La canción de Rocky que derrotó por KO a un clásico de Queen y se convirtió en herramienta motivacional

Survivor, la banda que tuvo su revancha a partir de un pedido de Sylvester Stallone
Survivor, la banda que tuvo su revancha a partir de un pedido de Sylvester Stallone
Juan Manuel Strassburger
(0)
7 de octubre de 2019  • 00:01

Lucecita roja prendida en el contestador. Un mensaje. Click. "Ey, hola Jim. Lindo mensaje tenés ahí. Acá... Sylvester Stallone. Llamame". Se suele decir que Rocky cambió la vida del actor. La partió en dos. Antes de Rocky: una vida deambulando por los estudios de cine, buscando una oportunidad. Después de Rocky: el reconocimiento, la fama y el acceso a una carrera estelar. Bien. Lo que no se conoce tanto es la historia alrededor de ese llamado con el que arranca esta nota. Un pedido que terminó por definir el leitmotiv de la tercera entrega de la saga ( "El ojo del tigre"). Pero también la creación de un súper hit que superó cualquier expectativa y se convirtió en símbolo de autosuperación, incluso al borde de la parodia, más allá de su propio tiempo y lugar. La canción que desde entonces muchos le dieron play a la hora de darse ánimo y querer recuperar el fuego sagrado. Eso que alguna vez nos llevó a la cima y ya hace un tiempo no nos visita más.

"Los contestadores automáticos todavía eran una rareza entonces. Y ver la lucesita prendida era excitante. Significaba que alguien había llamado y te había dejado un mensaje. Alguien que no podía ser Stallone. ¿Cómo Stallone nos iba a telefonear y dejar un mensaje a nosotros? Pero sí, era él. Ése era su tono de voz y su forma de hablar", recuerda en su biografía Jim Peterik, tecladista de Survivor, el por entonces ascendente aunque todavía bastante desconocido grupo de hard-rock melódico elegido por el actor para hacer la banda de sonido de Rocky 3. "¿Por qué no escuchás esta banda?", le había propuesto el director del sello a Stallone para hacérselos conocer. "Es lo que los chicos están escuchando ahora", le insistió. La canción se llamaba "Poor Man's Son" (Hijo de hombre pobre) y el grupo, Survivor, tenía efectivamente ese sonido moderno y "callejero" que estaba buscando para adaptar la segunda secuela a los nuevos tiempos.

Como se sabe, la película original de Rocky, estrenada en 1976, había resultado un éxito inesperado. Recaudó más de 200 millones de dólares con un presupuesto de apenas un millón y le reportó tres premios Oscar (incluidos el de mejor película y mejor actor), además de -entre otras cosas- una banda de sonido reconocible con "Gonna Fly Now", la magistral pieza orquestal compuesta por Bill Conti, que se volvió casi tan icónica como el entrenamiento del propio Balboa trepando las escalinatas del Museo de Arte de Filadelfia. Para 1982, sin embargo, algo de ese andamiaje musical necesitaba ser renovado. Y es que luego de la patada a los dientes que significó la irrupción del punk en los setenta había llegado la new wave en los ochenta, una tendencia musical más amigable y pop respecto al punk, aunque igual de sintética, fresca y juvenil. Stallone quería algo con ese espíritu para la inminente Rocky 3. Y por eso en un primer momento pensó en "Another One Bites the Dust", el tema de Queen que sorpresivamente había conquistado todos los charts de música bailable de Estados Unidos.

"Ése es el sonido que quiero para la canción principal de mi película", le informó el actor a los Survivor. "Es crudo, es callejero. Tiene energía y tiene exactamente lo que necesito. Un sonido nuevo que atraiga público nuevo y tenga pulso. ¿Creen que podrán ayudarme?", los azuzó. Peterik reconstruyó el momento para el sitio Song Facts: "Nos pasaron una secuencia de la película con «Another bites the dust» de fondo y con los muchachos nos agarramos la cabeza porque funcionaba perfecto. Lo llamamos a Sly y le dijimos: «¿Por qué no usás ese tema? La verdad que va a ser difícil que podamos superarlo». Nos contestó: «Porque no tengo los derechos». Ahí dijimos: «Ah, bueno. Entonces no nos va a quedar otra que intentarlo. ¡Gracias Queen!»".

Lo primero que hicieron fue chequear bien de qué iba el film. "En Rocky 3 parece que a Rocky la vida se le ha ido un poco de las manos", explicó Stallone años después en los extras para la edición en DVD. "Ya no tiene tiempo para ser un gran campeón. Es como una empresa que se ha hecho pública. Pertenece a todos", describió. Y efectivamente la película arrancaba con Balboa aburguesándose en peleas con oponentes cada vez más mediocres mientras su nuevo rival, el temible James "Clubber" Lang que encarna Mr T, lo observa con odio y se prepara mucho mejor. Las cosas no van bien en el primer enfrentamiento que mantienen y los Survivor comprenden que su canción, el tema que debían componer, tenía que ser el que reubicara al personaje en la senda del bien; reavivara sus orígenes humilde, épico y batallador.

