Luis Miguel, el ídolo de los boleros que volvió a respirar gracias a Netflix

El Sol de México toca esta noche y mañana en el Campo de polo
El Sol de México toca esta noche y mañana en el Campo de polo
Dolores Moreno
(0)
1 de marzo de 2019  • 00:10

Luis Miguel sonríe. Está bronceado. Saluda desde el auto a sus fans cordobesas, quienes acamparon más de dos meses para recibirlo. Tiene un sombrero blanco que combina con su dentadura. No hay rastros de sus tiempos esquivos, parece feliz con el recibimiento. Acaba de llegar a la Argentina, tras su paso por Chile, y tiene tres shows por delante: después de presentarse en Córdoba el martes pasado, esta noche dará su primer show en suelo porteño en el Campo Argentino de Polo y repetirá mañana.

Desde que en abril del año pasado Netflix estrenó Luis Miguel, la serie que el mexicano volvió a posicionarse en el mercado musical, de una manera contundente. Agotó entradas para todos los conciertos de su gira ¡México por siempre!, que se encuentra en el puesto número 12 en la lista de los tours más lucrativos del momento a nivel mundial. Según el sitio analítico Pollstar, la gira viene recaudando un promedio de 1.520.635 dólares por ciudad; hasta ahora, se ha presentado en 18 ciudades, por lo que ha ganado aproximadamente 27 millones de dólares.

La llegada de Luis Miguel a Córdoba

02:16
Video

Estos datos suenan aún más significativos visto y considerando que, en los últimos años, Luis Miguel venía en un declive que parecía no tener fin: tenía tres demandas , había sido detenido por no presentarse a declarar en una causa y le habían embargado uno de sus autos. En 2016 perdió uno de sus enfrentamientos legales con su exrepresentante William Brockhaus por más de un millón de dólares. Además acumulaba una deuda de casi cuatro millones de dólares con su propia discográfica, Warner Music, la compañía con la que vendió más de 100 millones de discos. Y, por último, en 2017, el cantante Alejandro Fernández lo había demandado por siete millones de dólares por "haber fallado al compromiso de una gira conjunta" que no se llevó adelante. Y su música también sufría: hacía casi una década que no lanzaba nuevo disco y había cancelado varios de sus shows (incluso llegó a suspender una presentación tras cantar solo 20 minutos en 2015 en el Auditorio Nacional de México). Si bien muchos de sus fans lo seguían apoyando, otros habían empezado a dejar de asistir a sus conciertos. Por esos tiempos, el cantante se mantenía hermético con los medios, distante. Y, sumado a este panorama, se multiplicaban los rumores en torno a su salud: mientras que algunos hablaban de problemas con las adicciones, otros le adjudicaban una enfermedad del oído común en intérpretes llamada Tinnitus. En ese contexto, imaginar este presente parecía imposible. Sin embargo, como un ave fénix, el intérprete redireccionó su destino, volvió a sonreír y, tras 3 años, está de vuelta en la Argentina.

Después de tres demandas, recitales fallidos y hermetismo, Luis Miguel recuperó la sonrisa
Después de tres demandas, recitales fallidos y hermetismo, Luis Miguel recuperó la sonrisa Fuente: Archivo

Reducir este cambio de viento simplemente a la serie de Netflix, de la cual Luis Miguel fue uno de los productores ejecutivos y por la que ganó 5 millones de dólares, parece un poco simple. Aunque sin dudas ayudó a humanizar su imagen. Casi en paralelo al lanzamiento a la biopic, protagonizada por Diego Boneta, en abril de 2018, el boricua nacionalizado mexicano sacó a fines de 2017 el disco ¡México por siempre!, donde volvió a apostar a las rancheras y a los mariachis. Y como dijo 30 años atrás cuando Verónica Castro le presentó a uno de sus ídolos, Armando Manzanero, "hay canciones que no pasan de moda". Justamente en retomar clásicos y hacerlos parte de su tiempo está una de las virtudes de este intérprete, que supo ser el rey indiscutido de los boleros en toda la década de los 90 y le valió comparaciones con el mismísimo Frank Sinatra. Además, el nuevo álbum volvió a hacerlo acreedor de un premio Grammy, tras 14 años de no ser reconocido por la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de los Estados Unidos.

