Lo mejor de 2013: Justin Bieber sólo quiso divertirse