Con ayuda de Spike Lee, The Killers arremete contra Trump en su nuevo video

Brandon Flowers y The Killers pasaron por el país en 2018, en la edición anterior de Lollapalooza
Brandon Flowers y The Killers pasaron por el país en 2018, en la edición anterior de Lollapalooza
Silvina Marino
(0)
16 de enero de 2019  • 00:01

Cuando Brandon Flowers prendió la tele el 14 de diciembre de 2012 y leyó el título Roguemos por Sandy Hook, se sintió devastado. Ese preciso momento en que el líder de The Killers se enteró de la masacre en la escuela primaria de Connecticut es el que él mismo identifica como germen del flamante tema y video llamado "Land of the Free". Se trata del primer sencillo de la banda de Las Vegas editado después de su último álbum, Wonderful, Wonderful (2017).

La música, la letra y, sobre todo, las imágenes de este estreno son impactantes. Si bien el puntapié lo dieron los acontecimientos de 2012, el contenido trasciende estos sucesos y se centra en la ironía de que Estados Unidos se considere la "tierra de los libres" mientras que la violencia contra los más desprotegidos sigue creciendo. Por eso, el aquí y el ahora del clip nos lleva al director Spike Lee, especialmente convocado por Flowers por su fascinación con las películas El infiltrado del KKKlan (2018) y Haz lo correcto (1989).

Lo nuevo de The Killers

04:45
Video

El registro visual, pues, quedó en manos de este grande del cine que, con la temática de la canción en mente, decidió viajar a la frontera entre Estados Unidos y México y registrar lo que allí sucede. El resultado convierte al video en "una película corta" (y así se blanquea en el final, con la inclusión del crédito como "A Short Film"), en una suerte de documental sobre las (im)posibilidades de migrar a América del Norte.

En el corto tiempo desde que se estrenó el tema vía streaming y empezó a circular el video, ya fue catalogado como un himno anti-Trump. Es obvio el motivo, porque habla de nacer con "color equivocado" y tener que cuidarse las espaldas. Y los vocalistas repiten que están llorando. Y, finalmente, Flowers se pregunta a cuántos hijos e hijas habrá que enterrar para darse cuenta de que tienen "un problema con las armas". Y, por supuesto, la música enfatiza el lamento: comienza con piano lento y la voz de Brandon, y la melodía va increscendo a partir de los coros gospel, acompañando el sentimiento de desolación pero también de fuerza.

En esta misma clave, la dirección de Lee y su derrotero de imágenes: viajeros peregrinos, nómades tomados de la mano o colgados de camiones que los podrían llevar a una esperanza. Y más: centros de refugiados, miseria, juguetes, tiendas precarias. Si la intención de ayudar en la toma de conciencia y en la lucha contra las políticas de exclusión no fuera imprescindible, sería fácil sacar a relucir los golpes bajos. Sin embargo,lo que prima es la potencia del mensaje.

Flowers se ocupó de dar detalles sobre este lanzamiento en el Instagram de la emisora Beats 1, donde explica que estamos frente a un momento muy importante "Basta es basta", sentencia el cantante. De ahí es de donde surge este single. Además de las memorias sobre aquella tragedia de Sandy Hook, que rememora el propio Flowers en la cuenta de Twitter de la banda: "Como papá, nunca voy a comprender completamente lo que esa comunidad y esos padres atravesaron", reflexiona. Y recuenta tiroteos y muertes de inocentes: "demasiados ejemplos de injusticia racial como para ignorarlos".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.