"De entrada encontré ese famoso riff de ¡chan! ¡chan-chan-chan! cuando empecé a imitar los golpes que tiraba Rocky en la pantalla", cuenta Jim Peterik
"De entrada encontré ese famoso riff de ¡chan! ¡chan-chan-chan! cuando empecé a imitar los golpes que tiraba Rocky en la pantalla", cuenta Jim Peterik Crédito: captura

"La historia de la primera película de Rocky es muy parecida a la nuestra", señala hoy Peterik. "La de una banda que, contra viento y marea, y surgiendo de un pequeño sello, intenta hacerse un lugar entre pesos pesados del hardcore melódico como Journey, Kansas y otros. Nosotros pudimos y Rocky también".

Con copia del film en mano, los Survivor proyectaron Rock 3 en su sala de ensayo y probaron los primeros acordes. "De entrada encontré ese famoso riff de ¡chan! ¡chan-chan-chan! cuando empecé a imitar los golpes que tiraba Rocky en la pantalla", cuenta Peterik. Un gancho, un riff. Otro gancho, otro riff. Así, alrededor de esa dinámica y de una letra que trajo el guitarrista y co-compositor Frankie Sullivan, fue apareciendo el tema. "Frankie llegó con las primeros versos: «De nuevo en la calle, haciendo tiempo, arriesgándote». Me encantó. Trabajamos sobre esa línea y al final del día ya casi teníamos el ochenta por ciento del track", relata el tecladista, que junto a Sullivan no dudó en incorporar a la letra latiguillos de la saga como "Go the distance" (llegar al final, meta de la primera Rocky) y hasta encontrar en "It's the eye of the tiger" (es el ojo del tigre) la frase clave que luego se convertiría en el leitmotiv del film.

"Al principio nos preguntamos si llamar al tema «Eye Of The Tiger» (El ojo del tigre) era demasiado obvio. Por eso casi optamos por «Survival». Pero después dijimos: «¿Estamos locos? Conseguimos un gancho tan fuerte y lo vamos a desaprovechar?»", recuerda Peterik. La canción fue entregada con ese nombre a Stallone, que la aprobó. Aunque propuso dos modificaciones. Por un lado una nueva mezcla final que incluya los golpes de batería más al frente. Por el otro, la escritura de una tercera estrofa (en vez de repetir la primera como muchas veces suele hacerse). Las sugerencias, obviamente, fueron aceptadas. Peterik: "Stallone tiene mucho oído para encontrar el gancho de la cuestión. Solo basta leer sus guiones, escuchar sus diálogos, todos repletos de latiguillos que luego quedaron en la memoria popular. Ese es el genio de Stallone y nosotros lo reconocíamos".

La banda logró lo imposible: "derrotar" a un clásico de Queen con el que Stallone no pudo contar por no tener los derechos
La banda logró lo imposible: "derrotar" a un clásico de Queen con el que Stallone no pudo contar por no tener los derechos Crédito: captura

"Eye Of The Tiger" salió como single en mayo de 1982 y --como se sabe y era de esperar-- fue un éxito. Un éxito mayor al esperado. Además de obtener una gran difusión por radio y MTV (el video posicionó como sex symbol al cantante Dave Bickler) alcanzó el número uno del ranking de Billboard por seis semanas consecutivas y se convirtió en el segundo single más importante y escuchado del año, sólo detrás de "Physical", de Olivia Newton-John. Sin embargo, su mayor logro no fue tanto ése, la llegada a la cima, sino su conversión en un tema-ícono, sinónimo de épica y superación personal. Y también, más acá en el tiempo, su puesta en escena como recurso de parodia o humor en programas o series famosas como Family Guy, The Big Bang Theory, Modern Family o Breaking Bad.

Cierra Peterik: "La gente usando la canción para entrenar boxeo, okey, es algo que puedo entender. Pero de ahí pasó a muchos otros deportes. Y de ahí a ser usada como herramienta motivacional de fisioterapeutas, runners, managers y todo aquel que enfrente un desafío. Es algo que no podíamos prever. Parece obvio ahora, pero nosotros simplemente quisimos escribir el tema para una película. Que se convirtiera en un gran hit, no fue una sorpresa en su momento. Pero que se mantuviera tan presente desde entonces, sí". Nada indica, por el momento, que eso vaya a cambiar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.