¿Me decís de mañana?: goteo de secretos de vejez e infancia

Leni González
(0)
1 de marzo de 2019  

¿Me decís de mañana? / Autor: César Brie / Elenco: Vera Dalla Pasqua y Florencia Michalewicz / Dirección: César Brie / Sala: La Carpintería, Jean Jaures 858 / Funciones: jueves, a las 20.30 / Duración: 70 minutos / Nuestra opinión: buena

Después de ver una obra de César Brie, existe alta probabilidad de quedar varado en modo mágico. Pero si los magos realizan actos extraordinarios cuyo banal secreto no debe ser visto, los directores de teatro, algunos, convierten ante el público a un inodoro en pedestal, a una bañera en barco, a los piojos en novios, a los detalles en sal de la vida, a la rutina en ritual.

"¿Me decís de mañana?" es la pregunta que una nena le hace a su madre antes de dormirse, inscripción lenta pero segura de los deberes del día siguiente y los demás, larga cadena de noticias que el tiempo entrega al cuerpo de las mujeres. Pregunta título que invita a nombrar ese goteo de secretos de la infancia a la vejez, de generación en generación, hecho de bombachas, algodones, cosquillas y lágrimas.

Dos amigas en un baño como dos diosas en el templo de la intimidad: cuentan la historia que las une y sus experiencias individuales, dos líneas narrativas que se cruzan para completar de a retazos su camino de chicas a abuelas. Casi no hay diálogo coloquial, sino un retruque de oraciones cortas que una a la otra se intercambian con un efecto rítmico que colorea aún más el contraste entre el acento italiano y áspero de Vera Dalla Pasqua con la voz fresca de Florencia Michalewicz.

Ambas actrices y bailarinas (Michalewicz es también acróbata) trabajaron con Brie en otras producciones, por lo que conocen su lenguaje y hasta bromean sobre sus decisiones. La comunión es total y ellas se entregan al juego con un fervor cuasi místico. Junto con Chiara Davolio, aportaron tela a la dramaturgia de Brie. Aunque el texto es emotivo e inspirador, las enumeraciones son demasiado recurrentes y se nota el esfuerzo por reunir el aporte de cada una: bulimia y aborto quedan amontonados entre tantos otros temas como la virgen en la escuela y las empleadas de limpieza.

El punto fuerte reside en la hipnótica poética visual que despliega el director mago al frente de la orquesta de objetos que danzan con las actrices: inodoro, bidet y bañera móviles y multifuncionales, camisas masculinas que son papá, alfombra de plástico de burbujas que suenan como lluvia al paso de las ruedas. Y el agua que limpia y corre y se lleva los malos recuerdos. Del baño, las mujeres salen sabiendo algo de otras o de ellas mismas; de la sala, cuando finaliza ¿Me decís de mañana?, flota la sensación de secretos compartidos, aunque al llegar a la calle vuelvan quizás a desvanecerse.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?