Si hay algo en que Luis Miguel es experto es en trasmitir sentimientos a través de su interpretación. Desde Sandro a Dani Martin pasando por José Luis Perales, Raphael, Nino Bravo, Chico Novarro, Eladia Blázquez, José Alfredo Giménez hasta Agustín Lara y el mismo Manzanero fueron referentes indiscutidos de este género donde la armonía parece ser el núcleo de las historias de amor. En la Argentina hubo tiempos en los que el bolero era casi tan popular como el tango. Pero donde realmente hizo pie y se asentó fue en Cuba y México. Desde que Luis Miguel empezó a coquetear con las canciones románticas, luego de su paso por el pop y los ritmos más pegadizos de su niñez y adolescencia, se apoderó de este espacio y nunca más se alejó. A comparación del resto de los artistas latinos que compartieron con él podio, desde Ricky Martin a Shakira, él nunca quiso cambiar de idioma y tampoco de género. En ese sentido, es el más clásico de todos. Tampoco en estos tiempos donde las colaboraciones parecen ser la manera de sobrevivir y aggiornarse se interesó por los nuevos ritmos. Para, Micky todo se trata de romance.

Luis Miguel, en Córdoba

00:28
Video

La sonrisa de Luis Miguel se dispersa y va desde ese encuentro con los fans en el auto al escenario del Orfeo cordobés, donde 10 mil personas celebran su visita. En el estadio están las seguidoras de siempre que pusieron como condición ir vestidas de rojo y también una nueva generación, que descubrió al artista el año pasado. El éxito de la serie, que está preparando la segunda temporada, no solo reavivó entre los más grandes el encantamiento por el bolero sino que reveló ante los millennials y centennials este arte que trae melodías de ensueño que combinan a la perfección con palabras románticas donde la poesía es protagonista. Además de sumergirse en datos secretos de la vida del artista -que parecen haberlo liberado de ciertas tensiones-, la biopic volvió a convertir en hits temas inoxidables que parecían olvidados. Durante los meses que fue trasmitida la serie, Spotify registró un aumento del 4000 por ciento en las reproducciones de "Culpable o no" entre sus suscriptores; algo parecido pasó con canciones como "Soy como quiero ser" y "Cuando calienta el sol". Lo cierto es que las escuchas por streaming de los temas del divo aumentaron en un 200 por ciento, según la compañía. El artista acumula hoy cerca de 5,5 millones de oyentes mensuales y supera, así a referentes de moda. Incluso se han llegado a organizar fiestas temáticas con la obra de Luis Miguel como leit motiv.

Trailer de Luis Miguel, la serie

01:33
Video

Con una veintena de éxitos, el mexicano hace sus trucos en el Orfeo. Y, lejos de algunas pistas que había dado de una posible recaída a fines de 2018 en México, goza de perfecto estado. No hay registros de falta de tempo, ni de afinacióny tampoco de haber olvidado parte de las letras. Luis Miguel canta boleros como "Por debajo de la mesa" y "No sé tu", baladas como "Hasta que me olvides" y "La incondicional", y sus hits más movedizos como "La chica del bikini azul" y "Cuando calienta el sol". También repasa canciones que volvieron a la vida gracias a la serie, entre ellas "Culpable o no", "Separados", "Uno más uno: dos enamorados". Lo que sí no puede evitar es la exigencia: va a tener -como en muchos o la mayoría de sus conciertos- algunos entredichos con los técnicos de sonido. Pero esta vez eso no opaca su show.

Luis Miguel volvió a ser él, Micky. Ya le gritó al mundo su verdad: su mamá, Marcela Basteri, desapareció hace más de dos décadas y todo parece indicar que su padre Luisito Rey, quien fue su primer mánager y mentor, es el responsable. Eso no importa. Su carrera, como los clásicos, no pasó de moda. Y, más allá de sus romances fallidos y desajustes financieros, volvió a disfrutar de los escenarios. Por eso recibe con una sonrisa una foto que le da una de sus fans: un retrato de Basteri. Esta vez, la emoción no lo trasciende y en lugar de llorar, como hizo en Texas, sonríe.

¿Cómo será la nueva temporada?

La segunda temporada mostrará a un Luis Miguel maduro y empoderado: "Ya es una persona adulta donde tiene que enfrentar sus propios demonios internos", reveló Carla González, showrunner de la serie. Boneta, quien hizo un cuidadoso trabajo recreando los tiempos en que Micky estaba en plena adolescencia, se encontrará con el desafío de mostrar otra etapa de la vida del músico. Aún faltan varios capítulos de su larga y extensa carrera y de sus conquistas.

Luis Miguel, en cifras

  • 27 millones de dólares lleva recaudados en su gira ¡México por siempre!
  • 5 millones de dólares cobró por su biopic
  • 100 millones de discos vendió a lo largo de su carrera

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.