top 5 de las generosas vedettes que aportan frescura y anécdotas variopintas a las miles de realidades que habitan el suelo mundial... o al menos, las salas de espera del médico, la cola de un banco o cueva financiera, el recreo laboral, la cocina de casa y la lista sigue.

¿Vos, a quién agregarías?

1- La lengua de Moria

"Soy la hermafrodita del espectáculo" dijo alguna vez Moria Casán y esa frase se sumó a las muchas que forman parte de su glosario y en el que se incluyen menos palabras hacia su persona y más hacia el resto del mundo. "Carmen Barbieri es Tweety con levadura", fue otra de las grandes obras semióticas de la diva que elige la palabra para batallar. Y justamente, la rubia vedette es la que más liga en la prosa de la señora ortomolecular.

Casán también suele "agarrarse de las mechas", hablando figurativamente, con Nazarena Vélez. La gran pelea de estas mujeres fue en el verano de 2009, cuando la morocha criticaba a la rubia que formaba parte de su propia compañía de teatro. Llenaron tapas de revistas con el escándalo. También bolsillos.

Los dos últimos escándalos que la ponen en donde ella quiere fue a principio de año, pues se negaba a formar parte del jurado de Bailando por un Sueño si Tinelli contrataba a Antonio Gasalla. Hasta su hija, Sofía Gala, se sumó a la cruzada. Otra raya se sumó a la tigresa: una denuncia de corrupción por parte de Andrea Rincón, pero no prosperó.

Hoy su escenario predilecto es Showmatch, el programa de Marcelo Tinelli, aunque luego de la "orden" del conductor de bajar los decibeles de violencia, la Moria combativa de este año, es muy diferente a la del año pasado.

2- La provocadora Vanucci

Es cierto. Hoy, luego de casarse con el empresario Matías Garfunkel, Victoria Vanucci es como un mar en calma. De vez en cuando se ve alguna foto de ella con el empresario, pero se mantiene calladita y fuera de los escándalos. Pero no podemos no incluirla en la lista, cuando el año pasado tuvo una exposición explosiva.

Sus comienzos: La mujer se casó con el Ogro Fabianni, y luego se peleó con Amalia Granata por televisión asegurando que el Ogro la prefería a ella. Luego de todo ese alardeo, Vanucci denunció a su marido por violencia familiar. "Tuve muchísimo miedo", había dicho a una revista en la que además de la entrevista se había prestado a una polémica producción de fotos en la que se la veía con un vestido de novia rasgado y con golpes en el rostro y en el cuerpo.

Más adelante, ya separada de el Ogro, realizó otra producción de fotos en las que, según el diario en donde se publicaron, el fin era "concientizar sobre las conductas autodestructivas en las que está inmersa la sociedad".

Y ahí se la veía en postura sexy con un arma, con una jeringa y en otras situaciones "autodestructivas".

3- Granata y su dignidad

Amalia Granata pasó a la fama cuando confesó haber sido una de las mujeres que conquistó a Robbie Williams. Luego se casó con el Ogro Fabianni. Tuvo una hija, luego se separó y denunció que el futbolista maltrataba. De ahí en más apareció en muchos programas hablando del jugador y criticándolo. Sus cruces con Vanucci y con Josefina Pouso son un clásico y también lo es su desnudo, en 2010, en el programa Un mundo perfecto de Roberto Petinatto.

El último escándalo que protagonizó fue la semana pasada. Granata perdió los dos trabajos con los que mantenía a su hija (más allá de la ayuda monetaria de su ex pareja, el Ogro Fabbiani): decidió, por una cuestión de principios, renunciar al programa Antes que sea tarde luego del escándalo con el programa Desayuno Americano, de Pamela David, y dos días después fue despedida de la agencia de modelos en la que también trabaja David.

4- Alfano, la reina del conventillo

Graciela Alfano fue una de las jurados estrella de Marcelo Tinelli. Sus monerías y escándalos rozaban lo bizarro, hasta que pasó el límite. Ahora está lejos de Ideas del Sur y todos sus productos. Así que critica a Bailando por un Sueño a través de su Twitter.

Recordemos que llegó a la violencia física cuando le pegó una cachetada a Aníbal Pachano en vivo y directo. Luego, llegó la acusación del chimentero Luis Ventura sobre el supuesto romance que la actriz habría mantenido con el ex almirante de la dictadura militar, Eduardo Emilio Massera. Y lo que era gracioso, se tornó turbio para la reina del conventillo.

5- Barbieri y sus desgracias

Carmen Barbieri, además de vedette y jurado de Bailando por un Sueño, es la archienemiga de Moria Casán y ahora, de Ayelén Paleo, la mujer que supuestamente rompió su matrimonio con Santiago Bal.

Lo último en esa faceta pública de su vida fue cuando, hace una semana, tuvo un entredicho con Paleo, que participa de Bailando por lo que amenazó con renunciar.

Además, de que no tiene problemas de lidiar con sus desgracias frente a cámara, Carmen ama los desplantes y es muy conocida por abandonar móviles de manera agresiva y tajante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.