Con The Raconteurs y The Black Keys, el rock da señales de vida

David Fricke reseña los nuevos discos de la banda de Jack White y del dúo formado por Dan Auerbach y Patrick Carney, que reafirman el poder inmortal del estruendo garagero
David Fricke reseña los nuevos discos de la banda de Jack White y del dúo formado por Dan Auerbach y Patrick Carney, que reafirman el poder inmortal del estruendo garagero Crédito: David James Swanson; Alysse Gafkjen
David Fricke
(0)
1 de julio de 2019  • 14:05

The Black Keys - 'Let's Rock' - 4 estrellas

The Raconteurs - 'Help Us Stranger' - 4 estrellas

Si el rock está muerto, alguien que le avise a Nashville, la ciudad en la que se grabaron estos discos. Y a Detroit, el verdadero hogar de los Raconteurs (en donde crecieron los cantantes y guitarristas Jack White y Brendan Benson), que siempre ignoró ese mensaje. "Estoy haciendo esto desde los 8", canta Benson en "Somedays (I Don't Feel Like Trying)", que empieza como una balada de estadios de los 70 pero se transforma en una descarga eléctrica de venganza, mientras él y White gritan: "Estoy acá ahora mismo/ No estoy muerto todavía", como unos Queen pasados de cafeína.

Los Black Keys, por su parte, reafirman la misión del título de su primer disco en cinco años. El cantante y guitarrista Dan Auerbach y el baterista Patrick Carney también apuestan por el purismo, enfatizando el poder que el dúo desplegaba en sus primeros discos, en canciones nuevas como "Eagle Birds" y "Go". El resultado se parece bastante a Thickfreakness, su álbum de 2003, pero con un sonido más hi-fi.

Los Raconteurs -White, Benson, el bajista Jack Lawrence y el baterista Patrick Keeler- abordan su primer álbum de estudio en once años como una pandilla callejera, tirándose de cabeza a la fanfarria de power-chords y voces brillantes de "Bored and Razed". El zumbido de la guitarra de White evoca el sonido de los White Stripes, pero los Raconteurs son más densos y ágiles. El amplio rol instrumental de Benson y su estilo versátil como vocalista suman diversidad, desde las sombras sintetizadas de "Only Child" hasta las armonías marcianas de "Sunday Driver" (acá suenan como si los Beatles imitaran a Kraftwerk), pasando por el melodrama de R&B de "Now That You're Gone".

'Let's Rock' se inscribe en la tradición emocional del garage-rock de los 60: el cantante la pasa mal y la banda hace ruido para que se levante. "Bajás como un valle/Subís como un pájaro", canta Auerbach en "Lo/Hi", confirmando estos extremos con la ayuda del fuzz de su guitarra. Su voz de lamento en general está cerca del country-soul, agobiada por la traición y el compromiso en "Tell Me Lies" y "Breaking Down".

Pero Auerbach encuentra en la batería de Carney un ancla y un impulso perfectos para su freak-rock y sus golpes morales. "Every Little Thing" arranca con espasmos de guitarra tipo Led Zeppelin II y luego se oscurece, mientras los Black Keys aguantan todo su poder de fuego hasta el estribillo.

Seguramente habrá quienes saquen a relucir los chismes de rivalidad entre ambas bandas para explicar el lanzamiento simultáneo de estos discos. Help Us Stranger y 'Let's Rock' son grandes trabajos de grupos muy diferentes, que comparten los mismos ideales: el rock está vivo y las guitarras pueden ser tus mejores amigas.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.