Lollapalooza 2019: Paulo Londra, ¿el nuevo rey del hit?

Debut estelar para el rey del streaming
Debut estelar para el rey del streaming Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Tamara Talesnik
(0)
31 de marzo de 2019  • 23:15

"Cualquier tema que yo hago, condenado para el millón", cantó Paulo Londra en los primeros minutos de su show en el Main Stage 1 del Lollapalooza . El fuego se proyectaba en las pantallas, y salía disparado desde el escenario mientras el público se acercaba al artista local más convocante de esta edición del festival. Apenas empezó, el rapero ya estaba saludando a la audiencia y celebrando estar en "Baires" después de mucho tiempo. Si hay algo que se iba a sostener durante los 60 minutos de show, eso era el intercambio constante entre Londra, el público y Alan Tejeda, su DJ, con el que por momentos forman una dupla casi standupera. El segundo tema fue "Relax", la canción de agradecimiento a Dios con la que el cordobés de 20 años despegó en 2017 a través de las redes sociales y salió volando tan alto que no necesitó de ninguna discográfica para ocupar los rankings.

Paulo Londra con Steve Aoki en el Lollapalooza - Fuente: Prensa Lollapalooza

01:09
Video

Paulo interrumpió la presentación para "tirar unos tiros" con alguien del público e invitó a un chico a subir al escenario, mientras hacía rebotar una pelota de básquet. Juan, el afortunado del público, no tuvo suerte con el aro pero se llevó de regalo el gorro de Londra.

El show siguió adelante con "Te amo", la colaboración con Piso 21, un ejemplo del trap más melódico y romántico que diferencia al cordobés de varios colegas del género. Posiblemente esto sea lo que lo vuelve el exponente ATP y radial de la movida argentina, y que le haya permitido reunir frente al Main Stage 1 muchísimos adolescentes, pero todavía más familias.

Con el DJ norteamericano Steve Aoki, enfundado en la 10 de Messi
Con el DJ norteamericano Steve Aoki, enfundado en la 10 de Messi Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Pessah

El trapero siguió con "Noche complicada" y "Cámara lenta" en las que siguió luciendo su rapeo suave, afinado y preciso, y sosteniendo un escenario despojado con su caminata y su intercambio constante con Alan Tejeda, con quien establecía un juego en el que el DJ le iba soplando qué es lo que se venía. En medio de esos diálogos, las canciones empezaban y concluían como parte de lo mismo, como si se tratara de un freestyle improvisado en la mitad de una reunión entre amigos. Lo mismo pasaba en la interacción con el público, por ejemplo, cuando Paulo celebró estar tocando "de local" porque acá "entienden los mismos memes que nosotros", y siguió gritando "hagamos asado" para recibir un "tomemos Fernet" de parte de los presentes.

El público le siguió demostrando su amor al cordobés durante el hit súper radial "Cuando te besé" y en "Nena maldición", que Londra cerró devolviendo lo recibido: "No hay nada más lindo que tocar en casa y eso es gracias a que ustedes son mi casa". Mientras que para los no adeptos al género, la mayoría de las canciones del cordobés pueden sonar repetitivas, son las colaboraciones, como el hit con Becky G, y sus temas más resonantes los que se destacan al nutrirse de otros géneros, como el reggaetón.

Paulo Londra
Paulo Londra Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

A pesar de eso, Paulo en vivo está lejos de ser repetitivo y todavía más lejos de aburrir. Cuando no están subiendo sus amigos del Leones con Flow Team, Londra hace un acústico de "Forever Alone" (después de aclarar que "pero no soy La voz argentina cantando"), o freestylea, como cuando se convirtió en campeón de El quinto escalón hace algunos años. Pero el momento que no pudo creer ni él fue la aparición de Steve Aoki en el escenario. El DJ que se presentó durante la primera noche del Lollapalooza apareció a los saltos en el Main Stage, se calzó la camiseta de Argentina y, en medio de una lluvia de papelitos plateados, le preguntó al público: "¿no es un maldito genio?".

"Ustedes pónganse en mi lugar. Yo empecé rapeando con los pibes y ahora está acá Steve Aoki", dijo Londra cuando el estadounidense se fue. El "pibe normal" que entusiasma a su público con sus logros, como si se tratara de un amigo exitoso, cerró con "Adán y Eva", la canción que lo convirtió en el artista argentino más escuchado en Spotify, y que todo el público se sabía de memoria.

"Yo no me puedo despedir sin cumbia", anunció Paulo Londra mientras empezaba a bailar un remix cumbiero de "Nena maldición" y se retiraba abrazado a su DJ.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.