Convertido en un devoto religioso, Kanye West confesó que sufrió de adicción al sexo y a la pornografía

Kanye West lanzó hoy su nuevo disco, Jesus is king
Kanye West lanzó hoy su nuevo disco, Jesus is king Crédito: Agencias
(0)
25 de octubre de 2019  • 19:36

El rapero Kanye West, esposo de Kim Kardashian, hizo pública su adicción al sexo y a la pornografía en una entrevista que mantuvo con Zane Lowe y que fue emitida ayer por Radio Beats 1, de Apple Music.

"Playboy fue mi puerta de entrada a la adicción a la pornografía en toda regla. A mi padre le dieron una revista cuando yo tenía cinco años y eso influyó en casi todas las elecciones que tomé durante el resto de mi vida", explicó el músico. "Desde esa edad hasta ahora he tenido que trabajar para dejar el hábito del sexo. Sé que no está bien", apuntó.

West también aseguró que su adicción influyó en su incidente de los MTV Video Music Awards de 2009 con Taylor Swift, cuando interrumpió el discurso de agradecimiento de la cantante diciendo que ella no se merecía el premio a mejor video del año, sino su amiga Beyoncé. El esposo de Kardashian dijo que la culpa de aquel incidente fueron los jeans que llevaba Swift y el haberse tomado una botella de cognac.

"Ese fue un guion de la vida de una estrella de rock. Mi madre había fallecido un año antes y yo pensaba: algunas personas se ahogan en las drogas, yo me ahogo en mi adicción al sexo. Y eso es lo que alimentó al ego también. Dinero, ropa, autos, elogios, redes sociales, fotos de paparazzi, ir a la semana de la moda de París, todo eso. Con Dios, he podido vencer cosas que me controlaban por completo", reflexionó.

Ver esta publicación en Instagram

Falling in love with @kimkardashian [R]. #kanyewest

Una publicación compartida de Kanye West (@kanyew.est) el

El músico, que hoy estrenó su tan esperado álbum, Jesus Is King, también habló de su devoción por la religión. El ganador del Grammy, que comenzó a formar parte de los servicios dominicales a principios de este año, atribuye a Dios su inspiración y afirma, incluso, que "ya no es un artista" sino un "innovador cristiano".

"Ahora que estoy al servicio de Cristo, mi trabajo es difundir el evangelio, hacer que la gente sepa lo que Jesús ha hecho por mí", explicó. "Hubo un tiempo en el que hablaba de lo que la moda hizo por mí o de lo que el cognac hizo por mí, pero ahora hablo de lo que Jesús ha hecho por mí. Ya no soy esclavo, ahora soy un hijo de Dios, libre", expresó.

West, que también trabaja en otro disco titulado Jesus Is Born que se lanzará en Navidad, agregó que está en "paz" por primera vez. "Simplemente le agradezco a Dios por salvarme mental, física y espiritualmente", dijo.

Sobre su matrimonio con Kim Kardashian, agregó: "Es un matrimonio de celebridades e interracial exitoso. Llevamos cinco años casados y lo que aprendí es que es el vínculo más grande, es un vínculo de Dios poder tener a alguien a quien puedas llamar, que pueda llamarte, con quien quejarse y con quien crecer a medida que envejecemos y criamos a nuestros hijos", subrayó.

Kanye West junto a su esposa, Kim Kardashian
Kanye West junto a su esposa, Kim Kardashian Crédito: Agencias

West, de 42, y Kardashian, de 39 años, son padres de dos niñas, North, de 6, y Chicago, de 21 meses, y de dos varones, Saint, de 3, y Psalm, de 5 meses..

La religión es central para la familia, en particular para el músico. "Innovación cristiana, innovadores cristianos. Esa es la red que estamos lanzando para la organización que tenemos ahora. Ya no soy un artista. No estoy aquí para el entretenimiento de nadie. La gente dice: 'Oh, esto va a matar tu marca', pero mi marca expresa cómo me siento. Un hombre inteligente tiene la capacidad de decir que ha cambiado. Ahora soy cristiano y soy el fundador de una organización de tres mil millones de dólares".

Durante la entrevista, el rapero también habló de su salud mentaly del trastorno bipolar que padece. "No solo me diagnosticaron una enfermedad mental, la enfermedad mental es algo que se usó para controlarme. Me encanta el hecho de que puedo mostrarle al mundo que estoy sentado aquí. Me han recetado medicamentos para engordar a propósito y están tratando de matar al superhéroe, y yo estoy tratando de demostrar que alguien que ha sido diagnosticado aún puede conducir y ser el fundador de una organización multimillonaria. Puedo estar al servicio de Cristo, ser un buen esposo y un buen padre. Mi vida no termina con este diagnóstico y no seré estigmatizado ni discriminado", indicó.

Finalmente, en relación a sus peleas con Drake y Jay-Z, Kanye explicó: "Amo a estas personas pero debés saber que, primero, esta persona es tu ídolo, luego la conocés, luego sos amigo, luego te volvés enemigo y luego tenés que recuperar de nuevo la energía positiva".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.