Merlí: Sapere Aude muestra el atractivo camino hacia la sabiduría

Merlí: Sapere Aude
Merlí: Sapere Aude
Paula Vázquez Prieto
(0)
6 de diciembre de 2019  • 11:56

Merlí: Sapere Aude (España, 2019). Creador: Héctor Lozano. Elenco: Carlos Cuevas, María Pujalte, Pablo Capuz, Azul Fernández, Claudia Vega, David Solans. Disponible en: Movistar Play. Nuestra opinión: buena.

Luego de la despedida del éxito de Merlí, este esperado spin off imaginado por el creador Héctor Lozano ensaya una clara continuación del original en tono y espíritu, al mismo tiempo que asume la madurez de sus personajes en otra instancia de la vida: la llegada a la universidad. La adolescencia de Pol ( Carlos Cuevas) ha quedado marcada por dos hechos: la muerte de su mentor y el lento despertar de su sexualidad. Esta nueva serie lo muestra en un camino decisivo, iniciado junto a los fantasmas de ese abandono que entremezcla la ausencia de la madre y la orfandad espiritual, y signado por su ambigua relación con Bruno (David Solans), teñida de miradas furtivas y confesiones apasionadas.

La vida adolescente en Barcelona es vibrante y divertida. Pero para Pol no todas son buenas noticias. La consolidación del romance entre su padre y una de sus profesoras abre una incógnita sobre su nueva vivienda, al mismo tiempo que reflexiona sobre aquella predestinación que le ofreció su profesor respecto a la filosofía. Si bien el futuro que Merlí ofreció en su desconcertante final nos permitió imaginar la vida del Pol adulto, lo que Merlí: Sapere Aude se decide a explorar es ese complejo camino para alcanzarla. Entre nuevas amistades -aparece como guiño al éxito argentino la actriz Azul Fernández como la estudiante Miranda- y nuevos amores -cobra cuerpo la presencia de Rai, quien despierta inquinas de clase y fantasías sexuales en Pol-, las aulas se pueblan de la misma dinámica de risas y reflexiones que anidaban en las clases de Merlí, ahora con una perspectiva algo más adulta y adherida a una coyuntura más reciente.

Allí es donde entra uno de los personajes claves de la serie: la profesora de Ética, María Bolaño ( María Pujalte). Poco ortodoxa, malhumorada y algo cínica, la nueva mentora del joven Pol es un personaje cautivante. Con una vida dedicada al incumplimiento de las reglas -no tiene la tenencia de su hija con síndrome de Down, coquetea por demás con la bebida, se pelea por formalismos con el rector-, Bolaño es una punzante estocada en cualquier atisbo de seguridad y conformismo que asome en el horizonte de Pol. A diferencia de Merlí, es un personaje que mezquina su calidez y que apuesta a los conflictos como forma de evitar cualquier tipo de concesiones.

Aún situada en el mismo molde que su predecesora, con cierto sentimentalismo en el retrato de sus personajes y cierta exuberancia sexual como fácil guiño a la efervescencia adolescente, Merlí: Sapere Aude encuentra un camino atractivo para ese nuevo derrotero de su protagonista, que entre todos los desafíos que enfrenta, la disputa con su profesora en los claustros promete ser la más estimulante.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.