Héroes fuera de forma: la maldición de ser Batman

Cuidado al aceptar papeles de mamíferos voladores
(0)
22 de enero de 2014  • 16:11

En Escándalo americano (American Hustle) -una de las dos más nominadas al Oscar y estreno de esta semana- aparece Christian Bale, hasta ahora el último Batman (el de la trilogía de Christopher Nolan). No solamente aparece. Es el protagonista. Y aparece de entrada, e impacta: gordo, fuera de estado y con severos problemas capilares, al punto de hacerse un complicadísimo peinado para disimular lo indisimulable. Peor aún: la postura poco atlética de Bale en American Hustle es mala para el cuerpo: por esto y por engordar lo que engordó para el personaje sufrió dos hernias de disco.

En el caso de Bale su carrera se encuentra en ascenso, pero para los Batman que siguen las carreras luego del superhéroe no fueron tan buenas como antes. ¿La peor película de Batman fue la con Val Kilmer o la con George Clooney? Es decir, Batman eternamente (1995) o Batman y Robin (1997) ambas de Joel Schumacher? Discusión irrelevante para dos bodrios que por suerte no tuvieron más descendencia. Lo que es cierto es que Clooney mantuvo la línea y Val Kilmer en el siglo XXI comenzó a ensancharse al punto de volverse irreconocible. En la alucinante Un maldito policía en Nueva Orleáns de Werner Herzog estaba más o menos así:

El Batman de las grandes Batman de Tim Burton fue Michael Keaton, y los que ya sabíamos leer en esas épocas y leíamos sobre cine nos cansamos de leer críticas acerca esa elección, que ese señor que había hecho Beetlejuice no daba para superhéroe, que la cara, que el físico, que era más cómico que otra cosa, etc. De hecho, de la primera Batman de Burton se dijo que el que se robaba la película era Jack Nicholson, y que en la segunda lo hacían Michelle Pfeiffer y Danny DeVito. Ahora, a más de dos décadas de esas Batman (en las que estuvo siempre perfecto, por cierto), Keaton se mantiene bien para su edad, pero su aspecto en Clear History, en un personaje de ermitaño tronado, lo alejan de la idea de superhéroe. Bueno, aunque pensándolo bien, Batman siempre fue un ermitaño tronado:

Y para completar (ya que Clooney insiste con su elegancia, su cosa canchera, sus canas ganadoras, sus películas exitosas, etc) no tenemos otro Batman (no vale Adam West, el de los sesenta), pero sí un superhéroe humano-vampiro de la Marvel: Blade. El actor de las Blade, Wesley Snipes, estaba en la cima cuando hizo la II (la mejor, dirigida por Guillermo Del Toro). Luego vendría una decadencia que lo llevaría a vivir en el directo a video y, peor aún, varios años en la cárcel por evasión impositiva.

Por Javier Porta Fouz

Notas relacionadas

Cinco superhéroes laterales | Diez cosas que quizás no sabías sobre Superman

http://guia.lanacion.com.ar/cine/pelicula/escandalo-americano-pe5426

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.